·

·

El Reparto del "Campo"


En anticipo exclusivo para los lectores de este humilde blog intitulado Datos Duros (jé, ya nos ponemos como Artemio), colgamos aquí unos cuadritos.

Resulta que unos buenos amigos me pidieron prestado "algunos numeros" y unos pocos renglones, como para describir el ajetreado mundo laboral de nuestros labradores chacareros. Mientras esquivábamos una feroz angina que nos estuvo asediando, pusimos manos a la obra y nos salió lo que va más abajo.

Una aclaración importante: debemos gran parte de la inspiración del este trabajito a Juan Generiico, coblogger del afamado Elémaco en Economista Serial Cronico, quien en un muy buen post nos indujo a profundizar en el cuantioso acervo de data de la Cuenta de Generación del Ingreso, de donde -aclaramos, de paso- proviene la materia prima que utilizamos.

Otra aclaración: nos habíamos propuesto colgar y poner a disposición de los insensatos que le dan bolilla a nuestros disparates, el archivo con los números, cuadros y gráficos correspondientes a nuestros trabajitos. Bueno, en este caso lo vamos a tener que postponer porque como trabajamos a destajo y a contrareloj quedó bastante desordenado e ilegible. No obstante nos comprometemos a ordenar el asunto y, más temprano que tarde dejarlo on-line. Acaso se encuentren con estos numeritos circulando por el éter en otro formato, sabrán entonces quién estuvo detrás. Bué, nada más, y con ustedes, los Datos Duros.

--------------------------------------------------------------

¿Por qué analizar la realidad laboral del “campo”?

La implementación por parte del Gobierno Nacional de un esquema de retenciones móviles a las exportaciones de granos y oleaginosas, derivó en un salvaje lock-out con cortes de ruta, llevado a cabo por las patronales del sector.

El grave conflicto suscitado a partir de allí –con los problemas de desabastecimiento y encarecimiento de productos de primera necesidad- pusieron en primer plano del debate público, la realidad del sector agropecuario, y la discusión de fondo sobre cómo pensar el Desarrollo Nacional.

Y pensar las modalidades del Desarrollo Nacional impone examinar la realidad laboral de los sectores productivos que algunas opiniones interesadas destacan como estratégicos o fundamentales.

Esto es, cuando se dice que la argentina tiene una “oportunidad histórica” para posicionarsee como proveedora de alimentos, vale la pena examinar cómo y quiénes se benefician de esa “oportunidad”. Más especificamente vamos indagar en la realidad de uno de los actores involucrados del que poco se ha hablado durante el conflicto: los trabajadores del sector agropecuario.


¿Cuál es el peso del Sector Agropecuario en la generación de trabajo?


Con sólo 6,7 de cada 100 empleos asalariados del total de la economía, el sector es apenas el octavo de importancia en la generación de puestos de trabajo.


¿Y en una perspectiva de largo plazo?


En comparación con el promedio de los últimos 13 años, el sector disminuyó su importancia en la generación de trabajo
.

¿Qué importancia tuvo el Sector Agropecuario en la recuperación del mercado laboral luego de la crisis?



Contra casi el 30% que creció el empleo en la Argentina, en el "Campo" apenas se incrementó el 4,1%.


¿Y cómo se traduce esa evolución en cantidades concretas de empleo?


De los 2,8 millones de puestos de trabajo asalariados que se generaron durante la recuperación de la crisis, el Sector Agropecuario apenas aportó el 1,2 %



¿Cuál fue la calidad del empleo generado en el Sector Agropecuario?


En el Sector Agropecuario el trabajo “en negro” disminuyó casi un 12%, bastante más de lo que sucedió en el total de la economía ¿Debemos celebrarlo?


¿Cuál es el peso del trabajo "en negro" en el Sector Agropecuario?


Pese a su evolución favorable, el Sector Agropecuario revela una tasa de informalidad laboral 63% mayor que en el total de la economía.


¿Cómo se sitúa en comparación con otros sectores de la economía?


El Sector Agropecuario es el segundo donde más predomina el trabajo "en negro"

¿Y cómo impactó la evolución más favorable del empleo “en negro” del Sector Agropecuario en comparación con el resto?



