·

·

Silencio


Falta un poquito nomás para la medianoche. Espiamos el hit-counter, o más llanamente el iconito ése que abrimos y nos informa cuántas visitas va teniendo esta humilde página de la telaraña mundial, y nos sorprendemos comprobando que éste día Lunes ha sido el día con mayor cantidad de visitas desde que iniciamos esto.

Como decía uno de los chiflados, la conflictividad nacional 'mide'. Y eso que venimos posteando desparejo y salteado. Quizá sea lo que nuestro amigo personal y habitual comentarista, Andrés el Viejo nos informa -aunque no hemos podido chequear-, que por algún lugar han citado este blog y alguna de las notas que hemos subido últimamente. ¡Quién sabe!

Seguramente tendrá algo que ver el hecho de que mañana hay dos movilizaciones políticas, y que el miércoles se vota en el Senado un proyecto de cuya resolución -más allá de su contenido final- derivarán consecuencias políticas harto trascendentes.

Bueno, hoy no tenemos Datos Duros, valga la advertencia para no engatusar al lector potencial/ocasional. Andamos haciendo unas cuentas sobre los pibes y la travesía de su aprendizaje, pero volcar algo aquí requerirá horas de mayor sosiego.

Como sea que resulte la cosa. Nos confesamos preocupados. Y no por el 'poroteo' de más o de menos que se viene siguiendo como si se tratara de concilio papal. Elegimos no engancharnos con el 'senadómetro'. Sí que andamos cavilosos sobre el después. Y evocamos.

Escuchamos a Gardel. Bué, no precisamente a él, sino a través de Hugo Díaz y su prodigiosa armónica.

Silencio.

Silencio

Silencio en la noche... ya todo está en calma
El músculo duerme... la ambición descansa

Meciendo un cuna, una madre canta
Un canto querido que llega hasta el alma,
Porque en esa cuna está su esperanza.

Eran cinco hermanos. Ella era una santa.
Eran cinco besos que cada mañana
Besaban muy tiernos las hebras de plata
De esa viejecita de canas muy blancas.
Eran cinco hijos que al taller marchaban.

Silencio en la noche... ya todo está en calma
El músculo duerme... la ambición trabaja

[...]

Si no conocen la continuación, y les interesa, no hace falta más que guglearla, aparece fácilmente. Dirán que estamos de bajón, con malos presagios o redondamente apachuchados. Dirán que andamos desencontrados con los Datos Duros que suelen ser nuestro metier y nos metimos con la puesía y cosas tales. Será que con tanta gente que viene por aquí nos sentimos inquiridos, nos motiva a expresar algo de nuestro ánimo de vísperas, a quebrar un poco el silencio.

Mañana hablaremos, brevemente, de Foch.

Hasta tanto.

2 refutaciones:

Antares dijo...

Como escuché alguna vez "si la nada ha de esperarnos, actuemos de modo tal que parezca una injusticia".

Adolfo dijo...

Estoy viendo la transmisión del debate en el Senado y me han sorprendido algunos datos con respecto a los cuales quisiera escuchar la opinión de un especialista en "datos duros". El senador Fabián Ríos, al hacer la presentación del proyecto del Gobierno mencionó que con la resolución del 11 de marzo el Gobierno pensaba recaudar US$ 1.200pero que con las compensaciones que se le han ido agregando el proyecto que llegó al Senado sólo permitiría recaudar US$ 400 millones.
Primero me surgió un interrogante: ¿tanto lío por US$400 millones? Un minuto después me surgió otro interrogante: ¿esa cifra será correcta?. La duda deriva que de que también se reafirmó que con las compensaciones se ayuda al 80% de productores que produce el 20% de la soja, de modo que ahora el peso del impuesto recaería sobre el 20% de productores que producen 80% del ese grano. Conclusión: entonces la resolución original hacía caer todo el peso de las retenciones en los pequeños y medianos ya que al compensarlos la suma a recaudar se reduciría en dos tercios. ¿Es posible que así? No lo creo. Pienso que debe haber un error en mi razonamiento o en los datos sobre los montos a recaudar. ¿Alguien puede aclarar el entuerto?