·

·

Invasiones yanquis y expansión agrícola

_
Afganistán es un vapuleado lugar en el mundo. Además de muchos padecimientos, como el integrismo religioso, enfrentamientos fraticidas, invasiones inglesas, soviéticas y estadounidenses, ocupación militar, por poner algunitos ejemplos, también es uno de los principales productores de drogas ilegales del mundo. Su ventaja comparativa la ha hallado en la producción de amapola, simpática florcita de la cual se derivan valiosos alcaloides.

Pues bien, y como espejo de la intrusión militar de los johnis(*) que pretende profundizar Uribe en el país natal del narcomamarracho diputado electo por la Provincia de Buenos Aires, resulta que el principal efecto reactivante de la invasión yanqui desencadenada a partir 11-S de 2001, no fue la institucionalidad democrática, la convivencia libre y sana, ni la seguridad, sino un explosivo incremento de las hectáreas cultivadas de amapolitas.

¿Qué dirá la mesa de enlace Afgana? ¿'Tenemos una oportunidad histórica que no podemos dejar pasar'? ¿'El mundo demanda droga y nosotros tenemos condiciones inmejorables para proveérsela'?. ¿Y Marianote? ¿Se podrá combinar con soja de segunda?

Por demás, y si se desea profundizar en los avatares del tormentoso país, recomendamos el último número de Vanguardia Dossier, excelente publicación española (sólo se consigue impresa, a caminar quioscos).

(*) así postrofaba mi bisabuelo a los yanquis, manifestando de paso su ferviente anglofilia, por cierto
_

2 refutaciones:

Rodick dijo...

Es una gran verdad Siri... Walter Graziano hace mención a esto en sus libros "Hitler ganó la guerra" y "Nadie vio Matrix"

rene orlando dijo...

Estimado Siri, en serio cree en estos números? Uno puede preguntarse cómo hace la UN para "estimar" la cosecha de amapola.

Podrá encontrar una explicación en: http://www.unodc.org/unodc/en/frontpage/2009/June/how-does-unodc-estimate-opium-cultivation-and-production-figures.html

Esta historia propia de los Hermanos Grimm no se la cree ni la gente de Estimaciones Agrícolas de la SAGPyA.