Sin variantes en el "ranking", el Sector es uno de los líderes del trabajo "en negro".


¿Cómo le paga el "Campo" a sus trabajadores?


Considerando el 81,2% de inflación registrada entre 2001 y 2006, la remuneración media tuvo un incremento real –en su poder de compra- del 36%. Nada mal. Pero importa también comparar estas remuneraciones con la de otros sectores.



¿Cómo le paga el "Campo" a sus trabajadores en relación al conjunto de la economía?


Aún con la sensible mejora respecto a la Convertibilidad, la remuneración promedio del Sector Agropecuario llega al 60% de la remuneración media del conjunto de la economía.

¿Y cómo le paga el "Campo" a sus trabajadores en comparación con otros sectores de la economía?


Aún con la mejora verificada en los últimos años, el Sector Agropecuario es el segundo sector de la economía que peores salarios paga.


¿En el largo plazo cómo ha sido esa relación?


Promediando trece años, el Sector Agropecuario es el que ha pagado las peores remuneraciones de la economía.


¿Pero acaso los trabajadores "en blanco" cobran mejor?


Aún considerando sólo los empleos registrados, el Sector Agropecuario paga las peores remuneraciones de la economía.


¿Y los trabajadores "en negro" en comparación con los del resto de la economía?


Los salarios "en negro" del Sector Agropecuario son un 30% mayores al promedio de los salarios "en negro" del conjunto de la economía. Aún así, en el sexto lugar.


¿Cómo es la brecha entre los ingresos "en blanco" y "en negro" al interior del Sector Agropecuario?


Los salarios "en negro" del Sector Agropecuario apenas superan el 50% de las remuneraciones "en blanco" que paga el mismo Sector.


¿Cómo es la Distribución del ingreso al interior del Sector Agropecuario?


Luego de la profunda caída posterior a la devaluación, la distribución del ingreso al interior del Sector Agropecuario ni siquiera roza los mínimos previos a la crisis de 2001.


¿Y en comparación con el conjunto de la economía?


Los asalariados del "Campo" estaban en 2006 23 puntos por debajo del conjunto de la economía.


¿Y en comparación con otros sectores de la economía?

El "Campo" es uno de los sectores más regresivos en cuanto a la distribución del ingreso.

¿Qué conclusiones podemos extraer de esta realidad?

De tantas argumentaciones esgrimidas por las patronales del Sector Agropecuario, nada, absolutamente nada, fue referido a la situación laboral de los trabajadores. Ellos han sido los grandes ausentes del conflicto.

Difícilmente pueda concebirse que la “gran oportunidad” para el Desarrollo Nacional pueda ser motorizada por un sector de la economía que es líder en informalidad laboral, en bajas remuneraciones, en lo exiguo de su capacidad de creación de empleo, y en regresividad distributiva.

No cabe duda de que el Sector Agropecuario es un importante proveedor de las divisas que posibilitan la holgura de las cuentas externas de nuestra economía; no cabe duda de que su prosperidad contribuye a dinamizar a otros sectores vinculados, y que una parte de sus excedentes impactan en la actividad económica de muchas localidades del interior argentino.

Sin embargo, toda caracterización de un sector económico como “Estratégico” para el Desarrollo debe dar cuenta de su capacidad de generación de empleo, de calidad, inclusivo, de ingresos que fortalezcan y amplíen el Mercado Interno, y de su dinámica redistributiva.

De lo contrario no estaremos construyendo sino otro espejismo, basado en un coyuntural ciclo de buenos precios internacionales. Estaremos siendo rehenes de un proyecto sectorial con miras sólo puestas en apropiarse de una circunstancial renta extraordinaria, cuyo destino debiera ser decidido por toda la sociedad expresada a través de sus representantes. Estaremos siendo enfeudados a una dirigencia sectorial que se presume de modernizante y empresaria, pero cuya acumulación se asienta en relaciones laborales de las más retrasadas –y retrógradas- de la economía nacional.

El problema del “campo”, pues, es mucho más que retenciones móviles sí o no.

26 refutaciones:

Néstor Sbariggi dijo...

Excelente Don Siri.

