·

·

Focalización, universalización y la geografía de la pobreza y el empleo

_
La nota anterior, bajo el título ‘Hay que focalizar’, consistía sólo en un gráfico, el que sigue:

Lo que ilustra el gráfico, y a partir del cual dejábamos en el aire la sugerencia, es la enorme dispersión geográfica de la incidencia de la pobreza por ingresos, y por tanto un elemento sustantivo a tener en cuenta cuando se abordan livianamente contrapuntos como el de ‘Focalización vs. Universalización’.


Precisando, cuando se formulan propuestas diversas que pretenden combatir (atenuar, mitigar) el fenómeno de la pobreza, se suele caer fácilmente en una mirada que se abstrae, precisamente, de esta heterogeneidad territorial que asume el fenómeno de la pobreza por ingresos, y que omite ahondar en los diversos condicionantes -o factores asociados- de la misma según del territorio de que se trate.


Veamos ahora, el mismo ranking, como el ilustrado al comienzo, pero tomando como variable la tasa de desempleo:



Lo primero que podemos apreciar es que aquellos aglomerados urbanos donde mayor incidencia tiene el desempleo, no son los mismos donde mayor es la población bajo la línea de pobreza. Encontramos alto desempleo con pobreza menor a la media nacional y viceversa.


Superponiendo ambos indicadores, y ordenando según la incidencia de la pobreza, nos encontramos -más legiblemente, son lo siguiente:



En donde se hace mucho más visible este paradojal contraste. Por ejemplo, Resistencia-Chaco, que es el lugar de la Argentina (de los relevados por la Encuesta Permanente de Hogares) donde mayor proporción de la población se encuentra bajo la línea de pobreza, es asimismo, el sexto aglomerado con menor desempleo.


¿Cómo se conjugan estos contrastes? ¿Cómo nos explicamos que un lugar pueda ser, a la vez, un paraíso del pleno empleo y el último infierno de la pobreza? Algo no encaja, ¿no? Y, más importante aún: ¿puede resolver por igual un subsidio horizontal -si se quiere llámeselo universal- el problema de la pobreza en Resistencia y en el Conurbano Bonaerense?


Adelantamos hipótesis: es el trabajo. Y no por repetir en salmodia el dixit oficial del MDS de Nación, sino por lo que revelan los Datos Duros. Podrá parecer un juego de palabras, pero el problema es el empleo (y su calidad), y no el des-empleo.


Veamos lo que encontramos cruzando ambos indicadores:




Clave de Lectura: en el eje vertical aparece la Tasa de Desocupación y en el eje horizontal la incidencia de la Pobreza (Indigencia), cada punto representa la combinación de valores que se da en cada uno de los 31 aglomerados urbanos que utilizamos para este análisis, conjugando desempleo y pobreza (indigencia), este tipo de ilustración -además de algún indicador estadístico- nos permite visibilizar qué grado de asociación o correlación pueda existir entrambos fenómenos. El r-cuadrado que figura resaltado es un indicador estadístico que nos sugiere el grado de correlación entre ambas variables: cuando su valor es próximo a cero, indica escasa o nula correlación, y lo contrario si el valor se aproxima a uno.


Bien, en ambos casos aparece una notable dispersión y casi nula correlación entre tasa de desocupación e incidencia de la pobreza e indigencia. Para un similar nivel de desempleo encontramos lugares de la Argentina con incidencias de la pobreza muy dispares, y viceversa.


Aquí tenemos que traer a colación -aunque parezca perogrullada- la definición de lo que es el desempeo.


La tasa de desocupación es la proporción de la población desocupada -i.e. que busca trabajo y no lo encuentra- respecto de la población económicamente activa, que es el conjunto de los ocupados más los desocupados. De tal modo, el sólo dato de una baja tasa de desocupación nada nos informa sobre las dimensiones locales del mercado de trabajo, esto es, sobre la demanda de trabajo, sobre la cantidad y proporción de la población que efectivamente está ocupada.


