·

·

Lo Mágico (y divino) y Cantor

_
De vacaciones en el interior bonaerense nos reencontramos con varios viejos libros que teníamos archivados, y en particular con uno cuya portada venía ilustrada con el Cuadrado Mágico que ilustra el post, el cuadrado mágico de Dürer, que aparece así como si nada en este grabado:

(click sobre la imagen para verlo gigante)

Así que nos deleitamos un rato buscando todas las configuraciones de números que suman la constante mágica del cuadrado, y de allí recobrando antiguas controversias y reflexiones sobre los números, sus simetrías y lo divino que -según algunos- subyace en ellas. Claro, habíamos viajado leyendo un interesante librito, por lo cual teníamos la vena sensible.

Recordando cosas como que

"La Geometría existía antes de la Creación. Es co-eterna con la mente de Dios... La Geometría ofreció a Dios un modelo para la Creación... La Geometría es Dios mismo ... Las leyes de la Naturaleza son sólo pensamientos matemáticos de Dios" (Johannes Kepler)

y abundando en las varias miradas epistemológicas sobre el número y sus avatares, llegamos a lo que siempre nos apasionó -y nunca dejó de hacerlo-, cual es la teoría de la cadinalidad y ordinalidad inaugurada por el Compañero Georg Cantor.

Y decimos Compañero, porque fue cuando se nos iluminó el pensamiento, y nos dimos cuenta de que Jorge Fernando Ludovico Felipe Cantor era... ¡un Compañero! Con todas las letras, revolucionario y peronista, místico y judío. Nada menos que él fue quien abrió las puertas del Paraíso Transfinito a los Descamisados del número, y a causa de ello fue duramente combatido por las Oligarquías finitistas y constructivistas, que finalmente lo declararon loco y lo exiliaron de la vida académica. Temerosos de una transfinitud irremisiblemente populista y trascendente, cuestionaron duramente sus métodos y las -sólo aparentes- contradicciones en que podía derivar su teoría: como buen peronista su labor estaba preñada de contradicciones, las que finalmente se resolvieron dentro de la teoría, sin anular sus más importantes consecuencias.

No cabe duda que Cantor ha de haber sido un referente indiscutible de la CoCiPe, Confederación de Científicos Peronistas -sobre la cual alguna vez referiremos.

PS: si Dios gustara de las simetrías triviales... ¿no le hubiera dado alguna regularidad simple a la distribución de los números primos?

PS': no tomamos nada raro, estamos bien, solo en una mañana filosófica!
_

2 refutaciones:

Gonzalo dijo...

muy bueno siri, cantor es traido frecuentemente por badiou en su teoria.
Pensar un acontecimiento -al decir de badiou- como el 17 de octubre, implica ser fiel a la huellas de aquel en la situacion presente, que marcan el camino infinito hacia el trascendental de un verdad eterna, como es la idea de justicia social. jeje
saludos desde sao paulo!
http://lafiestadebismarck.blogspot.com

il postino dijo...

Si Dios existiera, claramente serìa un fanàtico de las simetrìas....con solo observar la estructura de las leyes que gobiernan el mundo fìsico, encontrarías simetrìas hasta el hartazgo.....