A propósito, Ud sabe que yo hablo más de política que de economía. Ayer leía declaraciones del Momo Venegas haciendo lobby por el proyecto este famoso de los diputados de Córdoba y entre Ríos (peor que volver al 10 de marzo a mi entender), casi idéntico a uno que presento hoy en el Senado un Senador por Córdoba (oh casualidad).

No debería estar ocupándose de otra cosa este hombre?

Saludos

Alon dijo...

Siri, el análisis me parece deliciosamente minucioso y contundente, y se suma inmediatamente a la lista de argumentos contra la sententia communis neogolpista.

Sin embargo, en plan abogado del diablo, se me antoja importante un dato duro más. No faltará quien sugiera que este análisis de la remuneración a los trabajadores en el campo es insuficiente sin analizar también la tasa de salarización. En la fantasiosa imaginería que supone que el agro argentino es como los minifundios agrícolas, igual argumentan que importa poco la remuneración de los asalariados, porque una parte importante de los productores podrían ser pequeños cuentapropistas. Sería bueno también poder disipar esa ilusión.

Saludos, y gracias por el material.

Ulschmidt dijo...

Hete aquí un sector que sería el peor de todos pagando en blanco... pero 30% superior al promedio de todos los sectores pagando en negro.
Le pagan mucho mejor al que esta en negro, que cosa!! que tipos raros !!
Yo creo que Ud. sustituye "pago en blanco" por "básico de convenio" - error que ya vimos cometer a muchos, y de exprofeso - para presentarlos como malos pagadores. Pero obviamente quien paga en negro bien pagará en "gris", o sea, mejora el salario "blanco" con un sobrepago. Y eso es lo que pasa realmente.
Dicho en sencillo: los laburantes en blanco del sector agro también están por arriba del promedio de sectores nacional, lo cual no esta mal para un sector al que el gobierno le birla el 40% de sus ingresos. Imagínese lo que podrían pagar si no fuera así !

Anónimo dijo...

Completado un poco lo de Ulschmidt, que sueldos podria pagar la industria si todos los dolares que genera el campo quedaran en el pais y el tipo de cambio cayera a los niveles de equilibrio real. Si el dolar a 3,2 no le alcanzaba a la UIA.
En cuanto a la cantidad de empleo ¿se considera el empleo indirecto que genera el campo? cuando el campo para hubo pueblos enteros que se paralizaron, los camioneros no facturaron unos cuantos meses.

Anónimo dijo...

Si los salarios tuvieran alguna relación con el valor de las retenciones que se cobran al producto los trabajadores petroleros estarían complicados, y no parece ser así. En cuanto a la capacidad sectorial de producir daños al conjunto (sea en la economía o en lo social)no es novedad. Ya lo hicieron sectores mucho menos productivos como las FFAA o el Episcopado. La cuestión es si somos capaces de aportar a la construcción de un país capaz de incluir integralmente a sus habitantes. Giovanni.

Esteban dijo...

No nos dice nada que un sector que representa el 6.7% del PBI, sea responsable de la tercer parte de las exportaciones?
No se bien si significa algo o no, pero no deja de llamarme la atencion.

Muy buena la info, aunque no concuerdo con lo que intenta expresar.

Antares dijo...

Yo no puedo creer que haya gente que justifique el trabajo en negro o los bajos salarios de trabajadores que suelen trabajar a destajo con la excusa de que eso se debe a las retenciones. Muchachos, lean un poco de historia argentina. Relean La patagonia Rebelde, miren Las Aguas Bajan Turbias, o enterensé de lo que dijeron los patrones cuando Perón impulsó el Estatuto del Peón. O recorran un poco la Argentina. Hablen con un hachero pampeano, con un trabajador golondrina de los que reciben unos centavos por llenar una canasta de limones. Para estar seguro de lo que uno defiende hay que haber visto la pobreza y la explotación de frente.Ah, para los que dudan de este trabajo recomiendo la lectura de Lattuada, Mario y Neiman, Guillermo: "El Campo Argentino:crecimiento con exclusión", capítulo 3:Trabajo y trabajadores. El libro es de 2005, o sea que no se lo puede acusar de oportunismo o de falsear datos para embarrar la cancha.

Ulschmidt dijo...

