·

·

Más devaluacionismo

_

[Esto iba a ser una nota más larga, pero nos estábamos yendo por las ramas y preferimos recortar impiadosamente]


Vamos a referirnos a una entrevista a Guillermo Calvo aparecida en El Economista el 6 de Marzo y comentada por los amigos de Finanzas Públicas (accesible sólo en la edición de papel).


Se trata, como anticipa el título, sobre el controvertido valor que debiera tener el trepidante dólar.


Los dichos en cuestión de Guillermo Calvo son los siguientes:


“… no sé muy bien cómo se hace para dejar subir el tipo de cambio sin generar inflación. Hoy sabemos que los precios no son un problema porque los commodities se han desplomado y si subo el tipo de cambio no hay efectos importantes. Pero hay que estar alertas.”


“En segundo lugar el BCRA no ha dejado subir más el dólar porque tiene miedo precisamente a que la inflación suba. ¿Entonces? En la Argentina tenemos sindicatos que se han reforzado mucho y para que la devaluación sea efectiva hay que congelar el salario algo que no es fácil de lograr”


“… lo que conviene hacer es esperar a que el desempleo sea mayor en los próximos meses y seguir devaluando en un contexto en que los sindicatos tendrán menor poder de negociación”


Lo que se dice una franqueza brutal. Si no queda del todo claro, creemos que una segunda lectura alcanza sobradamente.


Y no, no es que Calvo sea ‘insensible’ –como se apuntaba en Finanzas Públicas-, sino que no hace otra cosa que expresar frescamente los deseos inconfesos de la patria maxidevaluadora.


The point is:


- el objetivo principal, y tradicional, de una maxidevaluación es pisar –preferentemente pulverizar- los ingresos reales de los asalariados


- la maxidevaluación –en ausencia de los ‘enojosos’ mecanismos regulatorios y compensadores que ‘distorsionan’ el beatífico funcionamiento de los mercados- impacta directamente en el nivel de precios de lo que exportamos y de lo que importamos, y de allí, en lo que consumimos


- quienes se benefician de ello son los grupos empresarios más concentrados, con mayor productividad y/o exportadores y/o productores de transables, que recuperan así margenes de ganancia


- dicho de otra manera, fulminar los ingresos reales de los trabajadores achica el peso de los salarios en la estructura de costos de tales grupos empresarios, ganando con ello márgenes y competitividad externa e interna


- quienes primero se joden con ello son los asalariados, por la caída en el poder de compra de sus ingresos (como en 2002, como ocurrió durante todas las instancias maxidevaluadoras de nuestra historia)


- se joden también el resto de las empresas que producen para el mercado interno, y que no tienen los atributos señalados más arriba; porque, naturalmente, la caída de los ingresos reales de los asalariados achica el mercado interno, y no tienen las espaldas que sí tienen las ‘grandes’ señaladas más arriba


¿Entonces? Se trata de un ajuste de la economía, que no haría más que agravar el ciclo recesivo en que se encuentra la argentina:


- aceleración inflacionaria


- menos horas trabajadas (aumento del subempleo y menores ingresos)


- destrucción de los empleos de mayor calidad (aumento de la informalidad)


- caída general del empleo (aumento de la desocupación)


- reducción y pérdida de ingresos, sea nominales o reales (especialmente de los más vulnerables), y por tanto


- mayor pobreza e indigencia


- concentración del ingreso, incremento de la desigualdad, finalmente


- caída de la demanda


- reducción del consumo


- destrucción de empresas


- desincentivo a la inversión


Con su contrapartida, que es la captación de rentas extraordinarias por parte de los sectores beneficiados. Especialmente aquellos que poseen mayor productividad relativa y/o que exportan y/o cuyos productos poseen una baja elasticidad respecto al ingreso (dícese de los bienes de consumo básico) y/o que tienen un costo laboral menor y/o que tienen un posicionamiento en sus mercados con mayor poder relativo para establecer los precios de sus productos e insumos. Con respecto a éstos últimos, puntualicemos que son quienes mayor capacidad tienen, por añadidura, para empomar secamente a proveedores y acreedores, licuando de tal manera un importante renglón de sus pasivos en pesos.


