·

·

El mito del viento de cola

_
A ver si le suena. ¿Se acuerda del ‘veranito’, del ‘rebote’? De allí, los chantanoskis argentos que suelen poblar las columnas económicas de la patria mediática, pasaron al ‘viento de cola’.

Era mentira que crecíamos a tasas chinas por méritos propios. Se trataba del contexto internacional, favorable como nunca nos había tocado, el que impulsaba la actividad económica y el crecimiento.

Es decir, Néstor simplemente había surfeado en la olas de la benéfica coyuntura global. Y además, cualquiera podría haberlo hecho, y mejor. De algún modo, y como han dicho los representantes de las ptronales sojeras, el gobierno fue ‘parte del problema’. Sin ‘los kirsner’ de por medio quién sabe… tendríamos pleno empleo, tan plenísimo que hasta la Tía Pocha tendría laburo, en blanco, y con salarios altos en doláres. Hubiésemos crecido al quichicientos por ciento, pobreza negativa, y la inmigración de norteamericanos azotados por la crisis despertaría la xenofobia de nuestros Pasqualones y Muiños.

Transidos de pena, los representantes literario y periodísticos, podrán soñar qué feliz país hubiese sido aquél en el que hubieran ganado las elecciones López Murphy o Me#em.

Ahora bien, ¿es cierto? Decimos, lo del ‘viento de cola’ como impulsor, si no exclusivo, al menos más importante de la recuperación argentina, ¿es tan así?

Pues, por supuesto, hay una manera de saberlo.

Si así hubiese sido, ocurriría que las exportaciones hubieran sido el rubro de mayor crecimiento dentro de los componentes de Producto Nacional. Hubieran crecido más que el Consumo –público y privado-, y más todavía que la exangüe Inversión, ahuyentada de nuestras playas por el intervencionismo populista y estatizante.

Por el contrario, durante el modelo ‘market friendly’ de Me#em y los amigazos de la Alianza, al cual el contexto externo no acompañó, debiera haber sido al revés, el principal rubro impulsor del crecimiento debiera haber sido la Inversión, y/o el Consumo, quedando las Exportaciones en un humilde papel de reparto.

¿No debiera ser así?

¿Qué les parece si contrastamos estas afirmaciones con algún datito de la realidad?

¡Sí, vamos!




Pero vea, vea qué cosa!

Resulta que lo que más creció todo a lo largo del ciclo convertible fueron las exportaciones, sí ¡las expor-ta-cio-nes! Y resulta que el mayor impulso al crecimiento durante el actual ciclo populista-intervencionista fue… no señor, no fue el sector externo, sino la Inversión.

¿Paradoja o para joda?

Encima el crecimiento de las Expo post devaluación fue a la zaga del crecimiento del PIB, y tan sólo supera al crecimiento del Consumo Público.

¿Estamos crazy Macaya?

¿Y entonces? ¿Lo del viento de cola y el contexto externo? Desengáñese compadre: puro verso. Así: PURO VERSO.

Ahí van saltando varios comentaristas y contertulios… sí, nos atajamos. “¿Cómo? ¿Pero estamos metiendo el perro? ¡Estamos comparando el ciclo que acaba en 2001, cuando la depresión final de la convertibilidad ya era profunda e irreversible! Y del otro lado, el ciclo que comienza en 2002, cuando todos los componentes andaban por el piso, en especial la inversión… ¡Macanas! ¡Estos Datos Duros nos quieren engrupir! ¡Así no vale!”

Como aquí tratamos de no hacer ‘contabilidad creativa’, vamos a ver las otras alternativas.

Veamos entonces cómo se comparan el ciclo 1993/1998 -el apogeo de la convertibilidad- con 2002/2008, de modo tal que no ponemos truchamente un extremo depresivo.




Ahora sí, queda más que claro que estabamos… mintiendo? Pero ¡epa! Acá resulta también que lo que más había crecido al promediar el punto más alto del ciclo neoliberal fueron… ¡las exportaciones! El ‘viento de cola’, entonces, sopló en las espaldas de Me#em, y no de Néshtor.