Los hacheros pampeanos deben estar un poco desocupados porque no hay árboles ahí desde el Pleistoceno. La Patagonia Rebelde fue una película, usted se refiere a la "Patagonia Trágica" de Bayer. Las Aguas Bajan Turbias es un drama mesopotámico: usted de frente parece haber visto poco. Menciona economías regionales muy ajenas a la pampeana, que es la sojera, y donde los salarios son mucho mejores a los yerbatales o tabacales, por caso. Si recorre la Argentina otra vez mire bien.

Ulschmidt dijo...

Muy buena la info? quee?? a ver:
- Los rurales pagan los peores salarios en blanco de la Argentina ($1080 pesos peon rural, les aviso)
- Sus salarios en negro son la mitad de los que en blanco. (540)
- Como empleador en negro paga 130 % del promedio de los empleadores en negro. Ergo el promedio de un trabajador argentino en negro es: 380 $
- "otros servicios y del hogar" paga 56 % del promedio en negro. Es decir que una empleada doméstica en negro gana unos $ 200 mensuales por jornada completa.
- Usted no consigue una empleada doméstica en negro a jornada completa por $ 200 al mes en ningún rincón de la Argentina. No le alcanza ni para el colectivo.

Antares dijo...

1- En La Pampa hay hacheros. Existe algo que se llama monte de caldén. Nací ahí y mi padre (geógrafo) me llevó con él durante toda mi infancia y mi adolescencia, cuando hacía trabajo de campo. De esto no hace muchos años.
2- "Los vengadores de la Patagonia Trágica" es el título correcto de la primera edición del libro de Bayer. Debido al éxito que en su momento tuvo la película, las reediciones posteriores salieron con el título "La Patagonia Rebelde".
3- Sí, "Las Aguas bajan Turbias" es una película de ficción basada en la novela "El río oscuro". Eso no le quita un ápice de realismo. "Garage Olimpo" también es una película de ficción y eso no implica que los campos de concentración y el genocidio de la última dictadura sean un invento.
4- Miré bien. Vi barracones inmundos donde duermen los trabajadores golondrina. Vi hombres desdentados, avejentados, desnutridos, todos trabajadores rurales. Vi taperas en las que tal vez usted debería pasar una noche, y después de eso me cuenta si sigue defendiendo lo indefendible.

Hal dijo...

Es cierto, la realidad laboral en el campo es muy triste. Y el Gobierno es cómplice de esa realidad. ¿Entonces?

oti dijo...

Ya sabemos, Sirinivasa, todo lo que muy bien expusiste en el post. Eso hace a la cuestión del esclarecimiento de la gente incauta o crédula que puede caer víctima de los voceros concientes o inconcientes de los intereses en juego.

Pero el asunto es:

"toda caracterización de un sector económico como “Estratégico” para el Desarrollo debe dar cuenta de su capacidad de generación de empleo, de calidad, inclusivo, de ingresos que fortalezcan y amplíen el Mercado Interno, y de su dinámica redistributiva".

Si no se transforma la realidad en el sentido este que vos decís, que es la idea justa conforme al bienestar general y la justicia social, esa idea se va a ver desgastada y pisoteada, desmentida una y otra vez por esa realidad que no se transforma. Cada día que pasa sin ejecución, por más linda que sea la concepción, más pasto damos a las fieras.

Todo lo que vos, Sirinivasa, venís defendiendo en este blog con los datos y números, es un proceso de control de daños y curaciones de los peores efectos dejados por la crisis de la convertibilidad y la salida devaluatoria misma. Se inscribe en esa lógica de crisis/restauración (parcial) que signa la economía argentina desde hace décadas. Pero no es lo que a vos y a muchos de nosotros nos gustaría que fuese, esto es, un cambio y reforma de la realidad (una ruptura) que salga de esa lógica.

Esto es lo que tenemos que tener en claro para nosotros mismos, porque sino reproducimos intelectualmente la lógica real que queremos cambiar.

En concreto, eso que debemos tener claro para que se cumpla lo que transcribí de tu post, es lo siguiente:

Romper con esa lógica es cambiar aquello que hace que nos limitemos a las crisis y resurrecciones parciales. Asumir, como Estado Nacional y como pueblo que tenemos que afrontar ciertos dilemas, pagando el costo que haya que pagar por la decisión que adoptemos.