Los lobbystas de la maxidevaluación dirán que es el ‘poquito’ de sacrificio que indefectiblemente debemos hacer. El fin dello sería regenerar la competitividad perdida a causa de:


- la inflación de precios internos


- las devaluaciones realizadas a lo ancho y a lo ancho del globo (o lo que es lo mismo, la paradójica apreciación que ha tenido el el verde billete al compás de la crisis)


- especialmente la devaluación de la moneda de importantes socios comerciales de la Argentina (dizque Brazil)


- el incremento de los costos laborales locales


- la caída de los precios internacionales de nuestras commodities.


En definitiva, y sea cual fuere el soporte teórico-discursivo en que venga enancado, el relato maxidevaluador será taimadamente deshonesto (aquí no hay candideces que valgan en vista de nuestra historia) en tanto y en cuanto no ‘avise’ de las consecuencias brevemente reseñadas. El resto son paparruchadas. Guillermo Calvo no es ‘insensible’, es bastante más honesto, o perspicaz que muchos otros.


Y apuntemos finalmente que, aunque el dólar se vaya a 6 mangos moneda nacional, ello no va a incrementar la demanda externa, ni los precios internacionales de lo que exportamos; el contexto que vivimos es de crisis global y de retracción de la demanda mundial, no hay devaluación mágica que nos saque de la trama mundial. Los únicos y exclusivos beneficiarios de un escenario tal son esos sectores empresarios que caracterizamos escuetamente renglones arriba.


¿Entonces, el dólar debiera quedarse como está? Claro que tampoco.


El fondo de la cuestión es determinar quiénes son que ‘necesitan’ de un dólar alto para sostener márgenes y competitividad, y quiénes son los pescadores de río revuelto a la búsqueda de rentas extraordinarias. Y determinar pues, cuáles son entonces los mecanismos para proveerles márgenes y competitividad a los primeros y ‘retenerles’ las rentas extraordinarias a los segundos.


Regulación, intervención, retenciones, compensaciones. Más 'Moreno'.


Lo destacable del caso es que quizá por primera vez en la Historia Argentina encontramos un Estado Nacional y un Banco Central con artilleria para resistir la pulseada cambiaria en curso.


Es notable que tantos profesionales de la indignación republicana, mingitadores habituales de agua bendita, pregoneros de la institucionalidad, vean como cosa tan natural y obvia el que los mercados hagan pomada frescamente la estabilidad de un país, tanto que el pretender eludir ese escenario les parece cosa de ‘soberbios que pretenden vengarse del mercado’, tanto que se relamen y agitan fantasmas con un inocultable placer casi libidinal.

_

7 refutaciones:

Andrés el Viejo dijo...

Un excelente resumen de las propuestas de los maxidevaluadores, sus intenciones y las consecuencias de sus recetas.
Sólo añadiría que no está probado por dichos maxidevaluadores que el tipo de cambio real esté hoy desfasado en relación con las monedas de los países con los que es mayor el volumen de intercambio comercial. Siempre agarran un período corto (por ejemplo, desde la última devaluación del real) y dejan en un piadoso olvido el período anterior (por ejemplo, la revaluación del real antes de la citada devaluación).
Saludos

Cresto dijo...

Estos son los momentos donde uno se alegra de que exista la CGT...

Che, que franqueza, en serio...

Un saludo.

El Contrera dijo...

Buenísimo post, felicitaciones.

Mariano T. dijo...

Te olvidaste de los sustituidores de importaciones, que fueron los más beneficiados en 2002-2007.

base de datos dijo...

Hola , como etas, queria felicitarte, pues tu pagina es excelente , me encantan los contenidos , digno de su publicacion ,si queres , entra en mi sitio , y dejame un comentario , y si te interesa , hacemos intrcambio de links , banners , cualquier cosa , avisame , te dejo mi email tvinternet08@gmail.com , te mando un abrazo .



El equipo de Marketing Mega Virtual

Anónimo dijo...

Regulación, intervención, retenciones, compensaciones. Más 'Moreno'.

Digo.... todo eso no dejo de ser efectivo hasta hace un tiempo? Como se asegura que algo que causo y causa problemas no los genere mañana cuando lo aplique en mayores dosis?

Yaya dijo...

Muy bueno el post. Le voy a afanar el argumento para una columna....