·

·

Bajar un cambio

Escribimos estas impresiones habiendo apenas ojeado los titulares del día

Análisis apresurado, seguro que rengo de mucha data insider. Al fin, nosotros somos autsider.

Cristina juntó la tropa en Parque Norte. Los sentó a todos de su lado. Los descafeinados y los de grasa. Los vacilantes y los “patria o muerte”. Scioli y D’Elía. He ahí la foto.

Y los bombos, y los muchachos, de todo pelaje. Un tórrido, confuso, y entremezclado caldo peronista.

Tiró un rebaje. No invocó el “alambre de fardo” como algunos –de ambos lados- hubieran deseado. Repitió -punto por punto- la justificación / explicación- del tributo a la superganancia. De la valla puesta ante el shock externo. El rampante aumento del precio internacional de los granos en definitiva lo es.

No sólo la malaria externa nos puede hacer crujir. Las bonanzas de capitales o de dólares también. Emborrachan, ponen en riesgo el esquema de tipo de cambio alto administrado con esterilizaciones desde la Play Station del Banco Central. Impactan en las decisiones de producción. Señales de precios dicen los que hacen economías.

Que el Estado no intervenga en juego cargando los dados es un disparate. Cosa de libertarianos de café, o de falta de visión global, sobre todo política, sobre todo histórica.

Tiró un rebaje y marcó la cancha: “Si estás con la reforma agraria no podés estar con Cecilia Pando y con los nostálgicos de los tanques”. “Diferenciáte, segmentá a tus aliados”, dijo.

También bajó línea para los muchachos –como bien lo registraba Mendieta- “nosotros no promovemos la lucha de clases”.

Dijo, “no vamos a salir con la negrada a desalambrar y carnear novillos”. “Porque aún si eligiéramos ése camino –que no es el caso- no tendríamos con qué bancarlo”: eso no lo dijo, claro.

Aguantar la calle, pero dosificar el empleo de recursos. Se avizora una larga pulseada.

El viernes la mesa con las gremiales. Lo esperado. Dicen que hubo aprietes –¿de qué lado?- y que la cosa fue dura, espinosa. En la medianoche salió a hablar el Jefe de Gabinete. “Muchachos, las retenciones no se tocan, a partir de ahí digan Ustedes: ¿qué quieren? Lo que se pueda lo haremos.”

¿Qué se abre a partir de allí?

Hay un sujeto emergente. El más vulnerable del sector. No el más vulnerado de la sociedad. Sí el que se percibe como menos ganador entre quienes considera sus pares.

Problema: se encolumnó en un ajedrez en el que son negociables. Comparten un frente de lucha con quienes les joden la vida todos días y desde el fondo de la historia. Es decir, son la fuerza motriz de un movimiento cuyos objetivos estratégicos no definen. Es más grave aún, no tienen objetivos estratégicos, siempre les han sido dados –para su beneficio y para su padecimiento- por quienes en verdad conducen el frente agrario

Si ganaran, tan sólo estarían validando, cristalizando, y hasta legitimando, una relación de poder, al interior del sector, en la cual son subalternos.

Si mañana desaparecieran las retenciones, mejorarían la ecuación de su rentabilidad, qué duda cabe. Pero también seguirían siendo el eslabón más debil. Estructuralmente además. En la dinámica del acpitalismo por ellos soñado, aún sin retenciones seguirían siendo victimizados por la tendencia a la concentración.

Eligieron la peor de las consignas: acabar con las retenciones. Eligieron mal el enemigo: el Gobierno. Eligieron mal a los aliados: el conjunto indiferenciado del sector agropecuario. Eligieron mal el revestimiento ideológico del movimiento: un gorilismo clasista reloaded.

Le abrieron la puerta a los espectros. Sumaron –gratis- a la izquierda esteparia y a la izquierda isabelista. Esto último los terminó de asemejar a la Unión Democrática, o a los Comandos Civiles. Y para enfrentar a un Gobierno que no está del todo claro si quiere colocarse en ese lugar de la historia.

Extremaron metodologías. Descubrieron, con festividad tribunera, la gimnasia de la movilización y el corte de ruta.

Ya no se trata de si es paro o lock out. Disquisiciones, a esta altura, para la esgrima polemista. La amenaza es el desabastecimiento. Lo hacen explícito. Bravuconean. Acaban enamorándose del personaje del “interior profundo” contra los confiscadores portuarios. Los medios les dan soga (¿hasta cuándo lo harán? Y, ¿cuán amargamente digerirán el momento en que les bajen el pulgar de la cámara?)