Hay que decir con claridad que no queremos U$S provenientes de exportaciones que se hacen a expensas del mercado interno. Que los U$S que ya están hay que capitalizarlos en el sentido de mejoras de la infraestructura y producción para satisfacer el mercado interno potencial (ese de los 15 millones de personas (personas por venir, niños, jóvenes, adultos, viejos que viven muy mal). Que es obvio que el Estado debe impulsar ese proceso de nuevo destino de los excedentes. Esto el sector privado por sí jamás lo va a hacer. El 100% de las energías debe ponerse en esta tarea de volver a hacer ciudadanos económicos y sociales a esos millones que fueron cayendo desde hace treinta y pico de años.

Hay que decir bien claro que esta tarea es superior a la de tratar de paliar las cosas vía subsidios, etc., etc. Hay que abandonar el sistema que le corta las piernas a la gente y luego le propone postizos para que camine. Hay que dejarle de cortar las piernas a la gente. La gente tiene que caminar por sí. La obligación del Estado es garantizar eso. Punto.

La tarea política (de conducción), económica, ideológica y teórica que consiste en volver al mapa a los millones de nuestro pueblo que quedaron afuera del mapa, es difícil pero no imposible. Imposible es pretender que se puede redistribuir el ingreso y hacer una economía de justicia social dentro del esquema de rentas extraordinarias del comercio exterior que hacen un puñado de empresas exportadoras. Por más retenciones que se pongan, no se soluciona el hecho de que se trata de una imposición sobre hechos establecidos, es decir, hechos que privilegian los incentivos de la globalización y no el mercado local.

Una política redistributiva real disminuye la renta extraordinaria, vía su capitalización, lo que genera condiciones que no presuponen la generación de renta extraordinaria, puesto que las actividades que se crean son bienes y servicios para ser transados en $ en el mercado local y no a cambio de U$S en el mercado mundial.

Reconocer esto implica que hay que aceptar que los U$S se van a reducir, consecuentemente el superávit comercial se va a reducir, las reservas del BCRA se van a reducir, a cambio de la creación y resurrección de un poder adquisitivo en destrucción desde hace más de 30 años.

Si se logra esto, se ponen premisas nuevas y se crea una realidad nueva, con nuevos agentes privados, emprendedores que quieran progresar con el fortalecimiento del mercado interno, realidad a la que habrán de adaptarse para reproducirla.

El gobierno que piense lo que quiera. Pero los intelectuales, los que analizan las cosas, no podemos sumarnos a las confusiones y excesivas autocomplacencias del gobierno, si es que queremos realmente cambiar el rumbo de las cosas. ¿O solo queremos justificar lo circunstancial porque nos conviene o por la razón que sea?

Las retenciones no son el camino a la redistribución. ¿Cómo la redistribución y el fortalecimiento y recreación del mercado interno va a tener como premisa la renta exportadora?

La renta exportadora tiene que disminuir (no aumentar para que haya retenciones) para beneficio del Estado y del pueblo, incluidos los pequeños productores y los futuros productores que surgirán.

¿Por qué digo que tiene que disminuir esa renta? Porque a medida que vayan dando resultado las reformas y cambios reales para la redistribución del ingreso, el cambio del perfil productivo y del destino de la oferta productiva (hacia el mercado interno), a medida que vaya ocurriendo eso, en un lapso relativamente corto de tiempo, se va a ir capitalizando esa renta en actividades que no generarán U$S, sino producción e infraestructura, salud y educación, para los millones de marginados. Esos millones, cuando salgan de la pobreza e indigencia, no van a tener U$S para comprar las cosas, van a tener $ para comprar la producción y los servicios orientados al mercado interno. Por lo tanto, la satisfacción de los costos de vida de esos millones no van a reproducir ninguna renta exportadora, puesto que, como bien surge de tu post, Sirinivasa, no van a trabajar ellos en actividades agropecuarias exportadoras sino en la industria, los servicios, la infraestructura, la construcción, etc.

En un país con 40 millones de personas, orientar la economía hacia la exportación y tener 15 millones que viven horriblemente, es una locura. Aceptamos esa locura a lo largo de las últimas décadas. Muchos se sienten cómodos en esta locura, y, además, a varios les conviene. Pero la idea no es maniobrar dentro de esta locura. Sino pasar de la locura a algo saludable.

