·

·

¿Y si nos conviene McCain?

_

Está bueno leer a economistas yanquis en campaña. Toman partido. Sí, como tantos otros en estas playas. Pero a diferencia de nuestros ortodoxos presagiadores eternos de la catástrofe mañanamismo, por allá hay algunos que toman partido con altura. Da gusto empaparse de las profecías ineluctables en caso de que gane de presidente el candidato de la contra.

El caso que nos convoca es Brad DeLong, compañero demócrata, y amigote que fue del mismísimo Bill.

Leemos con interés sus columnas que aparecen acá, y nos detuvimos especialmente en ésta. Vean con qué estilo hace campaña el tipo, básicamente, todo irá mal con McCain, pero especialmente hace hincapié sobre la propensión deficitaria de los republicanos –recortadores compulsivos de impuestos-, contrapuesta a la propensión demócrata al sano equilibrio presupuestario.

Conocemos las consecuencias: la política fiscal de McCain será con seguridad la política fiscal típica de los republicanos –y desde 1981, la política fiscal típica de los republicanos ha aumentado la relación deuda federal bruta-PIB en casi el 2% anual. En contrates, una administración demócrata típica de después de la II Guerra Mundial ha reducido la relación deuda-PIB en más de 1% al año. Esta es una de las cuestiones que están en juego en las elecciones presidenciales de este año.

Con lo cual, entre tantos males que les sobrevendrán,

Las políticas que ignoran el nivel de la deuda pública conducen al colapso de la moneda

(por acá ya lo habíamos experimentado), entonces:

...unos Estados Unidos con una deuda más elevada serían un país en el que los ahorradores y los prestamistas tendrían un mayor temor, justificado, de que el gobierno recurriera a la inflación para mitigar parte de su deuda pendiente. La Reserva Federal entonces tendría que luchar contra la inflación –ejerciendo presión al alza sobre el desempleo—a fin de asegurar a los ahorradores y prestamistas de la voluntad de cuidar la estabilidad de los precios.

En una palabra, lo que dice el compañero DeLong, es: con McCain, dólar débil por cuatro años más, con todas las implicancias que ello tiene para nuestra economía periférica, y sobre lo cual no vamos a explayarnos. A despecho de tantos blogueros amigos que militan en el progresismo Obamista, desde aquí, Datos Duros se pronuncia a favor de McCain y del dólar débil.

PS: dicen que los demócratas dedicarán más atención hacia América Latina en su política exterior. ¡Dios nos libre y guarde!

10 refutaciones:

Ana C. dijo...

Y, viéndolo así...

Lástima por los norteamericanos, entonces ;-)

Charrua dijo...

Claro que con "no hay ninguna guerra que no me guste" McCain también podrías tener el petróleo a U$S 300 el barril (imagínate las consecuencias de un bombardeo a Irán) amén de algunos cientos de miles de muertos más. Y no te digo nada de Chavez, que en el caso de que salga elegido debería ir sacando pasaje.

Andrés el Viejo dijo...

Adivinar qué presidente norteamericano nos pueda resultar menos peor es un ejercicio arriesgado. En eso no me meto. De todas maneras, su argumento es atrayente: que nos conviene el que menos le convenga a los EE.UU.
Sobre lo que acota Charrúa, no me parece que McCain sea una bestia del calibre de Bush. En su carrera política, el tipo ha mostrado más cintura. Una cosa es que se oponga a la retirada de Irak y otra es que se vaya a meter de cabeza en cualquier guerra, al estilo del actual presidente. Sobre todo, porque retirarse derrotados de Irak es un costo político demasiado alto para los EE.UU. Asumirlo sin estar completamente seguro de que no queda más remedio sería muy imprudente.

me da miedo dijo...

Sirinivasa, se que secretamente le gusta Obama.

A mi tambien.

No se que nos conviene a nosotros, pero Obama me recuerda a JFK insistiendo que la NASA llegue a la luna antes del 70 y me emociono, YES WE CAN!

A mi tambien las emociones me nublan el raciocinio.

Andrés el Viejo dijo...

Perdón por ser aguafiestas. Lo que más nervioso me pone de Obama es el parecido con JFK. Es decir: intento de invasión a Cuba, embargo económico sobre la isla, comienzo de la intervención norteamericana en la guerra de Vietnam. Mmmmm, que feo que era Camelot.

Anónimo dijo...

Salvo cuando tienen poder sobre los Regimientos de Infanteria argentinos siempre nos convienen gobiernos republicanos. Es como que no nos dan bola. Y eso es bueno.

Sirinivasa dijo...

Andrés: me pasa lo mismo que a Ud., cuando uno ve por tele eos documentales sobre la vida de JFK, todo almibarado y con redobles de épica yanqui, pienso en esas minucias.

En las elecciones anteriores, las de Bush-Kerry, un día me fumé el programa del gusano Oppenheimer, estaban los responsables de ambos equipos de campaña en lo relativo a AmLat. Era para grabarlo. Primero que la discusión era cualitativamente muy muy inferior a la que podrían sostener, por ejemplo, un hincha de Chevrolet con uno de Ford. Y en lo relativo a nuestro subcontinente, las posiciones eran tan polarizadas que uno decía algo así como que había que invadir Venezuela con los marines mañanamismo, y el otro por el contrario, que había que 'fortalecer' a la oposición para que Chávez cayera 'democráticamente'. En fin, me deja muchas dudas el presunto progresismo de los democrats.

medamiedo: si yo fuera yanqui y negro (afroamericano, creo, es lo que se debe decir), estaría militando territorialmente para Obama, qué duda cabe, pero uno vive y padece en nuestro bendito íspa. La valoración que hagamos aquí no va a ahorrar una sola gota de la sangre que derraman los gringos por el mundo. Pero un dólar devaluado respecto al resto de las divisas puede hacer bastante para sacar gente de la pobreza aquí.

Niceforo dijo...

lo que me parecio patetico fue la nota de pepe eliaschev en perfil elogiando a EEUU...

Harry dijo...

desear, pretender "humanizar" o "suavizar" el imperio con un gobierno q suene a progre es una pelotudes.

lo q mas se puede prentender es q no nos presten atencion, q no nos den bola. y ahí me quedo con los republicanos. obvio.

q los negros, las otras minorias y los progres yanquis se las arreglen como puedan ;-)

_Anonimus_ dijo...

Dos Comments al aire:

1) Después del palazo que se dieron en Irak, los milicos van a querer ejercitar el músculo con uno que sea bien debilucho. Aquí nos conviene al más escrupuloso de los candidatos, si lo hay.

2) Ya se dieron cuenta de que se fueron de mambo (aunque ellos le dicen 'overstreching') y de que ya no son tan unipolares como hace un lustro. Más que uno que acabe de hundirlos y llevarlos a la desesperación imperial, definitivamente nos conviene uno que sepa retirarse del campo de batalla antiterrorista y se dedique a apagar el incendio económico. O sea, nos conviene que les vaya moderadamente bien.

En definitiva, es cantado que perdieron su cuarto de hora, que se está entrando en un nuevo ciclo, y que el análisis tiene que dirigirse a cómo se lo toman ellos mismos.

Mi voto por el progresismo obamista.