Vieron a los cacerolitas como un apoyo fuera de cálculo y bienvenido. Eso los terminó de hacer desestabilizantes. El ergo va de suyo: si van contra el Gobierno, no contra las retenciones…

Pisó la calle la farsesca golpista. Aunque no se hagan cargo, ellos conjuraron su presencia. Validaron como aliado inesperado a una “heteróclita multitud”, esta sí, de opulencia secular.

Pero, son un sujeto emergente, movilizado, vulnerado. Extraviado, pero con capacidad de daño.

Este Gobierno ya asumió un desafío similar. Los piquetes de los desheredados, de la crisis, gestados en los 90’. Resolvió el dilema con éxito formidable.

La analogía es parcial, quizá caprichosa. Pero provee de algunas claves.

Si se leyera esta crisis –que lo es- en esos términos, algunas lecciones van saliendo solitas, parecerán forzadas, pero no está de más consignarlas.

El Gobierno necesita un Parrilli y una Alicia, para los chacareros. Que bajen a los territorios, a buscar a los referentes de cada piquete. Darles todo lo que piden. Salvo las retenciones, claro, pero ofrecerles todo.

Al fin, la suma de esas erogaciones no puede ser mucho contra un presupuesto que de rechoncho, ya cría sebo. Mucho más oneroso es acordar con las “grandes entidades”, sobre todo en términos políticos, mucho más en cuanto a la viabilidad del Proyecto.

El estallido deviene de la suma de las intervenciones contradictorias y contrapuestas que se autoimpuso el Gobierno en su heterodoxa estrategia antiinflacionaria. Amerita balance y memoria, evaluación de desempeño. Cuantimás no sea intramuros.

Algo se eso se insinuó desde el atril. Pero acordar con las “grandes” es una estrategia sinuosa. Y no garantiza la paz de las mieses.

La representatividad de los Miguens & Cía es, por decir poco, dudosa. Ellos, los vulnerados, ya sienten que la lucha es de ellos. Son un movimiento social.

Timonear el conflicto dialogando con los dialogistas, apostando a que los maximalistas vayan quedando marginados de la mesa y finalmente aislados, es un camino posible.

Pero deja a los vulnerables del sector definitivamente afuera del Proyecto. Probablemente nunca estén dentro, o se sientan parte, pero el acuerdo con los “grandes” –ambas partes lo saben- es pura conveniencia de coyuntura, con quienes están y estarán siempre en la vereda de enfrente.

Es, además un camino injusto.

A diferencia de ahora, los desheredados estaban a la espera de una convocatoria política. El horizonte de su lucha suponía la emergencia del Proyecto continente de sus aspiraciones. Las materiales y las simbólicas. Cuánto de cada cosa hayan obtenido es harina de otro costal. Vale señalar la diferencia como sustantiva.

El Gobierno va inventariando el parque y los efectivos. Puso la pelota del otro lado.

No puede ceder un solo punto porcentual de retenciones. Si lo hace, detrás de los chacareros vendrán en fila, y afilando la cuchilla, los Grandes Intereses que sólo esperaban la ocasión de debilidad para meterse al ruedo.

Por eso, la controversia técnica y económica acerca de las retenciones, puede ser esclarecedora y necesaria, pero no es lo fundamental. No es lo que está en juego.

¿Cómo sigue? ¿Cuánto más pueden persistir los bloqueos? ¿Qué cartas le quedan por jugar a los movilizados? Pareciera que ya hubiesen extremado todo lo que podían extremar: la virulencia de las medidas, los reclamos de “máxima”, la ideologización, el “tiempo indeterminado”, el cuestionamiento a la legitimidad del orden político.

¿Cómo se vuelve de eso? ¿Cómo se llega a un “diálogo”, bien que reclamado pero difícil de imaginar? Están en el dilema de mostrar que quieren llegar a una resolución del conflicto, o bien que “van por todo”. En ése caso, para mal de casi todos, ellos no estarán invitados al festín de la revancha. Descubrirán, quizás a destiempo, que una vez más fueron tropa de choque de la revancha.

PS: debemos mucho de lo aquí esbozado al estimulante intercambio de opiniones con Manolo y con Mendieta. Vale señalarlo.

17 refutaciones:

Coki dijo...

Alguno vio TVR anoche? Me impresiono el tratamiento que hicieron del conflicto del campo con el gobierno. Hice un comentario en mi blog al respecto. Me parecio bastante evidente lo que hicieron.

Musgrave dijo...

Estimado muy bueno el post. Cada vez lamento más haber pegado el faltazo el viernes.

Jorge Y. de la G. dijo...

Don Siri: hoy lo escuché a Carlos Heller decir que mucha de la bronca es porque los productores tienen que liquidar la cosecha de soja actual con la nueva escala, cuando sembraron e hicieron sus cálculos con la anterior. Quizás postergar la nueva escala unos 90 días podría dar una vía de salida.