Si no nos animamos a pensar más allá de los manuales, las cosas “políticamente correctas”, las bajadas de línea, etc., si no nos animamos a pensar, nunca vamos a poder contribuir a que cambie nada.

Si pensamos por nuestra cuenta, cada uno con su propia identidad, va a tener menos dificultades en la tarea de contribuir a aquello que queremos cambiar en el sentido del bienestar general y la justicia social.

Necesitamos crear dirigentes que desarrollen una vocación personal de conducción en función de esa causa sin importar los costos personales que se paguen. Sé que es difícil pero no hay alternativa. Sino estamos condenados a lidiar con los problemas en lugar de resolverlos.

Julio dijo...

Alguien arriba menciona los empleos indirectos del campo, ejemplificando en los transportistas. Y muchos intendentes de pueblos sojeros traen ese clamor de sus pueblos, que "viven" del campo. Puede apropiarse el campo per se del bienestar economico de esos pueblos? Pienso por ejemplo en la industria de maquinarias agricolas, que no seria posible sino hubiera un dolar alto, ya que supongo las maquinarias serian mas economicas importadas que hacerlas aca.

Mariano T. dijo...

Este tema esta bastante trillado. Creo que nadie tiene la ingenuidad de pensar que nadie cayó en la tentación de inspeccionar los campos de los chacareros de la pampa húmeda mientras estaban en huelga .No sucedió porque la hipótesisi de 50% de los trabajadores en negro no se cumple, sinó los operativos del ministerio de rabajo con C5N habrían acaparado títulos.
El tema es que los trabajadores en negro estan en todas las actividades dedicadas al mercado interno, o las mano de obra intensivas.
Estoy totalmente a favor del blanqueo, y me puedo bancar que los zapallitos o el tomate que consumo pasen a costar el doble como efecto de éste.
Podrán los porteños progresistas bancarse esto? O saldrán a gritar histéricos por la carestía, pidiendo más informalidad laboral, más trabajo esclavo y más menores explotados, para preservar el Dios ICV, o CBA.
Pero si les queda más cómodo pensar que hay menores esclavos manejando tractores de 200.000 dólares por 500 pesos mensuales en los cultivos de soja, piénsenlo nomás, va de acuerdo con el resto de los prejuicios de la progresía respecto al campo,

Generico dijo...

Entre Juan Generiico (asi, con dos i) y Elémaco (asi, con tilde), don Siri nos ha rebautizado. Se agradece la referencia en este tema.

Este debate termina en lo mismo que termino aquel por el cual nos cita Sirinivasa.

Es decir, Mariano hace el punto que los trabajadores de la zona nucleo son los registrados y los que más ganan. Y que los precarios, están en otras producciones, no directamente vinculadas a este conflicto.

Tomando eso como cierto y viendo el agregado uno diría que: entonces la zona núcleo genera poco trabajo en el total, ya que en el agregado del agro la cosa no pinta bien.

Además, si bien es cierto que "El tema es que los trabajadores en negro estan en todas las actividades dedicadas al mercado interno, o las mano de obra intensivas", eso no válida el nivel al que hace referencia el texto.

Otra cuestión, es que los salarios de los registrados tampoco son altos en relación al resto de la economía. Pero luego dirán que existen trasnferencias no salariales (típicamente, casa, vestimente y comida) lo cuál elevaría las remuneraciones. Si esto es cierto, ese salario total ¿llegaría al nivel de una petrolera?. Claro, hay cuestiones de escala y rentabilidad de por medio. Otra discusión.

Respecto al último parráfo de Mariano estoy de acuerdo. Aunque no creo que sea algo sólo del progresimo porteño. Acá todo el mundo se queja si algo sube, sea lo que fuese y por el motivo que sea.

saludos, y buen fin de semana.

Mariano T. dijo...

En efecto, el trabajo directo de la soja o el maìz es bajo. Pero genera mucho empleo indirecto. Por caso hay màs horas hombre de camionero que de tractorista en una hectàrea de soja a 200 km de puerto.

Revista La Memoria de Nuestro Pueblo dijo...

