·

·

Pobres Paradojas Estadísticas (o paradojas estadísticas de la pobreza)

_Hace varias notas que comenzamos con el Gráfico que vemos al inicio, pareciera que nos tomamos el trabajo de ordenar unos numeritos y queremos sacarle todo todo el jugo… sí, dicen que La Academia es pródiga es tales prácticas, sin embargo hoy vamos a abordar similar temática que la vista aquí, y aquí, sólo que desde otro ángulo, sin dudas poco visitado.

Pues bien, el Gráfico que abre la nota tiende a transmitir la impresión de que el fenómeno de la pobreza es gravísimo en Resistencia y Corrientes, y un poco menos importante, por ejemplo en Concordia, o los Partidos del Conurbano Bonaerense… Claro que para evitar esa conclusión engañosa se debe poner la información suministrada por el cuadro en un adecuado ‘contexto estadístico’ (?).

Vamos al punto: lo que vemos en cada barrita del Gráfico inicial es el porcentaje de población bajo la línea de pobreza, i.e la cantidad de pobres del aglomerado respecto de la población total del aglomerado en cuestión. Lo que el Gráfico no dice es sobre cuánta población está realizada la ponderación de los resultados de la EPH. Es decir, cuál es la población estimada y cuántos pobres hay en cada aglomerado, y luego, considerando la cantidad total de pobres que hay en todos los aglomerados, qué porcentual de ése total tiene cada uno.

Fijémonos


Lo que tenemos aquí ariba es la cantidad de personas bajo la línea de pobreza. La cantidad a secas, sin comparar con la población del aglomerado ni calcular porcentaje ni nada de nada. Cantidad bruta. Esta información coloca a los Partidos del Conurbano -que no es donde se verificaban las tasas de pobreza más altas- como el hospitalario albergue de dos millones novecientos mil y pico de pobres…

Por contraste, Resistencia-Chaco, con 48% de su población bajo la línea de pobreza, registra en términos de personas contantes, 177 mil pobres. Superponiendo ambos indicadores, veremos a la vez la tasa de pobreza de cada aglomerado y su participación en el total de la población pobre.


¿A dónde queremos ir con esto? Que tenemos dos problemas estadísticos. Uno, que la Encuesta Permanente de Hogares sobreestima enormemente la población del GBA (CABA+Conurbano) y por añadidura el relevamiento tiene relevancia para una parte muy grande de la población total; dos, por el contrario en el resto del país la parte de la población para la cual la encuesta tiene relevancia es mucho menor que lo que sucede en GBA, de donde es mucho más difícil extrapolar sus resultados al total de la población.

Veamos cómo se dan estas diferencias. Lo que vemos a continuación es la distribución de la población según el Censo 2001:

Y lo que sigue es la distribución de la población total que releva la EPH.


Para decirlo en términos académicos: hay una masa de gente del interior del país sobre la cual la EPH no tiene nada que decir. Y ello abarca tanto el NOA y NEA (lugares de mayor incidencia de la pobreza), como el interior bonaerense, en el cual no hay ninguna localidad típica que se releve (La Plata, Mar del Plata y Bahía, por cierto, no tienen mucho que ver, con, digamos, Tandil, Olavarría, mucho menos con Pergamino o Junín, en lo que hace a estructura social y mercado de trabajo).

De allí que, naturalmente aparezca la desproporción consignada en el Gráfico que ilustra la cantidad de pobres por aglomerado. El resultado es el que sigue a continuación:


Por lo tanto es razonable presumir que los interiores provinciales alberguen una mayor cantidad de pobres que los que aparecen relevados por la EPH.

Bueno, le diremos al amigo lector -que se fumó todos estos cuadros hasta acá- que lo leído hasta aquí es tan sólo una introducción y puesta en contexto de lo que vamos a ver.

Entonces… supongamos que en virtud del grave azote de la pobreza sobre las poblaciones del norte argentino -el del Este y del Oeste- se adopta la Política de Estado de hacer TODO lo posible para reducirla lo más posible. Qué efectos tendría esta loable y noble decisión.

¡Es precisamente lo que vamos a averiguar!

Vamos a hacer un par de ejercicios.

Supongamos que se considera que los niveles de pobreza en el NOA y el NEA son decididamente ‘intolerables’, y se disponen recursos -onda Plan Marshall, ingreso universal o algo así, bien copado- para aplicar en una vasta Operación Antipobreza a todos los aglomerados urbanos con tasas de pobreza mayores a los del Conurbano Bonaerense. ¿Cuánto moverá eso el amperímetro de la tasa de pobreza agregada? ¿Ya nos vamos imaginando, no?

