·

·

La montaña rusa de los precios internacionales: ¿buscando un piso?

_
Hacia fines del año pasado le dedicamos un ratito al tema. Volvemos ahora nuevamente, medio rapidito. Se trata del Indice de Precios de la Materias Primas (IPMP) que elabora el Banco Central. El mismo ponera los principales rubros commoditizados que exporta la argentina (maíz, trigo, yuyito y sus derivados, carne, petróleo, aceros, aluminios y cobre), y constituye un buen indicador sintético sobre lo que acontece por el lado de los potenciales ingresos por exportaciones.

El indicador comenzó una escalada vertiginosas a principios de 2007, alcanzó sus valores máximos -"exhuberantemente irracionales" parafraseando a Alan Greenspan- a mediados del año pasado. De allí, y al compás del colapso financieril global se vino abajo como por una montaña rusa.

A partir de allí, emocionados opinólogos y analistas, entrevían inevitables dificultades para el Estado Nacional para hacer frente a las erogaciones de la deuda nominada en dólares: caída de los precios, caída de los volúmenes exportados, caída del monto de las exportaciones, achicamiento o desaparición del saldo positivo que caracterizaron a estos años de creciemiento, y a partir de allí menor flujo de de dólares.

Aún cuando la recaudación -en pesos- del Estado Nacional alcanzara para honrar los pagos de intereses y capital, la cuestión era disponer de los dólares para cubrir el segmento correspondiente a la deuda en moneda extranjera. Si el flujo de dólares se seca, la posibilidad de emitir deuda nueva en dólares en los mercados internacionales está vedada -por la crisis y la 'falta de confianza' en la administración nacional- y puesto que la argentina fabrica muchas cosas pero no dólares, las alternativas parecían sombrías.

Este es más o menos, el relato a partir del cual se vaticinaba un inminente, o cuanto menos inevitable, nuevo default.

Y por tanto la importancia de la dinámica del comercio exterior, tanto en lo que respecta a volúmenes como en cuanto a sus precios.

Veamos, entonces qué viene pasando con el IPMP.


Y desagregado
Desde el exhuberante máximo alcanzado en Junio del año pasado, el indice se cayó un 47,1 % registrado en Diciembre del mismo año. A partir de entonces, rebotó un 11,5 % hacia arriba en Enero de 2009, y cayó levemente en Febrero, pero sosteniéndose aún por sobre el subsuelo de Diciembre. Nada puede augurarse con certeza hacia adelante; sí, lo único, que pareciera haber encontrado el piso. Cuánto y cuándo puede recuperarse, sabrá Dios. Lo que sí es interesante observar, es que aún cuando el indicador se vino barranca abajo, se encuentra en valores superiores a los promedios de años pasados. Esto lo vemos en esa línea finita y horizontal que recorre el gráfico y representa el valor del IPMP de Febrero, y cómo se encuentra, salvo para 2007 y 2008, por encima de todos los promedios anuales de la serie. Veámoslo en números.


Vemos, entonces que el último valor registrado del IPMP, de Febrero, si bien cayó un 34,7 % respecto al promedio de los picos exhuberantes del año pasado, y se encuentra 9 % debajo del promedio de 2007, se sostiene todavía muy, muy por arriba de los valores históricos del resto de los años que registra la serie.

Algo de esto se estaría reflejando en las últimas cifras conocidas del comercio exterior. En el Gráfico que sigue vemos la variación porcentual de las expo e impo respecto al mismo mes del año anterior.



Tenemos a la vista cómo la retracción en la dinámica de las exportaciones, desencadenada a partir del colapso sub-prime, fue acompañada también en la caída de las impo. Y el punto a destacar lo que aparece como punto de inflexión en Febrero. Allí apreciamos el rebote que se da en el ritmo de caída de las expo. Esto es, continúan en descenso respecto a los valores registrados en Febrero y Enero del año pasado (donde se iban haciendo sentir con toda fuerza los efectos de las burbujas de commodities, vistas en el primer gráfico), pero comienzan a andar en un valle. El dato es que el Saldo de la Balanza Comercial (diferencia entre expo e impo), continúa en valores positivos, y el acumulado de los dos primeros meses del año es tan sólo un 3,9 % menor al acumulado de Enero Febrero de 2008 (y el saldo positivo de Febrero fue 26,8 % mayor al de Febrero del año pasado!).

Pues entonces, todo indica que el vaticinio tenebroso de los agoreros, es decir, que el saldo positivo externo se esfumaría, claramente parece desmentido. La caída de las importaciones, reflejo de la desaceleración en la ectividad económica interna, acompañó el descenso observado de las exportaciones.




