·

·

Devaluadores y asociados


_

(o una teoría política de las fluctuaciones del tipo de cambio)

Primero despunta como cosas que nunca quisieron escribirse, a la vez, los industriales ‘nacionales’ lo piden, dizque institucionalmente. Algunos se prenden. Otros analizan criticamente la cuestión. Otros más, y con más kilometraje, advierten sobre las consabidas consecuencias de la aventura. Los camperos extorsionan (“o me sacás retenciones o…”).

Ella va y les dice, en su casa, lo que es: un disparate. Enfatizemos: un disparate corporativo, sectorial y venenoso.

Sí, esa es la cuestión. Quieren el dólar a 4 mangos. Quieren devaluación.

Que la crisis, que la competitividad, que la suba de costos internos, que la revaluación del dólar respecto al resto de las monedas, etcétera, etc., etc.

A nadie se le ocurre qué va a suceder con los salarios reales.

Nótese. Algunos de los mismos impugnadores de la inflación oficial, los que dicen que en realidad los salarios reales vienen cayendo por la inflación ‘real’, piden devaluación, qué curioso, no?

A nadie se le ocurre decir qué va a suceder con esa ‘inflación’ de la que se vienen quejando a coro.

¿No saben, o se hacen los sotas, que llevar el dólar a cuatro mangos exacerbaría todas esas tendencias estanflacionistas tan amenazantes que vienen presagiando?

Ni se les ocurre observar que una nueva devaluación aplanaría los ingresos reales de quienes trabajan, y redundaría puramente en una recomposición de los márgenes de ganancia de las empresas (más concentradas, obvio).

Es una nueva escaramuza del capital contra el asalariado, ¿qué duda cabe?

Y la recomposición tarifaria de los servicios públicos (recuérdese, taaan retrasados que hay que incrementarlos –segmentadamente, eso sí- para estimular nuevas inversiones), ¿hasta dónde cuernos se tendría que disparar de verificarse una devaluación?

Quizá quieren seguir pagando energía barata, como lo hicieron después del colapso convertible, y tal como fue uno de los pilares de la ‘competitividad’ obtenida luego del desmadre de 2001.

Pero Ella fue y les dijo en la cara que no. Que no iba a llevar el dólar a cuatro mangos. (Por supuesto, ellos tampoco se pensaban hacer cargo de los platos rotos).

¿Entonces?

¿Que pasó?

Al tiempo que allá en los nortes el descalabro se iba de madre, acá…

Acá, los muchachos empezaron la campaña de cuestionamiento al nivel de reservas del Banco Central.

Lo cual no es sino ensayar el ataque por otro flanco.

¿Cómo sería el silogismo?

Yo pongo en cuaetión tu nivel de reservas.

Que no, que no son X MU$S. Que es una cifra contablemente ficticia, que las compras y ventas a futuro, que las operaciones con el Banco de Pagos de Basilea, que, que lo que se me ocurra, hasta decir que Redrado cultiva fajos de billetes en el jardín de su casa.

La cuestión es generar dudas en cuanto al nivel de reservas ‘real’ del Banco Central.

Dudas en cuanto a la capacidad del Banco Central de bancar un tipo de cambio determinado (o un sendero de devaluación definido por la autoridad monetaria, que es lo mismo).

¿Qué ganamos con eso?

¿No se ve?

Que el chiquitaje vaya en mayor número aún a comprar verdes a las casas de cambio.

Que algunos otros, que sí la mueven, apuesten en contra del peso.

Eso se llama corrida cambiaria.

Como todo en estas historias, llega un momento que la autoridad monetaria debe elegir: continuar con la sangría de reservas en moneda dura para sostener el tipo de cambio, o… liberarlo y que todo se vaya al carajo tratando de intervenir para que no se vaya directamente a la mierda.

Consecuencias. Industriales ‘nacionales’ contentos. Camperos contentos. Larry no sé, pero supongo que Olivera también. ¿Casi todos contentos?.

Pero hay algunos más que van a descorchar el champú: Duhalde, De Mendicurren, Barrionuevo, Reutemann, De la Sota, Das Neves, Scioli, Rodríguez Saá, Cleto Cobos, Elisa Avelina, etc., etc. etc., etc., etc., etc.

Saldo: todo ganancia. Después de la derrota de la 125, encima le enchufan a Ella una devaluación impuesta por el… (entonación solemne y persignación devota) ‘mercado’.

La guerra que comenzó el día en que se anunció su candidatura, tendría ganada una batalla fundamental, si no decisiva.

Estaría suprimida finalmente –y de manera irreversible- la posibilidad de continuidad del proceso político iniciado en Mayo de 2003.

Ya veremos.

Seguramente somos nosotros, que padecemos de paranoia, que ignoramos que en nuestro país jamás hubo corridas cambiarias, que los actores económicos de peso institucional actúan siempre con responsabilidad patriótica, y que jamás serían tan rapaces como para realizar apuestas tales.

Que las brujas no existen.

Quizá –y sería lo mejor- padezcamos de paranoia. Seguramente aquellos a quienes hemos visto comprando dólares eran presencias fantasmáticas, y no seres reales.

Seguramente Duhalde no anda comprando dólares, y Lanata tampoco, ¿no?

_

11 refutaciones:

Ulschmidt dijo...

Todo bien pero hay que cuidarse de los voluntarismos. Esto no es obra de ninguna oposición interna, es un reacomodamiento mundial. El Gobierno no debe tener complejos de ningún tipo ni tiene porqué tenerlos para adaptarse a una situación nueva, imprevisible.
Digo, yo recuerdo a Alfonsín yéndose al carajo por haberse jugado las reservas pulseando contra el dólar.

Esteban dijo...