No puede ser. ¡Acá sigue habiendo gato encerrado!

Pero claro, "estos Datos Duros me ponen la segunda serie comenzando en 2002, cuando la Inversión se había desplomado hasta alcanzar profundidades insondables. Así cualquiera".

Bueno, vamos, vamos, que podemos seguir arrimando el bochín. Veamos qué pasa cuando comparamos 1993/1998 versus 2003/2008, así descartamos un año tan pero tan malo como 2002, y evaluamos plenamente todos los desaguisados de ‘Neshtor’ y Cristina. Cinco años parejitos de cada lado. Mmm... ¿qué pasará?


¿Algo que decir?

Sí.

- Que el ciclo de crecimiento de la convertibilidad, durante los dorados años de Cavallo&Fernández (Roque) estuvo impulsado por el viento de cola de la Demanda Externa, que incrementó las exportaciones un 88,7 %, siendo el componente más dinámico y de mayor crecimiento relativo durante el período. Seguido por la Inversión, que creció 35 %, doce puntitos por arriba del PIB. Allá lejitos, el consumo.

- Que el ciclo de crecimiento populista y asqueroso de la dictadura totalitaria kk estuvo impulsado por la Inversión, la cual creció un notable 141,4 %, luego por el Consumo Privado -de esos inmundos negritos cooptados por el clientelismo- que picó un 49,4 %, y seguido por la brisa - que - sopla - de - atrás, es decir las Exportaciones, que lo hicieron un 45,3%, menos que el incremento registrado en el PIB durante el ciclo.

Entonces, ¿y el viento de cola? ¡¡¡Mitos griegos!!!
_

31 refutaciones:

Tincho dijo...

Siri su metodologia mea muy afuera del tarro. Si quiere ver cuanto aporta mas (estadistica o contablemente)al crecimiento pondere, porque puede haber un país con expo muuuuy chiquitas que por mas que crezcan un 500% pesan el 1% y por lo tanto no suman nada.

Después hay un montón de puntos que no se pueden medir. Hasta quien te dice que de no ser por la suba en los TDI podias crecer mas sin preocuparte por la BP.

Siri, yo no se cual fue el mix exacto. Pero el contexto fue bueno tanto en los "años dorados" de la convertibilidad como en los del modelo K. Hacer el contrafactico es muy jodido y no se soluciona con esos gráficos que ud pone.

El del 0.33% dijo...

Siri, creo que con el comment de Tincho está todo dicho.

¿¡¡Cómo vas a mirar crecimiento mirando lo que creció cada agregado en terminos porcentuales sin saber qué participación tiene en el total!!?

Datos blandos son estos Siri. Datos Gelatina lo llamaría.

Sirinivasa dijo...

Tincho, ahora ya no me queda tiempo para hacerlo, pero se lo prometo.

Igual Usted sabe que las cosas no cambian mucho. Ni las expo eran despreciables en 1993, ni la inversión lo era en 2003.

Saludos

Sirinivasa dijo...

Cortito y al pie.

Contribución al crecimiento del PIB

98-93
Cpr: 65,6%
Cpub: 6,39 %
I: 30,4%
X: 28,1%

08-03
Cpr: 64,7 %
Cpub: 8,6 %
I: 40,4 %
X: 12,41 %

Sigo buscando el viento de cola!!!

Sirinivasa dijo...

0,33% Si fuera verdad lo del viento de cola, realmente debería haber sido prodigioso nuestro salto exportador. No lo fue.

Tincho dijo...

Ahi me gusta mas, pero falta normalizar por numero de años si es que no lo hizo.

Por ultimo, repito lo que dije en mi coment

"Siri, yo no se cual fue el mix exacto. Pero el contexto fue bueno tanto en los "años dorados" de la convertibilidad como en los del modelo K. Hacer el contrafactico es muy jodido y no se soluciona con esos gráficos que ud pone."

y agrego, ni con los datos esos.