Es decir, que podemos tener -y de hecho vamos viendo cómo ello ocurre- un mercado laboral, con relativamente pocos desocupados, pero estrecho e incapaz de generar una mayor demanda de fuerza de trabajo que permita ocupar la oferta latente de desalentados (que ya no buscan trabajo) o -pura hipótesis- de quienes terminan emigrando. Esto va de la mano con el achicamiento del universo de perceptores de ingresos, y para los casos que vemos más arriba donde incide altamente la pobreza, ocupaciones de bajos ingresos y precarias.


Subdesarrollo local sería el nombre.


Si, en vez de cruzar desempleo y pobreza (e indigencia), contrastamos las tasas de actividad (suma de ocupados y desocupados sobre la población total) y las tasas de empleo (ocupados sobre la población total), nos vamos encontrando con indicios más reveladores.


Veamos de superponer al primer gráfico -el del ranking de pobreza- el correspondiente indicador de la tasa de actividad de cada aglomerado:



Si bien el Gráfico no es a primera vista demasiado revelador, podemos sí notar que los Aglomerados Urbanos con mayor incidencia de la Pobreza son aquellos con Tasas de Actividad notoriamente inferiores al promedio del total urbano y a los de aquellos Aglomerados con menor incidencia de la Pobreza.


Si repetimos el recurso gráfico que arriba usamos para ‘cruzar’ Desempleo y Pobreza (Indigencia), las cosas serán mucho más reveladoras:




Ahora sí, encontramos una interesante y sugestiva asociación entre alta Pobreza y bajas Tasas de Actividad -i.e. estrechez del mercado de trabajo. Y los estadísticos (indicadores) que usamos comienzan a recorrer valores significativos.


Para el caso del empleo, más precisamente la tasa de empleo (total de ocupados sobre población total), la correlació entrambas variables adquiere mayor nitidez aún. Como podemos ver:




Aquí nos vamos arrimando más al nudo de lo que queríamos mostrar. En los sitios más pobres no hay laburo; por más que se lo busque o no se lo busque.

Escasa ocupación, sumado a hogares en promedio más numerosos, sumado a hogares en promedio con mayor cantidad de niños, alta ocupación estacional y de bajos ingresos... y además precaria. Ah, ¿precaria?

Veamos. Por, último, será pertinente husmear el ranking de informalidad laboral, y su cruzamiento con los guarismos de la incidencia de la pobreza. Veamos cómo impacta diferenciadamente en los distintos territorios relevados por la Encuesta de Hogares:



Si superponemos estos valores con los de pobreza, obtenemos:


Donde encontramos, quizá no tan visiblemente, que los Aglomerados con menor incidencia de la pobreza son aquellos donde se registra mayor “blancura” de trabajo asalariado. Salvo el exótico caso de San Luis (donde posiblemente impacten altamente los pródigos planes de empleo provinciales), se insinúa una creciente incidencia de la pobreza en los lugares con mayor informalidad laboral de los asalariados. Cruzando estos indicadores como lo hicimos más arriba, encontramos esto:



Bien, hasta aquí llegamos con tanto gráfico, dejamos las correlaciones entre subempleo y otras variables con los guarismos de la pobreza y la indigencia para otro día.

Una advertencia. Estos cuadros y correlaciones expuestos, digamos, apenas rozan el análisis de un fenómeno por demás complejo cual es el de los determinantes de la Pobreza. De aquí no pretenderemos extraer conclusiones ni definitivas, ni taxativas, solamente establecer algunas aproximaciones e ideas. Abunda además literatura especializada sobre el tema. Seguramente también, varios de los indicadores mostrados no constituyan para muchos mayor novedad, acá nomás tratamos de afinar el lápiz y apuntar con la lupa.

Aclaración para detallistas (y/o quisquillosos): los cruzamientos de variables que venimos mostrando corresponden a un “foto”, la del segundo semestre y cuarto trimestre de 2006, y por lo tanto, una visión más dinámica de las relaciones entre ellas quizá diera al traste con lo expuesto, de todos modos adelantamos que aún con ciertas variaciones la foto tiene mucho de estructural. Como es de rigor, las correlaciones que mostramos no pretenden inducir en el desprevenido lector la creencia en relaciones lineales de causalidad ni nada que se le parezca, tan sólo indagar sobre factores que 'van de la mano' del fenómeno bajo análisis.