Conclusiones (provisorias):

- el desinfle de las burbujas de precios de las commoditites que exporta la Argentina, pareciera haber encontrado un piso

- el impacto en el balance comercial ha sido parejo tanto en exportaciones como en importaciones

- el saldo positivo del balance comercial se sostiene

- todo ello pese al boycott de comercialización en se encuentran empeñadas las patronales sojeras

_

9 refutaciones:

Ulschmidt dijo...

La caída de precios mundiales se morigeró por la pobre producción sudamericana, en especial la argentina, y eso se verá ahora porque la cosecha gruesa - que es el quid de la cuestión - recién se está levantando. Un 70 % del volúmen a un 80 % del precio año pasado da un 60% de divisas.... y eso con suerte.

Andrés el Viejo dijo...

La comparación con el año pasado no es pertinente en ningún sentido. En primer lugar, el auge de precios de commodities no respondió a una realidad de producción o de consumo, sino al desplazamiento de capital financiero especulativo ahuyentado por el comienzo de la crisis en EE.UU. Ese movimiento alcista era efímero y no podía ser otra cosa. Toda comparación de precios debe remitirse a los niveles anteriores a ese desplazamiento de capitales de corta duración. Lo único que justifica usar como parámetro el año pasado (en rigor, algunos meses del año pasado) es la nostalgia de la codicia que despertó el movimiento alcista, un espejismo al que los empresarios agrícolas no quieren renunciar pese a lo que les dice la dura realidad.
En segundo lugar, el año pasado fue excepcional por la presencia de medidas de acción directa y violenta por parte de un sector empresario, que perturbaron todo el funcionamiento del mercado de bienes agrícolas y de sus exportaciones.
Es verdad que tropiezos en la producción (no sólo en la Argentina, para decir la verdad) han restringido la oferta. Pero también lo es que las commodities agrícolas han mostrado un resistencia a la baja superior a la del petróleo (que tampoco se "derrumbó" tanto, si prescindimos de la histeria empresarial y periodística que jamás pone un ojo en el largo plazo).
Saludos

Anónimo dijo...

Estimados "economistas" el saldo positivo de la balanza comercial no es más que el reflejo de la salida de capitales del pais. ¿Les parece eso un logro?

Sirinivasa dijo...

Anónimo: así lo dicen los libros de texto, y la definición del balance de pagos, por supuesto. Y?

Entonces hay que ser deficitarios? La Argentina no tiene un buen historial al respecto. Ese fue el modelo de los noventa: dolar baratito, abramos las fronteras con generosidad sin par en el mundo, hagamos pomada la industria (y el empleo); consecuencia: crónico y estructural déficit comercial. Y hay dos maneras de financiar eso, con ingreso de capital, y con endeudamiento. La Argentina aplicó ambas, finalmente terminó descansando en el endeudamiento. El resultado de eso ya lo vivimos, no se puede vivir para siempre de prestasdo, má aún cuando los pilares de ese modelo nos llevaban a profundizar esa debilidad y no a revertirla (salvo en momentos recesivos).

Uls: Andrés creo que le resondió por mí más que adecuadamente.

Saludos

Sirinivasa dijo...

N detallecito más, la contraparte del superávit comercial de todo el período post convertible fue la acumulación de reservas en manos del Banco Central, sí claro activos extranjeros según la definición de manual, 'financiamos' al resto del mundo.

Anónimo dijo...

Me queda la imagen de nuestra oposición cipaya, eunuca e histérica diciendo:
" ¡Y ahora!
¿Quién podrá ayudarnos? "

Ya que Ud. no tuvo problemas en recibir puteadas permitame recordar al alfonsinista Brodersohn (el Graiver de la coordinadora) como a uno de los integrantes del coro defalteador.

¿Le parece que aplica para la campaña que el gobierno haga post bien claros y didáctidocs de los pronósticos de estos muchachos del 2002 hasta hoy?

Un saludo.

Sirinivasa dijo...

Ay, último Anónimo... qué desafío!!! No sé si preferiría tomar uno de esos cuhcarones de aceite de ricino con que nuestras abuelas martirizaban a nuestros padres... Usté se anima a hacer algún aporte!? Jé, para devolver la pelota ;P

Sirinivasa dijo...

Brodeersohn el 'Graiver de la coordinadora'... se me pasó. Es muy bueno!!! Será por eso que el hombre no se sube a los aviones?

Anónimo dijo...

Bien, sigamos financiando al mundo, asi el mundo progresa y nosotros nos estancamos. Sigamos por ejemplo ampliando la Avda General Paz con el aumento de peajes y los subtes de Buenos Aires con el ABL. Renunciemos al tren bala, total la inversión para nosotros es asfaltar la 197 en Jose C Paz para que nos voten.