Revista La Memoria de Nuestro Pueblo
Rosario, Argentina.
Año IV, Número 45
revistalamemoria@yahoo.com.ar
Sumario:
¿"Traidores" o "renovadores"? El primer peronismo sin Perón (1955-58). 1º Parte, por Raanan Rein. Centro de Estudios Internacionales y Regionales de la Universidad de Tel Aviv, Israel. Miembro de la Academia Nacional de la Historia de Argentina.
El pogrom de 1919. Las víctimas y los victimarios, por Fernando Cesaretti y Florencia Pagni. Escuela de Historia. Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario.
La situación de Montoneros entre fines de 1970 y comienzos de 1972. 1º parte, por Lucas Lanusse. Doctorado de Historia. Universidad de San Andrés.
El caso del Cerro de San Luis de Potosí, México. Ultima parte, por José Guadalupe Vargas Hernández. Universidad Politécnica de San Luis de Potosí, México. Universidad de Berkeley, EE.UU.
"Cayéndose y volviéndose a levantar, solita..." La vida de una militante: Nora Patrich, por Roberto Baschetti. Escuela de Sociología. Universidad del Salvador.
Como concebimos los hechos históricos. 4º parte, por Maximiliano Rodríguez. Escuela de Historia. Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario.
Perón tenía razón, por Marcelo Guirado. Universidad del Salvador. USAL Rosario.
La transformación de los partidos y el malestar en la política, por Daniel Arzarun. Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Buenos Aires.
Reseña bibliográfica:
"6 de setiembre de 1930 o el Mito de la Revolución" de Sylvia Saítta, por Ronen Man. Escuela de Historia. Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario.
Memoraciones:
José Larralde: ”Pa' que dentre”

Le invitamos a escribir con absoluta libertad temática y de opinión. Sugerimos que por razones de espacio y diseño de la revista, el artículo no exceda los 30.000 caracteres, aunque esta no es condición excluyente (si su trabajo es de mayor tamaño, puede ser publicado por entregas).
Cuando lo envíe a revistalamemoria@yahoo.com.ar le solicitamos que también remita en archivo adjunto su foto personal, una dirección de e-mail donde prefiera recibir comentarios de los lectores sobre sus notas, y las referencias académicas y/o laborales (un muy sintético CV personal), todo lo cual constituirá al pie del artículo la data de autor.

Este número se puede consultar y adquirir a valor de cinco pesos el ejemplar (al igual que los números anteriores) en los siguientes lugares:
En la ciudad de Rosario:
Biblioteca " La Memoria de Nuestro Pueblo", Juan Manuel de Rosas 2101. Corpus Editorial y Distribuidora, Suipacha 581. (Que el nombre no le lleve a prejuzgar: se trata de una librería más laica que la Ley 1.420).
(teléfono 54 0341 4394978 )
Es material de consulta disponible en las bibliotecas de varias facultades de la Universidad Nacional de Rosario.
En la ciudad de Buenos Aires:
Corpus Editorial y Distribuidora, Tucumán 2120.
(teléfono 54 011 43735128)
También se encuentra disponible para su consulta en Biblioteca Nacional, Biblioteca del Congreso de la Nación , Biblioteca de la U.C.R. y en el Centro de Documentación del Pensamiento de Izquierda en la Argentina (Cedinci).
En el resto del país (y del mundo):
La forma más sencilla y práctica de acceder a la revista es tramitar su envío y compra por correo electrónico a los siguientes mails: ifiscella@corpuslibros.com.ar,
rosario@corpuslibros.com.ar o capital@corpuslibros.com.ar

La memoria de nuestro pueblo es patrimonio de todos

Yaya dijo...

Gracias por el post Don Siri

Anahí dijo...

