·

·

La torta 2007: una (dudosa aunque posible) estimación

En la última nota, presentando y haciendo un poco de autobombo de un nuevo (sub?) bloguín que emprendimos, linkeamos a unas cuentitas con las cuales ensayábamos una posible estimación de la distribución funcional del ingreso para aplicarla al año 2007.

Como La República Perdida hace rato que viene ninguneando la difusión de éste indicador, la de estratificación de ingresos, y las Bases Usuarias de la EPH (en cuanto a esto último, de seguir así nos quedaremos sin trabajo!), no nos ha quedado otra que jugar con algunos datos disponibles para arrimar el bochín y atisbar cómo se repartió la torta el año pasado. En rigor, se han publicado algunos informes espantosos bajo el título de “Evolución de la distribución funcional del ingreso”, pero no tienen ni pío que ver con lo que –enhorabuena– se había comenzado a difundir como Cuenta de Generación del Ingreso, o CGI.

Así que, pues, nos las rebuscamos para encontrar alguna manera de estimar el asunto, y además, de manera simple. Que si no tenemos ni el tiempo, ni los insumos, para emprender sofisticados malabares estadísticos como hacen ahí en Cuentas Nacionales, apelamos a unos pocos indicadores conocidos y medianamente fiables.

Una premisa. La participación de la Remuneración al Trabajo Asalariado (RTA) en el Valor Agregado Bruto a precios corrientes básicos (VABpb) –tales son las denominaciones empleadas- es a lo que nos referimos cuando hablamos de distribución funcional del ingreso, o más llanamente del reparto de la torta.

Bien, al grano.

Se trata de una serie –la actual- que arranca en 1993 y cuyo último dato corresponde al año 2006. Vea aquí abajo el gráfico (click sobre la imagen para ampliar)


No es el objeto de esta nota ahondar en la historia económica de los asalariados argentinos de la última década, con lo cual no abundaremos en comentar este gráfico (hemos sanateado un poco al respecto por acá y por acá). La cuestión es cómo estimar para dónde fue la viborita azul en el 2007. Si es cierto que la “inflación descontrolada” se carcomió a la masa salarial, o si las relaciones causales son algo más intrincadas.

Para ello necesitaríamos saber en cuál fue la masa salarial en 2007, o lo que a fin de cuentas sería lo mismo, cuál fue la cantidad de asalariados y cuál fue el salario promedio en 2007. Pareciera simple, pero lamentablemente no contamos con esos datos. Así que recurrimos a otros que nos pueden ayudar a estimar en cuánto variaron respecto de 2006.

A tal efecto, nos munimos de tres indicadores la mar de simplotes:

  • La evolución del VABpb

  • La evolución del Indice de Salarios, tomando su promedio anual

  • La evolución de la cantidad de Ocupados del Total Urbano (bajo la hipótesis de que –puesto que la tasa de asalarización es realtivamente constante- la evolución de los ocupados y los asalariados varía a la misma tasa)

Y mediante una simpática y ocurrente formulita, nos permitimos calcular la porción de torta asalariada para 2007.

Hasta aquí todo muy lindo. Pero… qué fiabilidad tiene éste cálculo? En principio, no lo sabemos. Podemos objetarle varias cuestiones metodológicas al método de estimación, sin embargo, hay una manera de testearlo. Claro, yendo más hacia atrás. La misma estimación, con los datos correspondientes a cada año de que disponemos la podemos efectuar para los años anteriores, para los cuales sí tenemos la participación asalariada en el VABpb, y comparar.

Bien, lo hicimos, y sobre la serie acotada a 2002-2006, ya que contamos con el índice de salarios recién a partir del tercer trimestre de 2001. ¿Cómo nos fue? Veamos (click sobre la imagen para ampliar)


Como anunciábamos, la estimación pareciera ser de dudosa utilidad. En 2003 sobreestima el valor, y a partir de allí lo subestima con una brecha aparentemente regular. ¿Qué hacer? ¿Tiramos todo a la basura, nos sumergimos en profundas disquisiciones sobre los motivos de la diferencia, o sacamos algo de la galera para seguir? Como es de prever, disparamos para este último rumbo.

Vamos a ver cómo se mueve esa “brecha”, qué tendencia tiene. En una de ésas podemos encontrarle alguna regularidad, y a partir de eso corregir nuestra estimación. Veamos qué sucede si graficamos la evolución de esa diferencia (click sobre la imagen para ampliar).

Aquí tenemos entonces la diferencia entre ambas series. Salvo la sobreestimación de 2003, de allí en adelante nuestra formulita nos da entre 2,3 y 3 puntos por abajo. ¿Y ahora? Proyectamos. Le vamos a poner a esta curvita dos regresiones, lineal y logarítmica, a ver qué diferencia tandríamos en 2007. Veamos qué sucede (click sobre la imagen para ampliar):



¿Queda claro, no? Queremos llegar a algún numerito razonable que pueda ser la diferencia entre nuestra estimación y el valor real para 2007. ¿Qué sigue? Bueno, apliquemos estas diferencias a nuestra serie original. Será una serie, en rigor, dos, “corregidas”, con las cuáles –ahora sí- vamos a acercarnos a un número para 2007.