Vamos, finalmente, al punto que motivaba esta nota, y a las conclusiones -provisorísimas- que podemos ensayar.

El problema, repetimos, pareciera ser el trabajo; el exiguo mercado de trabajo y el secular subdesarrollo local de las regiones más azotadas por la incidencia de la pobreza (y la indigencia).

Un subsidio o transferencia directa de ingresos a los hogares pobres -o niños en hogares pobres- otorgado de manera 'horizontal' (término que preferimos a 'universal'), en nada modifica lo que aparece como uno de los factores que aparecen más fuertemente asociados a la incidencia pobreza (indigencia) en los territorios donde el fenómeno aparece como más gravoso.

Si se quiere abordar mínimamente la problemática en esos territorios, queridos amigos lectores de este humilde bloguín... hay que focalizar. Y ello supone entrometerse con una conjura de factores determinantes sumamente compleja y multidimensional: desde la realidad productiva heterogénea y desigual que existe en esos territorios, hasta las realidades inverosímiles de las instituciones locales. No es poco. Y es más fácil, sin duda, hablar de 'universalidades' que permiten eludir las 'particularidades'.

Nos jugaremos diciendo que quizá contribuya mucho más a modificar la realidad local, de esos territorios sumergidos, una cooperativa de trabajo (eso que algunos llaman 'sarasa') mediada por una llegada directa al territorio con las organizaciones locales (oenegés, orgas sociales, punteros tradicionales, etc.), que un giro de fondos clickeado desde la Capital Federal. Ninguno de ambos es suficiente, seguro que ambos necesarios, complementarios y no excluyentes.

Lo que sí -y nos convencemos cada vez más de ello- es que eludir esta empiojada problemática invocando 'universalizaciones' que quedan muy bien en la tribuna mediática, es, ni más ni menos, que progrefacilonguismo.
_

22 refutaciones:

Natalio Ruiz dijo...

Muy, muy completo.

Solamente un comentario: no coincido del todo con el análisis pobreza-actividad. Es decir, la TA es la oferta de trabajo, no la demanda. Aunque, por supuesto, se puede argumentar que hay gente que no ofrece trabajo al ser "ahuyentada" por la escasa demanda, que a priori es un buen argumento también.

Saludos

Esteban S dijo...

Excelente diagnóstico!

Respecto al tratamiento que proponés (crear trabajo a través de las orgas locales), estoy de acuerdo. Los proyectos de desarrollo (regional, local, etc.) generalmente la pifian por no hacer mucho esfuerzo por trabajar con las instituciones que ya están presentes en el lugar.

Muchas veces reunen x número de personas para decirles "ustedes tienen que armar una cooperativa". Así se fueron acumulando fracasos, que seguramente es la razón por la cual muchos llaman "sarasa" a la idea general.

Jay-Z dijo...

Informe demoledor, aclara el panorama enormemente. Lo felicito.

Sirinivasa dijo...

Es correcto lo que ud. dice Natalio, capaz que quedó confuso, ahora releo.

El punto es que en un mercado de trabajo en un casi 'equilibrio', que haya una oferta y una demanda tan exiguas, con niveles de ingreso tan bajos, y con una alta 'flexibilidad' es sintomático de problemas mucho más estructurales, no? Si nos atenemos a la mirada clásica... cuánto más bajos debieran ser los salarios, y cuánto más flexible el regimen laboral para generar mayor demanda? Claramente, por ahí no anda la cosa.

Mayor predominancia de jefas de hogar mujeres y con muchos hijos, y aspectos similares seguramente contribuyen a la especificidad de la oferta laboral de los distritos más pobres, pero sin dudas van aparejados con la realidad productiva imperante allí.

EstebanS: discutible y con matices, la cosa creo que va por allí. Seguramente no ofrece impacto mediático de corto plazo.