Bueno, como dice la descripción del blog, si no entiende algo, pregunte.
Suelo pensar que la economía es una ciencia social, no exacta, pero puede ser un sesgo de formación (sociológica) y de ideología (ciencia de la codicia, decía Engels).
Mi inquietud va al punto: lo que veo entre tanto índice econométrico comparativo me alerta, porque, según entiendo, tal vez mal, la economía argentina está fundada básicamente en "servicios"¿? Si esto es así, el sector de producción más importante sería "el agro" ¿?
Creo que faltaría la desagregación de la composición de los sectores, porque ahí mostraría por ej. qué parte correspondería a los productores propiamente dichos (no sé si me expreso bien), y qué parte correspondería a los oligopolios: "Cargill, Monsanto, Los Grobo" ¿?
Y asímismo cuáles capitales propios (si es que existen) y cuáles extranjeros ¿?
Porque cómo sabemos, o deberíamos saber, cuando caen todos en la misma bolsa, se arma lo que suele llamarse una "bolsa de gatos" ¿?, que hasta donde voy entendiendo esto de las retenciones "móviles" (remarco lo de móviles), es lo que pasa hoy.
Salú2.
(Una disgresión: sería bueno que si van a "redistribuir", no gastaran la plata en solicitadas ni en carpas muy cómodamente equipadas con todos los chiches, ¡no? Digo nomás.)

Andrés el Viejo dijo...

Desde el Tableau de Quesnay, todos sabemos (o deberíamos saber) que los distintos sectores de una economía están interconectados. Repiten a lo papagayo que el agro produce empleos indirectos (el enfermero que le pone inyecciones a los chacareros). Pero, con el mismo criterio, la industria produce empleos indirectos (el parrillero de al lado de la fábrica) y el transporte (el empleado de la estación de servicio en la ruta) y así hasta llegar a que todos tenemos empleos indirectos de todo. Con lo cual el concepto pierde toda pertinencia y validez. Para decirlo más claramente, es una huevada.

Mariano T. dijo...

Bueno, si somos tan insignificantes, el 5% del PBI, entonces eso solo explica la rebelión, No se puede pedir que el 5 de la economía subsidie al 95% restante, en algún momento el enanito se va a rebelar.

oti dijo...

Mariano, el agro es clave en la provisión de U$S comerciales. Nada puede, por ahora, sustituirlo en ese papel. En este sentido no importa su tamaño en relación al PBI.

Anónimo dijo...

Que le campo fue el que menor trabajo creo desde el 2002 es mal intencionado o un desliz?, es obvio porque fue el que menor empleo destruyo desde el 1998. Conicido con Mariano, además predico con el ejemplo, no tengo ni tendre empleados en negro en el campo, la informalidad es una enfermedad endemica en el interior, en todos los rubros, esa informalidad es funcional a los dirigentes politicos actules.
Con respecto a los sueldos, cuanto creen que es la participacion de la utilidad de los peones en una explotacion ganadera, cria de ganado basicamente, es màs del 20%, ahora digame cuanto es en comercio o servicios, a lo sumo el 5%.
Un de las conclusiones que saco de los graficos es que el empleo que se genero fueron empleadas domesticas y empleados publicos.
Otra observacion en el año 2007 exportamos el doble de pescado que carne, y los precios subieron un 40% (fuente oncca) y nadie se entero.
Saludos
Diego

El 4161 dijo...

Muy buenos sus datos.

Anónimo dijo...

Soy productor y no tenes idea de lo que hablas, al igual de la mayoria de los que hablan aca.
Tengo 120 hectareas, y ya con el 35 de retenciones me cuesta pagarle a 2 empleados que tengo, y les pago bien. No se si les parecera bien $2800 por mes, trabajando cuando hay que trabajar, epocas de siembra, cosecha, fertilizacion, entre otras.
Si me cuesta pagarles con el 35%, se podra imaginar usted lo que pasara cuando me la suban al 50% como ya está actualmente. Nada más.

Anónimo dijo...

Muy buenos datos. Será útiles para los que quieran trabajar en mejorar la situación del campo y sus trabajadores.
Lo que sorprende de los que critican al campo son dos cosas: 1º) que no pidan que bajen/saquen als retenciones y que suabn los salarios. No estarían mal más de un millon de trabajadores ganado entre el 20% o30% más. Solo para empezar a hablar. y 2º) que no destaqwuen como se fijan los salarios del sector y los pocos controles del estado para combatir el trabajoen negro.

Muchachos hay que ser menos cínicos. Ydecir las cosas como son. Basta ya de ingresos digitados para el sector, salarios bajos para sus trabajadores y alimentos baratos para todos bancados por lo anterior.