·

·

¡Hay modelo!

_
Nos encontramos en la edición papel (no disponible en digital) de El Economista con esta densa y concisa nota sobre el 'modelo'. Lea bien, 'tipos de cambio múltiples', jejé, y nadie se dio cuenta! Ahí va.

***

En los últimos años se ha articulado un conjunto de medidas que conforman una estrategia definida

¿Hay un modelo en la Argentina? Sí, hay modelo

Esteban Kiper - Economista de UEPPE, PROFOPE y AEDA

A contramano de la visión hegemónica, que ha tendido a atribuir el éxito económico en materia de crecimiento, generación de empleo, sustentabilidad externa y equidad en el período de pos-convertibilidad a factores exógenos –viento de cola- y, que al mismo tiempo ha negado la existencia de un modelo macroeconómico consistente atribuyendo las medidas adoptadas a cuestiones meramente pragmáticas o coyunturales, aquí sostendremos que en estos años se ha ido articulando un entramado de medidas, si bien incompleto y perfectible, coherente. Y que dicha coherencia es la que ha permitido alcanzar los importantes logros observados.

El sostenimiento de un tipo de cambio real competitivo y estable (apoyado en un esquema de intervención del gobierno en los mercados cambiarios, la esterilización y la reducción de la volatilidad mediante el control a los flujos de capitales) permitió, mediante la reconstitución de las condiciones de oferta de los sectores transables, revertir de forma persistente el saldo comercial deficitario característico de la convertibilidad. El superávit comercial estructural, sumado a los efectos de la reestructuración de la deuda y la estrategia de desendeudamiento sobre el pago de intereses, resultó en sostenidos superávits de cuenta corriente que permitieron acumular reservas relajando la restricción externa, alejando fantasmas de posibles crisis cambiarias y dando vía libre a un crecimiento rápido sin crisis de balance de pagos por primera vez en décadas.

Luego, la conjunción de una política fiscal prudente, una estructura tributaria mucho más progresiva y eficiente (basada en la apropiación de rentas extraordinarias por parte del estado), una estrategia agresiva de desendeudamiento del sector público y la nacionalización de las AFJP, dieron espacio para una fuerte expansión del gasto público que aportó la inyección demanda agregada necesaria para garantizar que las mejores condiciones de oferta fueran aprovechadas; sin por ello incurrir en el endeudamiento o la monetización del déficit. El impulso del gasto público sobre la demanda agregada fue fundamental para poner en movimiento el espiral virtuoso del crecimiento, el aumento del empleo, el consumo, y la inversión (que alcanzó tasas record para las últimas 3 décadas).

Finalmente, el apoyo al desarrollo de las negociaciones colectivas, el aumento del salario mínimo vital y móvil (pasó de $250 a $1240), el aumento y la mayor cobertura de las jubilaciones (se jubilaron cerca de 1.800.000 pasivos y aumentó la mínima más de 5 veces), la re-regulación de los servicios públicos privatizados (manejo tarifario), y la regulación de sectores clave por medio de retenciones, compensaciones y acuerdos de precios, permitieron conciliar el incremento de la rentabilidad industrial y la sustentabilidad externa con un progresivo aumento del salario real y los ingresos de los sectores populares. Las retenciones redujeron el impacto inflacionario del “dólar caro” sobre los productos transables. Al mismo tiempo proveyeron los recursos necesarios para reducir a través de las compensaciones los costos de producción (y por ende los precios) de bienes y servicios de primera necesidad (alimentos, transporte y energía). Esto ha determinado un esquema de facto de tipos de cambios efectivos múltiples a nivel sectorial, que permitieron superar la dicotomía entre el atraso cambiario con salarios reales elevados pero alto desempleo, y los modelos export-led con bajo desempleo pero salarios reales muy deprimidos.

Los resultados alcanzados como consecuencia de la implementación de este modelo son conocidos: record de crecimiento económico, creación de empleo, inversión, exportaciones, obtención de superávits externos y fiscales, acumulación de reservas y estabilidad cambiaria; y fuerte reducción del desempleo, la pobreza y la indigencia (con deudas importantes aún en estos aspectos), y mejora de la progresividad tributaria. A estos logros se debe sumar la fortaleza que viene mostrando la economía argentina frente a la peor crisis del capitalismo en los últimos 70 años. Con fuertes salidas de capitales y una brusca caída de las exportaciones y los términos de intercambio, el Banco Central no ha tenido problemas para administrar el tipo de cambio, el nivel de actividad se resintió pero no se han destruido una cantidad significativa de empleos y el salario real no cayó, y la recaudación se vio afectada pero aún así el gasto sigue creciendo sin incurrir en déficits fiscales.

Si bien se pueden señalar deficiencias en la implantación del modelo (como la insuficiencia de los programas de apoyo a los últimos deciles de la distribución del ingreso, o los diversos problemas en la gestión de los controles de precios y subsidios), así como algunas ausencias (tales como la inexistencia de un programa de desarrollo industrial articulado complementario de la estrategia macroeconómica, o la intangibilidad de la renta minera), queda claro a la luz de la experiencia histórica y a la sombra de los modelos que se presentan como alternativa, que el camino a recorrer para alzcanzar el horizonte de una Argentina socialmente justa pasa por consolidar y profundizar lo hecho en estos años.


6 refutaciones:

Mendieta dijo...

Esteban Kiper? Me suena, me suena...

el klamar dijo...