Tincho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tincho dijo...

Perdon los años estan bien.

El del 0.33% dijo...

Siri, aunque me pongas la participación seguimos teniendo problemas, porque no es posible saber qué % del consumo y de la inversión fueron mérito de las exportaciones.

Supongo que los del campo viendo que los precios internacionales favorecían, invirtieron y consumieron.

No es tan sencillo explicar el viento de cola, ni tampoco refutarlo. Igual el intento fue bueno....

saludos

Esteban dijo...

1) Me interesaria saber porque 1991-1992 fue impunemente excluido de esta serie, siendo que fueron 2 años de alto crecimiento, tanto en PBI como en consumo e inversion. Menem asumio en 1993 acaso?
De hecho, creo que el auge de la convertibilidad estuvo en el 1990-1994 y no en 1993-1998 (nos olvidamos del Tequila?).

2) Pueden compararse los niveles de inversion en energia, telecomunicaciones e infraestructura de los 90 con los de ahora?
Digo, porque dentro de la bolsa de gatos que significa "nivel de inversion" entran cosas como la construccion, turismo, etc, que todo muy lindo, pero como que falta, no?

3) Si el viento de cola no existe, porque ahora estamos rececion?
O no existe cuando crecemos y empieza a existir, cuando las papas queman?

Chiclana dijo...

Siri: tira un prueba y error para ver que dicen sus colegas?
Si es así no debería hacer afirmaciones tan contudentes!

Lic. Baleno dijo...

La covertibilidad comenzo el 1 de abril de 1991 de modo que es dificil evaluarla en 1990.
Menem goberno desde el 8 de julio de 1989 hasta el 1 de abril de 1991 (22 meses!) con inflacion.
Solo el recuerdo de la hiper anterior lo mantuvo en pie.
Hasta que decidio inclinarse.

Mariano dijo...

Sirinivasa:
disiento con los demás comentaristas. Y le explico por qué.
Por más observaciones metodológicas que se le pueda hacer a su trabajo, la verdad es que quienes están en la obligación de demostrar que el "viento de cola" fue decisivo en el crecimiento de los últimos años son justamente los que sostienen esta tesis. Usted muestra unos datos y un esbozo de análisis de los mismos que ponen a prueba la teoría del viento de cola. Entonces, a quienes sostienen dicha teoría no les alcanza para demostrar su veracidad, con sólo relativizar una de sus observaciones.

Una cosita sobre la referencia que hace el del 0,33% al efecto multiplicador de los altos precios de los granos sobre el consumo y la inversión interna. Estos últimos dos conceptos dependen invariablemente de la macro. Si las tasas de interés en dólares son altas el consumo y la inversión lo dejamos para después, y la reinversión de utilidades por parte de los exportadores se limita a su mínima expresión. Reconozcan un mérito, uno solo. Nadie tiene por qué acertar siempre. Si la realidad se choca con el constructo teórico, entonces revisemos el constructo teórico.
Saludos

Abel B. dijo...

Estimado:
Sobre el tema del "viento de cola", un argumento que me parece incontestable es la excelente perfomance de TODAS las economías iberoamericanas (para que no me metan Haití o una isla anglo del Caribe) del menemizado Perú o el aburrido Chile a la bolivariana Venezuela. durante los años de altos precios de las commodities.
Es cierto que la influencia de los altos precios de las exportaciones (y los correspondientes ingresos fiscales) en la inversión y el consumo no se ha estudiado con detalle. Pero no es razón para ignorar su impacto.
En mi opinion, es tambien cierto que, aún con "viento de cola", el manejo de la economía por NK, durante y después de Lavagna, ha sido prudente y, en general, positivo para la distribución del ingreso (comparado con los chantanosky de turno, no con el ideal inalcanzable). Pero no me parece que se pueda ignorar este factor.
Si no fuera así, como dice otro comentarista, por qué los números ya no dan tan bien?
Saludos

chacall dijo...

estaba por hacer un comentario basado en la contribución al pib que hace cada uno de los rubros, pero no entiendo los datos que puso siri en sus comentarios... porque me llamó la atención que el consumo privado en los dos períodos contribuyen el 65% pero con el resto de los rubros suman más de 100? Alguien me lo puede explicar...

saludos!

sa

Anónimo dijo...