Pero acaso el modelo K, no se basaba precisamente en tener un dolar caro para aumentar la productividad?
Todos chicanean que Duhalde fue el que devaluo, pero el hombre hizo el trabajo sucio que los economistas heterodoxos pedian, para que luego mister K pudiera disfrutar de la bonanza sin tener que pagar el costo politico...

Lo que va a suceder con los salarios reales en caso de devaluacion fue lo mismo que paso en el 2002.
Cuando Duhalde puso el dolar 1.4 alla lejos y hace tiempo, a usted le parecio una mala medida?

Saludose

SeñorB dijo...

De todas maneras, más allá de la campaña de cuestionamiento al BCRA,
en la argentina existe un "fetiche" con el dolar. "Hay que comprar dólares para mantener el valor". Así piensan muchos acá, y aparentemente ni la peor de las crisis generada justamente por aquel país que lo "respalda" puede hacer que cambien de opinión. Resultado: retiran sus pf en pesos y lo hacen en dólares

Andrés el Viejo dijo...

Sí, Esteban, yo creo que en las condiciones de la economía argentina un dólar alto es una necesidad, no un óptimo, pero sí una necesidad.
Ahora, cuando lo piden los que lo piden, cuando recurren a operaciones como la que describe bien Sirinivasa, cuando no aparecen datos concretos que aconsejen un aumento brusco, está claro que lo que hay son intereses y no necesidad. Dicen que el real se devaluó mucho en los últimos tiempos. Yo pregunto: ¿cuanto se revaluó el real en los tiempos anteriores? Pongamos por ejemplo un plazo razonable para definir tendencias: ¿cuál es la relación real-peso ahora y cuanto era hace un año?
Creo que un tipo de cambio administrado, que responda con agilidad a una situación de por sí cambiante, es lo más adecuado.
Saludos

escriba dijo...

Vamos, vamos !!!!! Excelente !!! Sirinivasa ya por cadena nacional por favorrrr !!!!
Saludos !!

jorge oscar garcia dijo...

Sirinivasa como siempre BRILLANTE. Esteban: la política de los K no es como vos decís, tener un dólar caro para favorecer la producción nacional. Lo que ellos persiguen SIEMPRE, es favorecer a la mayoría. ¿se entiende la pequeña diferencia? Esto hace que el valor del dólar a veces convenga que sea alto y otras no tanto.

Anónimo dijo...

Aqui en la Argentina , como en otros paises trabajea el grupo rEndon. Especialistas en accion sicologica, son una empresa y de las mejores del mundo.

chacall dijo...

La contracara del aumento del dolar, es una mejora brusca en la productividad... es decir, por cada "dolar invertido", debería obtener una mayor ganancia...

pero si nadie hace nada al respecto, es obvio que la salida, mas temprano que tarde será la devaluación, con todos los efectos negativos que ud. marca.

saludos!

Adrián dijo...

Ok, supongamos que el BCRA tiene 50 mil palos liquidos for sale.

Aguanta 4 meses más de corridas como la de ayer?

Miguel Olivera dijo...

voy con Ulschmidt,
o también podría decir, c'est la vie...

pero así el debate es así, hay que repetir la misma idea en todas partes.

lamentablemente quedamos con un peso caro. no lo celebro, no me gusta, no me solazo... pasó.

entiendo perfectamente que la deva pega en los salarios reales como efecto directo, lo dije muchas veces. pero si propongo la deva es porque también tiene el efecto de promover la creación de puestos de trabajo.

Los países que armaron colchones para la ocasión (Chile por caso) puede darse el lujo de posponer la deva. Nosotros no.

Que hay que hacerla con medidas compensatorias para los que menos tienen, seguros (los mismos pobres ahora que en el 2001... ): ¡plan de seguridad alimentaria ya!

Es muy pero muy fácil decir, a la ligera, los que quieren la deva son golpistas, neo-liberales, irresponsables políticamente, quieren la corrida cambiaria, brujas... creer que sólo Duhalde y Lanata andan comprando dólares o llamar "chiquitaje" a Doña Rosa o José el plomero es una tontería retórica. el asunto es sí la economía pone los pesos para financiar inversión o no, sea Techint, el monologuista del Maipo o vos mismo.

porque entonces entre el blog y el discurso de barricada no hay diferencia. y por supuesto que puede ser eso el blog, un discurso de barricada. pero prefiero otra cosa, discutir con los que se toman un rato de su día para exponer una idea.

Miguel Olivera dijo...

voy con Ulschmidt,
o también podría decir, c'est la vie...

pero así el debate es así, hay que repetir la misma idea en todas partes.

lamentablemente quedamos con un peso caro. no lo celebro, no me gusta, no me solazo... pasó.

entiendo perfectamente que la deva pega en los salarios reales como efecto directo, lo dije muchas veces. pero si propongo la deva es porque también tiene el efecto de promover la creación de puestos de trabajo.

Los países que armaron colchones para la ocasión (Chile por caso) puede darse el lujo de posponer la deva. Nosotros no.

Que hay que hacerla con medidas compensatorias para los que menos tienen, seguros (los mismos pobres ahora que en el 2001... ): ¡plan de seguridad alimentaria ya!

Es muy pero muy fácil decir, a la ligera, los que quieren la deva son golpistas, neo-liberales, irresponsables políticamente, quieren la corrida cambiaria, brujas... creer que sólo Duhalde y Lanata andan comprando dólares o llamar "chiquitaje" a Doña Rosa o José el plomero es una tontería retórica. el asunto es sí la economía pone los pesos para financiar inversión o no, sea Techint, el monologuista del Maipo o vos mismo.

porque entonces entre el blog y el discurso de barricada no hay diferencia. y por supuesto que puede ser eso el blog, un discurso de barricada. pero prefiero otra cosa, discutir con los que se toman un rato de su día para exponer una idea.