Quisiera agregar algo, a riesgo de aparecer más kirchnerista que Kirchner.
Las deficiencias que se señalan en el último párrafo, que comparto, no sé cuánto se deben a falta de decisión y/o voluntad como a falencias de las estructuras burocráticas del Estado que impiden, por ejemplo, le implementación de un dispositivo eficiente de control de precios. Por otro lado, no se puede negar que el cuerpo jurídico-normativo en el cual se tiene que amparar el Estado para hacer política económica está moldeado por las reformas liberales de la Dictadura y Menem.
Y aquí concedo que las gestiones kirchneristas podrían haber hecho mayores esfuerzos en reconstruir al Estado, pero no se puede hacer esa crítica si no tenemos en cuenta el contexto político-administrativo del inicio de la gestión.
Esas debilidades son las que hacen, a mi entender, que las medidas de política económica aplicadas por Kirchner tengan mayor valor o, mejor dicho, hablan de las cualidades y aptitudes políticas de Kirchner.
Saludos

luzbelita dijo...

ice que el diario "faltó a la verdad" en una nota
Gobierno de EE.UU desmintió a Clarín y le envió una nota a Kirschbaum
Nota a Clarin

20:00 (12 Jun)- El Departamento de Estado de los Estados Unidos emitió hoy un comunicado donde expresa su "objeción en los términos más duros posibles", una nota publicada por el diario Clarín en la que Marcelo Bonelli afirma que la Argentina "no estaba en la agenda" de los Estados Unidos "por la posición de su Gobierno". Según la nota oficial del gobierno norteamericano, "las citas textuales atribuidas son absolutamente falsas y fueron publicadas sin estar basadas en la verdad" LEER NOTA OFICIAL

Los firmantes de la declaración son el subsecretario de Estado adjunto principal de Asuntos del Hemisferio Occidental, Craig Kelly y el director para Asuntos del Hemisferio Occidental, Milton Drucker -ambos del Departamento de Estado-, quienes sostienen que "nos sentimos defraudados ante el hecho de que no hubo ningún intento de contactar a los participantes de Estados Unidos para confirmar las citas atribuidas a ellos. Esperamos que esta práctica sea corregida en el futuro".



El documento completo, describe textualmente lo siguiente:

"Escribimos para expresar nuestra objeción, en los términos más duros posibles, a la nota "El gobierno busca el apoyo del Tesoro Norteamericano", que apareció el 12 de junio en la edición de Clarín. Las citas textuales atribuidas son absolutamente falsas y fueron publicadas sin estar basadas en la verdad.

Estamos totalmente en desacuerdo con la malinterpretación de nuestra conversación con representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA). De hecho, valoramos enormemente la fuerte relación que tenemos con el Gobierno de Argentina, el que está basado en objetivos compartidos, valores e intereses comunes.

Nuestras dos naciones desarrollaron una relación positiva y productiva construida sobre nuestro compromiso compartido por los valores de la democracia y derechos humanos. Nuestras relaciones cubren un vasto ámbito de áreas de mutuo beneficio, incluyendo seguridad regional, contra terrorismo, interdicción de drogas, no proliferación y misiones para el mantenimiento de la paz de Naciones Unidas.

Hemos reiterado públicamente, nuestro deseo de mantener y de fortalecer esas relaciones, y de aumentar la cooperación en áreas de educación, energía renovables, y ciencia y tecnología. Nuestro compromiso de hacerlo, es manifestado en nuestro diálogo de alto rango, el cual resultó en cuatro acuerdos bilaterales y nuestro continua cooperación en tales foros multilaterales como Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y el G20. Nuestro encuentro con la UIA, a su pedido, proveniente de nuestro deseo de buscar lazos más fuertes con la comunidad de negocios de la Argentina.

De hecho, nosotros planeamos viajar a la Argentina en los próximos meses para continuar estas discusiones con el gobierno y el sector privado, las cuales apuntan a fomentar oportunidades para compañías argentinas y estadounidenses, en el medio de la crisis económica global. Nuestro deseo de desarrollar lazos más cercanos con el sector privado argentino y las organizaciones civiles, es un natural complemento de las acciones que venimos tomando para reforzar y expandir nuestra relación existente y fuerte con el Gobierno de Argentina.

Tenemos una relación de largo tiempo con Clarín, un periódico de gran reputación y bien establecido, y nos sentimos defraudados ante el hecho de que no hubo ningún intento de contactar a los participantes de Estados Unidos para confirmar las citas atribuidas a ellos. Esperamos que esta práctica sea corregida en el futuro".

Bob Row dijo...

Roberto Gargarella publicó una nota en los Trabajos Prácticos "demostrando" que el kirchnerismo es un conservadurismo.
Le contesté en un mail que con esa lógica no habría problema en que gobierne Macri (además de que hay muchas decisiones que lo desmienten).

Pero lo fundamental es el rescate del Estado y que sin el desendeudamiento y el superávit acumulado ya habríamos sido víctimas de otra hiperinflación inducida. Si el día de mañana un gobierno con respaldo popular encarase la distribución mediante una reforma fiscal deberá reconocerle a este que dejó asentadas las bases del Estado para hacerlo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

totalmente bob row.

compañerisimo sirinivasa, donde consigo esa hoja que publicaste del plan quinquenal. es un libro?

es hermoso eso, es organizacion peronista.

marcos. rosario

Sirinivasa dijo...

Marcos: la hojita esa está escaneada directamente de un librito que tengo en casa... jé! Por ahora totalmente original. Creo que si la abre clickeando sobre la imagen la tiene en definicion bastante buena.

Klamar: that is the point!