¿Qué sale? (click sobre la imagen para ampliar)




Iupiii!!! Tenemos –al menos- dos valores, bastante parecidos (no podía se otra cosa, claro). De pasada chequeamos la correlación entre las series –en el tramo 2003/2006 que es cuando se solapan- y nos da, para la estimación corregida con la regresión logarítmica, que es la menos “optimista”, un valor de r=0,98, o r cuadrado=0,95. No está mal. ¿Cómo quedaría la serie original con el agregado del dato para 2007? (click sobre la imagen para ampliar)




En fin, así que la participación de los salarios en valor agregado alcanzaría el 45%, superando holgadamente los valores pre-crisis, y aún los mejores registros de la convertibilidad. Dicho sea, con un mercado de trabajo segmentado donde el 40% de los asalariados trabajan en condiciones de informalidad.

Si esto es así, cuántos interrogantes que me suscitan estos datos .

¿Alguien dijo que los procesos inflacionarios y las pujas distributivas tenían algo que ver con esto?

¿Cuándo Lozano habla de regresividad distributiva, qué pretende? ¿Si esto no es shock redistributivo, el shock adónde está? ¿Acaso el tenía la posta sobre cómo hacer en 2003 para que la recuperación del indicador fuera (aún) más rápida?

En fin, el ejercicio, bueno es aclararlo, es bastante endeble. Pero, sorprendente!


9 refutaciones:

Tavos dijo...

sirinvasa,
qué inflación usa? cuanto le da que subió el salario real? cuanto el empleo?

según lo que tenía en mente, el salario real está más o menos estancado desde enero 2007
12 meses 2007 contra 12 2006 da un 5% de aumento de salario real, o algo así, todo por efecto arrastre

y si mal no recuerdo el empleo dio como que se recontra desaceleró, incluso hasta haciendo dudar de los datos

no entiendo como puede haber mejorado la distribución del ingreso
mis cálculos mentales daban un deterioro cantado

abrazo,
tavos

Sirinivasa dijo...

Estimado, esto es todo en términos nominales. Las estimaciones de la CGI son a precios corrientes, así que apliqué sin deflactar. Además, qué inflación usar...? Ahí ya entramos en terrenos más que dudosos.

Hoy si puedo cuelgo una tablita con los números utilizados. Le aclaro que a mí me sorprendió tanto como a Usté. Pero más allá de las disquisisiones metodológicas que se pueden hacer sobre estas cuentas, dan eso.

Sigo esperando lo que Usté prometió el otro día.

Cresto dijo...

Muy interesante. Tengo algunos comentarios "técnico metodológicos" pero no creo que alteren demasiado sus resultados. Como Ud. dice: "las cuentas dan eso".

La participación crece más de 11 puntos en 4 años. Eso si es impresionante.

Si creo que es importante el tema de la informalidad, precariedad, trabajo en negro, etc.

Concretamente, pregunto si los salarios de este tipo de sectores están incluidos en esta cuenta. Si están, ¿como y bajo que procedimiento se los computa?

Si no están: me pregunto como incidirían en esta tendencia a la suba de la participación asalariada en el PBI. ¿La acentuaría, la revertiria, etc? Me refiero sobre todo a los asalariados en negro... y a cierta parte de los TCP que se encuentran inmersos en relaciones salariales "encubiertas" por temas contractuales o por monoclientes...

EN fin un saludo. Muy buen post.

Anónimo dijo...

Regresiones con 3 datos??? Poco serio... para eso lo hacía a mano...

Sirinivasa dijo...

Cresto: el índice de salarios pondera salarios privados en blanco, en negro y salarios públicos. Es discutible, pero es lo que hay.

Y la EPH hila bastante fino en cuanto a la situación laboral de los 'autónomos', y si es el caso los clasifica como 'en realción de dependencia'.

Anónimo: yo no dije que fuera serio! Además hice las cosas paso a paso, nada más que por el gusto de sorprenderme con los resultados, así que no elegí el procedimiento para que los números 'me dieran'.

Ahí a la izquierda del blog aviso que acá somos desfachatados. El que avisa...

Esteban dijo...

Un poco viejo mi comentario, pero no importa.
Viendo su grafica, se observa que no solo la participacion del salario en el PBI aumento, sino que ademas, se viene acelerando.

No suena un poco dudoso que en un año con alta inflacion como fue el 2007, donde segun el propio INDEC el aumento de salarios no supero en promedio el 20%, haya sido el año donde segun usted, mas aumento el porcentaje del salarion en funcion del PBI?

Sirinivasa dijo...

Esteban: la verdad que es sorprendente. Personalmente he sido reacio a considerar como inflación 'real', tanto el ipc-indec como las estimaciones más bizarras de algunas consultoras. La verdad es que el 'modelito', o la 'cuenta' si usted prefiere, arrima bastante bien en los años anteriores, y para el 2007 da lo que da. Como uno está tan sorprendido como los comentadores precedentes, agregué el cuadrito con los datos primarios y la formulita en otros post como para que quede todo a la vista. El tiempo dirá... si las cosas con como dan en la estimación, quizá resida allí buena parte de las causas del proceso inflacionario.

El Compañero Artemio López dijo...

Excelente sirinivasa, muy esclarecedor porque el dato que tira era un eslabon perdido. A mi me cierra perfecto. Gracias por esto!
salu2!

manolo dijo...

Siri
Ud es el Figuerola del siglo XXI, un aplauso bien merecido
Un abrazo cumpa