JayZ: hay algunas particularidades estadísticas que hacen que la cosa sea más fulera, pero lo dejo para otro día. La idea es: el conurbano está muy sobre representado en la muestra de la encuesta de hogares; si en los distritos más pobres de un día para el otro redujéramos la pobreza al nivel de la media nacional o -algo menos utópico- al nivel del Conurbano eso movería muy poco el índice de pobreza en la media nacional (!). Curioso, pero es así. Alguna otra proyección y ponderación alternativa mostraría un efecto más realista. Cuando salga del horno lo subo.

Generico dijo...

Como siempre Siri, gran post y muy claro por cierto. Estuve pensando en armar algo así, pero ando sin tiempo.

Anticipo a donde apuntaba lo que tenía en la cabeza:

Primero, la situación del mercado laboral que planteas (mas allá de los más y menos de los recursos de los que dispone un blog) no se soluciona creando empleo informal de forma masiva... y no-se-cuantas cooperativas que se centran en realizar trabajos de muy baja productividad es eso. Disculpe, pero no lo veo.

Segundo, evidentemente, el mercado laboral requiere trabajar con la oferta de empleo (capacitación de los trabajadores), la demanda (estructura productiva, ausente en su desarrollo aún) e instituciones (algo se menciona al pasar respecto de la informalidad). Aquí noto lo mismo que lo anterior, no veo como el trabajo informal pueda consolidar alguna de estas patas.

Tercero, entre el ya y el urgente esta el problema de la pobreza en términos de ingreso. Por eso, estoy totalmente de acuerdo en una política de generación de empleo (por tantas razones) como fundamental del esquema de política social... pero, si ese empleo no genera ingresos suficientes (tal como pinta su post), transferencias directas. Las dos cosa, empleo y transferencias ¿o nos volvimos tan pero tan, que pensamos que si hay transferencias los tipos no van a laburar?.

Lindo laburo.
Saludos.

Natalio Ruiz dijo...

Justamente, Siri. Mirar la oferta de trabajo va más allá de la mirada de una escuela particular, de si hay un equilibrio en el mercado o no y sobre todo, de la demanda (esto último, al menos en principio).

Fede dijo...

gusto dio leer el articulo
gracias por compartir informacion que lejos de mostrar una opcion sesgada, de para un poco mas e invite a pensar.

saludos

Rodick dijo...

Excelente post.

Felicitaciones.

saludos

Yaya dijo...

En Chaco no laburan porque son vagos....ah, no, eso era en Santiago....glup...

Yaya dijo...

Estoy pensando si le robo o no...pue ser...

Musgrave dijo...

Siri, muy bueno e ilustrativo el post.
Me parece que los aglomerados mas grandes son ademas lo que tienen mayor tasa de actividad. Si es así la universalización sería mas apta para estos casos y la focalización para los menores aglomerados, Estoy meando fuera del tarro?

El del 0.33% dijo...

Siri, muy pero muy bueno. Muy completo.

Solo un comentario: No se ataje de la gilada de siempre que viene con huevaditas y se ponen quisquillosos cuando se encuentra con un gran post como este.

Abrazo Tripero,

Anónimo dijo...

Se te nota fachistoide con olor a represion Scioli

saygam dijo...

Ante todo felicitaciones por el trabajo desarrollado. Se que no es para nada sencillo (ni hablar del tiempo que insume) desarrollar un trabajo como el que usted expone.
Estoy de acuerdo con los puntos que usted toca, pero pregunto, dado que la pobreza y la informalidad van de la mano, no sería un política focalizada el hecho de generar y alentar en forma eficaz la formalidad del empleo?
Estoy sumamente de acuerdo con la generacion de trabajo através del cooperativismo, pero no caigamos en la trampa de que el trabajo que alli se cree no solo sea precario sino además sea informal porque en dicho caso va a ser muy dificil (a mi entender) modificar las estructuras que han quedado evidenciadas el el post.
Lo vuelvo a felicitar y hasta la proxima.
Saludos

oti dijo...

Qué pasa, Sirinivasa, cuando el ingreso que puede comprar una canasta de bienes y servicios básicos, se encuentra en la realidad que no hay tales servicios, por ej., gas, por ej., agua corriente, por ej., infraestructura sanitaria, por ej., transporte, por ej., bienes culturales, etc., etc. cómo se hace para acceder a algo que no hay?