Lamento haber estado casi borrado todos estos días, y por supuesto también lamento mi faltazo del viernes.

Un abrazo.

Ana C. dijo...

Siri, lo leí muy rapidito, pero después vuelvo y lo leo mejor.

Por ahora, dos comentarios. Uno, el Banco Mundial no recomienda el uso de retenciones porque disminuyen la oferta de alimentos a nivel global. Yo sé que Argentina no tiene mucho que ver con eso, pero digamos que desde una perspectiva global poner retenciones es una política muy egoísta (igual de egoísta que los subsidios a las expo de la UE).

El segundo, ¿por qué vendrían las grandes corporaciones detrás de los chacareros? Los impuestos que ellos pagan son moderados y defendibles. Las retenciones son exageradas y por eso mismo, no.

Dicho todo esto, las únicas retenciones que a mí me parecen aceptables son las de la soja, pero a un nivel más moderado.

Lucas Carrasco dijo...

Muy bueno el análisis.
Yo le agregaría la ausencia de un sujeto político del campo contrario al campo que se vea claramente beneficiado.

Tincho dijo...

Siri, buen analisis, aunque me cuesta llevarle el ritmo.

Me parecio bien correcta la pregunta de si seran o no la tropa de choque en el caso de que vayan por todo. Y ojala que no, por lo menos de esta forma porque existen las vias politicas formales.

Saludos

Néstor Sbariggi dijo...

Excelente anàlisis Don Siri. De todo esto entre otras cosas lamento que el trazo sea tan grueso pero las peleas por el poder suelen ser asì.

Lucas el sujeto polìtico existe es la FAA. Me pregunto si no representa tambièn a los que producen fruta, cebolla, tomates, etc que se ven perjudicados con los cortes.

Saludos

Anónimo dijo...

Se hace dificil, por no decir imposible, analizar este cuadro de situación sin historizar un poco, sin ver la pelicula y no solo la fotografia como suele decirse.
Tranqui, no lo voy hecer ahora y acá, solo una cosita.
El sujeto que hoy corta las rutas es el mas vulnerable del sector, es el sector que casi desaparece en los noventa y que ni CARBAP. ni la SRA, ni CONINAGRo se preocuparon por defender, se defendian solitos con su alma.
O sea,a son los que ponen el lomo. Cuando Atahualpa decia las penas son las nuestras y las vaquitas son ajena hablaba de ellos.
Tengamos claro quien es quien, más allá de coyunturas políticas. Gransci decia que hay que diferecias cuando una crisis es coyuntural o estructural por que de eso dependia la revolución.
Ojo!! esto recien empieza y cuando se calme comenzara la verdadera pelea, que será la más dificil por que los medios no la mostraran.
Un abrazo
GALIMATIAS

Ulschmidt dijo...

Darles todo menos las retenciones ??? lo único que quieren es las retenciones. Por eso fue al paro. Querer hablarles de alguna otra cosa es síntoma del autismo oficialista.

Anónimo dijo...

SI HELER Y BUSSI SON SOCIALISTAS, BENEDICTO XVI ES COMUNISTA.

Sirinivasa dijo...

coki: a mi me impresionó mucho también, pero creo quye por motivos opuestos a los tuyos. No imaginé que Canal13-Clarín fuera a tolerar una mirada tan disonante sobre el conlficto.

Musgrave: supongo que habrá andado por económicas de la UBA. Supongo que no faltará oportunidad, no?

Jorge: piden tregua porque en estas semanas, sí o sí, en muchos lugares tienen que empezar a levantar la cosecha de soja. Y claro que quieren que los camiones anden tranquilos, y venderla con la alícuota anterior. Yo hice algunas cuentas (datos blandos, poca cosa) y lo que aumentó el precio del poroto desde la siembra hasta ahora la gana al aumento de la alícuota. Por teléfono me cuentan desde un par de localidades del interior de la PBA, que es así.

Ana: detrás de los chaacareros -si ganan- vienen otros muchos más pesados, por algo de lo que el Escriba posteaba hace algún tiempo. Este esquema político es "atendido por sus propios dueños". Con todass las deficiencias que se puedan inventariar, este gobierno definitivamente NO ES el directorio de la sociedad de negocios del poder económico radicado en la Argentina, como sí lo fue el menemismo. Esos Grandes Intereses pueden obtener beneficios y/o prebendas en una constante puja "distributiva", pero no conducen ni el proceso político ni la gestión económica (como sí lo hicieron a lo largo de largas décadas de nuestra historia).