Les pego un post que dice lo contrario a este http://econserialcronico.blogspot.com/2008/09/el-tigre-argentino.html yo no entiendo de economía, pero me suena más lo del economista aerial, no se, quizás me volví liberal.
saludos

Andrés el Viejo dijo...

Hay varias cuestiones en danza. Se señala bien que el crecimiento fuerte (más en algunos países y menos en otros, pero fuerte en toda Latinoamérica) demuestra que hubo un contexto internacional favorable.
Pero no se puede ignorar el vigor de la argumentación de Sirinivasa: efectivamente, el mayor crecimiento de las exportaciones y menor de la inversión en los años malditos con respecto a los años K indica que la influencia de ese contexto favorable no tiene la exclusividad del crecimiento que se le asigna. Ese contexto favorable (que existió en los dos períodos comparados) se aprovechó de diferente manera en un caso y en el otro. Con notoria ventaja para el período 2002-2008.
Algunas objeciones: hubo un tequila (1995). Es verdad, pero también lo es que la combinación de apertura al capital financiero internacional, deudadicción, tipo de cambio fijo y apertura comercial hicieron en aquellos años a la Argentina extremadamente susceptible de sufrir los impactos externos, así fueran de economías lejanas y con poco contacto. El "aislamiento del mundo", la ausencia de "buen clima de negocios" y la "inseguridad jurídica" fueron mucho más eficientes para proteger a la economía nacional de tales impactos externos.
Comparemos: en diciembre de 1994 la devaluación mexicana (en una nación de segundo orden y no uno de nuestros principales socios comericales) inició un período de crisis en ese país; antes de pasar dos meses la Argentina entró en recesión. En julio de 2007 comenzó la crisis financiera en los Estados Unidos (la primera economía del mundo). A pesar de que en el interín hubo en nuestro país un conflicto interno de cuatro meses y muy dañino para la producción y la exportación, los efectos sobre la economía argentina tardaron un año y medio en manifestarse, con el añadido de que aún son mucho más suaves que los de los países centrales.
Esteban apela a un argumento de escasísimo espesor. Dice:
"Si el viento de cola no existe, porque ahora estamos rececion?
O no existe cuando crecemos y empieza a existir, cuando las papas queman?" El buen hombre confunde la existencia o no del viento de cola en el pasado inmediato con el verdadero huracán que es la crisis mundial actual. Esto ya no es viento de cola ni de frente, esto es un tornado que destroza todo a su paso. Bastante barata la estamos sacando si nos fijamos en los devastadores efectos que tiene en el resto del mundo. ¿Alguien le puede explicar a Esteban que esta crisis ya es la más grave de la historia del capitalismo mundial, después de la de 1929 y que, como todavía está en desarrollo, puede perfectamente desplazar aquella famosa depresión del primer lugar en el podio?
Saludos

Esteban dijo...

Alguien le puede explicar a Andres, que el contexto internacional positivo que se vivio en el mundo entre mediados del 2002 a fines del 2007, fue uno de los mas positivos en los ultimos 30 años?
Tampoco podemos olvidar para entender el crecimiento argentino, que veniamos de 4 años de recesion.
El modelo K (y de Duhalde/Lavagna, no olvidar), guste o no guste, no tiene absolutamente nada de original y revolucionario en este pais, sin embargo, cuesta encontrar periodos de tan alto crecimiento consecutivo.
A que se debe esto entonces?
Magia kirchnerista?

Sin embargo para algunos, explicar el crecimiento argentino producto del "viento de cola" es un "mito griego".