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Yo la verdad, discúlpenme, pero no entiendo el argumento.
Si el tipo tiene empleo y es pobre y tiene un montón de hijos, o no tiene empleo y tiene un montón de hijos en un lugar "subdesarrollado" donde no lo va a encontrar ¿qué problema hay con que le metamos guita en el bolsillo mientras tanto?
De hecho más necesitan que les mandemos la guita, no un horno de pan y una talonario de facturas "C" ¿o no?
Además, entonces, con los datos expuestos, se ve que el plan "focalizado" anunciado no funciona bien porque muchas "cooperativas" van a ir a parar a territorios que las necesitan menos. Se focaliza, se corre el riesgo (cierto) de focalizar mal.
Si aparece más guita en el lugar va a haber más guita para consumo, van a aparecer más ONGs, más organización y más "punteros". No menos.
Me parece nomás.
Un abrazo

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

¡Siri !! ¡Universalicemos porque si no nos vamos al pasto !!


http://www.lavoz.com.ar/09/08/26/secciones/politica/nota.asp?nota_id=545454

chubutense dijo...

Siri, muy bueno e interesante. Pero no entiendo

a)el porqué de la oposición entre focalización vs. "universalización". Se pueden hacer las dos cosas. De lo que se trata es de extender al 40% de los menores los beneficios de los que ya está gozando el otro 60% hijo de padres mas privilegiados.

b)Como creo que sobrevuela alguna parte de tu post (soy muy vago para citarlo y además capaz que lo estoy inventando) una focalización que funcione es, fundamentalmente, un acuerdo político entre "el estado" y alguna orga territorial (a mi, si es eficiente, me da igual si es el pj - prefiero - la iglesia, la ucr o la recontra socialesta de la revolucion planetaria). Es decir, una política focalizada, con alguna probabilidad cierta de éxito, es fundamentalmente (horror!!) una transferencia discrecional de fondos como resultado de acuerdos políticos.

Si es de eso de lo que estamos hablando, ni hablar, usted tiene razón de acá a la China. Pero da la casualidad de que desarrollo social lo maneja la bancomundialista fanática Alicia Kirchner. Rodeada de economistad, sociólogos, antropólogos, trabajadores sociales, etc. con posgrados en pobrología, y experiencia en sarasa del desarrollo todo muy klisberg y muy yunus. Tipos que amarrocan 5 lucas por mes por laburar 5 horas por semana decidiendo si corresponde o no liberar tres monedas mugrosas para cooperativas mas bien tirando a inviable.

El problema no es el clientelismo, como denuncia mucho salame por ahí, es la lucha (estúpida) que AK le ha declarado al clientelismo desde que asumió sus funciones, creando toda una serie de mecanismos (inútiles) de control (de controlar pobres) multiplicando el gasto al tiempo que reduce los beneficios para los pobres. Eso si, reduciendo notoriamente la desocupación y la incidencia de la pobreza entre los cientistas sociales. La verdad, no la veo, o clientelismo como Dios manda u "horizontalización".

No hay nada más inmoral que que un pobre que sigue siendo pobre para justificar sueldos de pobrólogos inútiles y poco laburadores.

Sam Rothstein dijo...

Siri, buen post. Igual comparto el comentario de Escriba y por otra parte me parece que no tiene mucho que ver su post con el tema del ingreso universal per kid.

La pobreza en el LP (decadas) se combate de una sola forma: crecimiento económico. Y el crecimiento económico se estimula mediante K, L, K humano, el A que multiplica al F(K,L,H) y que llamamos residuo de solow.

Algo de eso dijiste en el post. Te volviste un supply-side economist??

Je, abrazo.

Zorba dijo...

Muy lindo laburo,
Curiosidades, se podria incluir de alguna forma,en esto, el nivel de educacion para ver como influye.
Saludos.

Anónimo dijo...

Y si en vez de focalizar mediante cooperativas y/o orgas se ¿focaliza mediante las empresas? por ej.en Jujuy-Palpala se crea un complejo metalmecanico que use el acero de Zapla?? y así en los distintos aglomerados??
saludos

王勝 dijo...

.
.
.
.
.
.
.
.
.