Si el Gobierno pierde mal en la pulseada el resto de la gestión será piloto automático. Condicionado y carente de toda iniciativa. Algunos dirán que eso es bueno. Yo pienso en los nombres que se van a comenzar a barajar para las presidenciales de 2011... y tiemblo! Pienso en todas las concesiones que va a tener que ceder un gobierno de cristina debilitado... y ya me voy imaginando los molinos a donde va ir a parar esa agua. Los logros reinclusivos del 2003 para acá, que pueden parecer poca cosa, van a ser los primeros ajustados.

Es para largo, pero lo que me parece seguro es que detrás de esta crisis no asoma en el horizonte un republicanismo progesista y respetuoso de las instituciones. El revanchismo clasista que se ha desperezado estos días es verdaderamente tenebroso.

Imagine Usted que si por las retenciones ocurre esto, lo que se vendría caso de un impuesto a la renta normal potencial de la tierra, impuesto a las ganancias de capital o cosas parecidas.

Lucas: comparto totalmente la observación. Si junto al anuncio de las retenciones móvlies se hubiera anunciado también que se iban a otorgar aumentos en plan familias, un seguro de desempleo univarsal, o cualquier cosa parecida que visibilizara de manera bien gruesa a los beneficiarios de la redistribución, la mano estaría mucho más equilibrada. Y dejaría en orsai también el clasismo de los opositores a la transzferencia de recursos implícita en la medida. Para salir propositivamente de esto escuchaba el otro día, no queda otra que salir a "repartir".

Néstor: lo que decía Lucas era eso que señalaba, los beneficiarios de mucha de la gestión de este gobierno o tienen un déficit de encuadramiento, o creen -como los cacerolas- que es todo mérito y merecimiento propio.

Galimatías: se me escapó algo o su firma es autológica?

Ulschmidt: disculpas por sus soslayados comentarios anteriores (no cayeron en saco roto!). Insisto, lo que se dirime ya no pasa por las retenciones. El eslabón más débiles aún sin retenciones lo seguirá siendo. Eso es lo que no cuestionan!

Anónimo: cuando yo era pibe se oía "Estévez Boero/Gorila y estanciero/ si vos sos socialista/el Papa es montonero". Personalmente, creo que no son el cuco

Niceforo dijo...

Visitá y comentate algo en:

http://niceforovive.blogspot.com/

NUEVO BLOG

Roberto dijo...

Es así, ahora lo que está en disputa es el modelo político. Creo que la Sra quiso jugar demasiado al arendtiano-institucional-republicano, olvidando que los sectores de intereses en conflicto necesitan ser atendidos por canales con representatividad menos indirecta. Y que antes de la institucionalidad siempre hubo un acto decisionista-Schmitteano (en términos de Casullo), acto que si no lo toman los unos lo hacen los otros, esos que creía tener domesticados.
Mucho me temo que este gobierno sólo entiende del Estado populista el aspecto escénico y no tiene intención de encarar la movilización inclusiva profunda, ni dejará de apoyarse en arreglos con los GGD, de los que habla Manolo.
Un abrazo.

Coki dijo...

Algunos puntos que practicamente no vi comentados en ningun medio sobre el discurso de Cristina y en conflicto:

http://nanopoder.blogspot.com/2008/03/tres-breves-retenciones-y-discurso-k.html

Creo que puede ser interesante y para pensar de otro modo el tema. Espero que les parezca valioso el aporte.

AgroP dijo...

Siri: Realmente fue un placer leer su post, con el que concuerdo plenamente hasta en los detalles.

Liz Bennet dijo...

Sirinivasa,

coincido, aunque yo soy algo más pesimista. Entidades rurales y neopiqueteros están en la posición de "todo o nada", qué clase de diálogo se puede tener en esas condiciones? Yo creo que el gobierno se equivocó en no hacer bilaterales, tomar antes medidas que permitieran quebrar el frente de las entidades. Dudo que llegado el caso los "vulnerados" se hagan cargo de han sido tropa de choque. ¿Acaso la FAA no tenía otras alternativas? ¿Perdieron la capacidad de procesar la política y se limitaron a actuar un guión escrito por otros? ¿O los dirigentes resolvieron una pérdida de legitimidad respecto de su base social subiéndose al carro del oportunismo? Muchas preguntas, pero el martes hay que ir a Plaza de Mayo y bancar a Cristina.

Coki dijo...

Miren un extracto de una entrevista a Hitler que encontré. Explica sus planes y demuestra que, quien parece un loco fanático, a veces puede ser un estratega en la búsqueda del enemigo común (como Cristina con los "golpistas").

http://nanopoder.blogspot.com/2008/04/entrevista-hitler-1922.html