Pongamos la soja a 250. Donde estaria el superavit fiscal? Y el aumento de las reservas? Si la inversion extranjera en este periodo fue bastante exigua en comparacion con los 90, de donde saldria la guita para sostener el nivel de inversion en la era K?
Podria el gobierno haber puesto toda la guita que puso en subsidios para fomentar el consumo?

El del 0.33% dijo...

Mariano, bajas tasas de interés en dolares son el paso previo a una inflación de commodities.

Con lo cual, es raro ver un viento de cola (TDI favorables) con tasas altas de interés.

Saludos,

Mariano dijo...

El del 0,33%:
esa es la descripción de la situación externa. A eso se puede responder con las herramientas monetarias y cambiarias de distinta forma. En el tipo de respuesta que se da con esas herramientas está el motivo de que la inversión sea más o menos alta, el consumo privado sea mayor o menor. Hablaba de tasas de interés en dólares altas, en comparación a la tasa nominal en pesos y el movimiento del tipo de cambio. En ese aspecto, el modelo K fue opuesto al de la convertibilidad, y ahí, tal vez, radique una de las explicaciones de que el contexto internacional favorable haya redundado en crecimiento del 8-9% anual durante tantos años consecutivos.
Espero, ahora sí, haber sido más claro.
Saludos

Rodrigo dijo...

No va a encontrar nunca las pruebas que busca, porque no existen.

Argentina es una economía pequeña y, además, poco desarrollada. Mientras tenga estas características, el contexto externo va a ser decisivo, más allá de las bondades o defectos de la política económica que se aplique a nivel local.

La "interna" que pelean los economistas locales a menudo los hace ver el árbol y no el bosque.

Elemaco dijo...

Estimadisimo, un (no tan breve) comentario a este post subí recién en mi blog.

Un abrazo

Avallay dijo...

Lo que dijeron otros. Podrán discutir los economistas pormenores, lo que es falso es que 6 años de gobierno se mantienen con viento de cola

Sirinivasa dijo...

Para los que gusten, le fuí a responder a Elemaco a su blog.

sinclair dijo...

Estimados:
Coincido 100% con siri, y me divierte mucho ver a la blogósfera anti-peronista intentar inventar datos y manipularlos brutalmente hasta que digan algo que no pueden decir.
SEÑORES JAMÁS HUBO VIENTO DE COLA.
Pero como no me gustan las charlas de café. Veamos los datos.
Primero empezemos con una trabajo de investigación.
En el gráfico 2 del paper que pueden encontrar en la siguiente dirección:

http://www.aaep.org.ar/anales/works/works2007/bastourre.pdf

se observa claramente que el precio real promedio de las commodities entre 2003 y 2006 (ùltimo año hasta el que llega el paper) con inferior al de la convertibilidad y muy inferior al de los últimos años del gobierno de alfonsión.
Estos datos probablemente sean imperfectos y no capten completamente el concepto de "terminos del intercambio". Pues bien veamos entonces la serie términos del intercambio de la CEPAL. La pueden bajar ustedes mismos de:

http://websie.eclac.cl/sisgen/ConsultaIntegrada.asp?idAplicacion=6&idTema=119&idIndicador=883&idioma=e

¿Qué puede observarse?
Básicamente dos resultados muy interesantes:
1.- Que los términos del intercambio promedio del nuevo modelo de desarrollo (2003-2008) son sólo un 3% superiores a los de la Convertibilidad. Sí sólo 3%.
2.- Que de todos los países de América Latina, Argentina es uno de los que menos se han beneficiado del aumento de los términos del intercambio. Entre 2003 y 2008, esta variable creció un 16% en Argentina, un 21% en Brasil, un 57% en Chile y un 47% en Colombia (entre muchos otros ejemplos que ustedes mismos pueden chequear).

COSA NOTABLE:
A) Argentina tuvo el mismo viento de cola que en la Convertibilida y nada de financiamiento y aún así creción entre 4 y 6 veces más.
B) Argentina tuvo menos viento de cola que todos los países de América Latina y creció muchísimo más que todos ellos. Casí más que todos los que les mencioné juntos.

EL VIENTO DE COLA NO SOLO ES UN VERSO ES UNA CHANTADA ACADÉMICA.

Para decirlo más técnicamente en los términos del modelo de Baha de 2 brechas y del paper de Barbosa-Filho sobre restricciones al crecimiento:

Los mejores términos del intercambio sólo han servido para flexibilizar la restricción externa, permitiendo que el país crezca más rápido sin generar problemas de divisas pero no impulsaron el crecimiento ni la generación de empleo. Para ello era necesario reactivar la demanda agregada por medio el gasto público que, entre 2003 y 2008 (consolidado) aumentó un 300% (especialmente en salud, educación -ambos récords históricos del PBI-, y obra pública en vivienda, agua y cloaca). FUE ESO LO QUE LUEGO INCENTIVO A LA INVERSIÓN Y, ENTRE AMBOS AUMENTARON LA DEMANDA, EL CRECIMIENTO Y EL EMPLEO. PERO:
¿Cómo hizo el Estado para gastar más sin generar déficit fiscal, emisión monetaria, inflación y corridas cambiarias?
SIN MAGIA... CON MUCHO CORAJE.
Reestructuró la deuda, aumento los impuestos a los ricos (básicamente retenciones y recaudación de ganancias) y con ello obtuvo los recursos necesarios para triplicar el gasto público sin déficit fiscal.
ALLI ESTÁ LA MAGIA DEL MODELO, NO MIENTAN MÁS CON EL VIENTO DE COLA.

FELICITACIONES SIRI
SINCLAIR

MONA dijo...

Es así: el "viento de cola" es un argumento sin sustento que usa la oposición para restarle valor a lo realizado del 2003 a la fecha. Tal vez yo no esntienda tanto los datos macroeconómicos, pero me da placer leer esas columnas y compararlas. Anoche estuvo en la TV Carlos Heller, que le rebatió a Perez Murphi, justamente esa teoría: la del viento de cola, la de años favorables, la del dólar alto... Y comparó a los gechos políticos actuales con las promesas de campaña del Bulldog: achicamiento del Estado, privatizaciones, pérdida de 40.000 puestos de empleo en el Estado... y otras lindezas.
Entonces, ya no me interesan tanto los datos y porcentajes, sino que me doy por satisfecha porque sé que crecemos, y que la opción a este gobierno es pésima. No creo que si ganara las elecciones ese Perez Murphi, u otro de los que son hoy opositores, pudieran gobernar este bendito País, con la eficacia de la actual conducci´çon, que, con errores y todo, es por lejos el mejor gobierno de los últimos 50 y pico de años.
Saludos

Yaya dijo...

Bien Siri. Aplausos para Mona!
Me poregunto porqué cuando alguien decide asumir la defensa de un modelo de desarrollo (intelectual orgánico, alla Gramsci)se lo descalifica. Los que descalifican son tan funcionales a un proyecto como aquellos que defendemos el actual modelo, lo único es que se revisten de técnicos. Yo nunca hice política, siempre fuí peronista!!!

Anónimo dijo...

Contundente, Sirinivasa!!!
Saludos,
Velete

Anónimo dijo...

excelente blog, y los comentarios que intentan refutar sirven muchisimo para salir de este blog y empezar a investigar por todos lados, buscar datos y elaborar analisis.

Soy estudiante universitario, y la verdad que blogs como este donde se exponen datos y se maneja un lenguaje tecnico, enriquecen miles de otros blogs.

SIGA ASI SIRINIVASA. SIGA ASI QUE LO SUYO REPERCUTE PARA BIEN.

Anónimo dijo...

Siri: Fijate el crecimiento de Brasil, de Paraguay, de Bolivia, de Chile, de Kenia etc etc etc y fijate si es viento de cola o no.
Sdos.Samid. Igual pensar es interesante

Anónimo dijo...

Mona:

¿no sera,

Lopez Murphy?