Hicimos el ejercicio, las cuentas, todo eso, y los apabullantes resultados son lo que siguen: después del enorme esfuerzo económico, institucional, político, cultural y musical empeñado, vemos que en los aglomerados involucrados se redujo la población pobre en las siguientes cantidades:


Un total de 421 mil personas sacadas de la pobreza. De modo que ahora las tasas de incidencia de la pobreza de estos aglomerados se han nivelado respecto a las del Conurbano Bonaerense, como vemos en el Gráfico que sigue, donde vemos también cuántos puntos porcentuales se redujo en cada caso:


¿Ahora bien, cuánto movió esta operación el nivel general de pobreza del Total de los Aglomerados Urbanos? Tome asiento:

Pobreza antes de la Operación: 26,9 %

Pobreza después de la Operación: 25,13 %

Una diferencia de 1,77 % abajo…


¿Sorprendidos, no?

Supongamos por un momento que la operación consistió en darle un ingreso en efectivo a hogares pobres de los aglomerados seleccionados.

Supongamos que estos indicadores de pobreza -del 2º semestre de 2006- siguen registrándose hoy.

Supongamos que cada hogar pobre es una familia ‘tipo’ compuesta por 3,09 adultos equivalentes. Serían 163.246 hogares.

Supongamos que el ingreso en efectivo es el que correspondería a un hogar de ese tipo a valores de la Canasta Básica Total actual medida por el INDEC. Serían $ 1.013.

Multiplicamos 163.246 hogares por $1.013, lo anualizamos y nos da… $ 1.984.418.376.

A ver si queda clara la conclusión: pusimos 1.900 millones de mangos en el bolsillo de ‘los hogares más pobres de los lugares más pobres del país’ y la pobreza total -medida con el sesgo geográfico que tiene el relevamiento histórico realizado por el INDEC- bajó en 1,77 punto porcentual.

¿Muy sorprendidos, no?

Pero esto último es sólo un entretenimiento, concretamente no sabemos cómo haríamos para lograr tal reducción de la pobreza, es sólo una suposición, un ejercicio para mensurar el impacto potencial de alguna que otra propuesta innovadora.

Sigamos.

Supongamos ahora que en vistas de que lo anterior tiene resultados significativos, se define como ‘totalmente intolerable’ que haya lugares con una incidencia de la pobreza superior a la media nacional antes de la Operación Antipobreza. Y por lo tanto se destinan recursos etc., etc., para aplicar a los agomerados con indices de pobreza superior a esa media del Total de los Aglomerados -que era del 26,9%-. Si se fija en el último Gráfico -o en el que abre la nota- verá que eran todos los de San Luis para arriba. Bueno, ¿cuánto moverá esa Operación Antipobreza 2.0 el amperímetro de la tasa de pobreza agregada?

Ta ta ta, hicimos el ejercicio y vamos a ver qué pasó. Primero, cuántas personas quedaron fuera de la pobreza en todos esos aglomerados involucrados. A ver…


En principio pinta un poco mejor, 885 mil personas salidas de la pobreza, el doble que en el caso anterior. También tenemos, similar al caso anterior, todos estos aglomerados con tasas de incidencia de pobreza alineadas con el promedio nacional previo a la intervención.


Ahora, resta saber cuánto se movió la incidencia de la pobreza en el Total de Agomerados.

Pobreza antes de la Operación: 26,9 %

Pobreza después de la Operación: 23,18 %

Una diferencia de 3,72 % hacia abajo…


Dejamos como ejercicio para el lector las estimaciones en guita contante que realizamos para el caso anterior. Sólo consignamos el resultado: $ 3.481.575.648.

¿Qué podemos pasar en limpio de este largo y atiborrado posteo?

Nos estamos desdiciendo de las opiniones que fuimos vertiendo en notas anteriores -por acá y también acá- sobre pobreza, universalizaciones y progrefacilonguismos? Nada de eso, por supuesto (jé, “ante la duda, morir negando” dice la Tía Pocha).

Los numeritos y el ejercicio expuesto tratan de poner en contexto el alcance de la medición de pobreza que desde 2001 realiza el INDEC, y el impacto relativo -y bastante tenue- que tendrían en su relevamiento avances en políticas contra la pobreza destinadas a los distritos más afectados por ella.

La carencia de estimaciones más abarcadoras sobre el total de la población pobre de aquellos distritos, redunda en una sobrestimación de la población -pobre y no pobre- de la región metropolitana, el GBA, y en particular del Conurbano Bonaerense, el cual, de todos modos y aún en el marco de una estimación más extendida de la pobreza al total de la población nacional, seguirá siendo el albergue de la mayor concentración de pobreza de la Argentina.

Lo paradojal es que si de veras se lograsen reducciones significativas de la pobreza en los distritos más pauperizados, y ello se extendiera a los interiores provinciales, tales avances se verían poco reflejados en la estadística oficial.

Puf... mucho número, seguimos en los comentarios!

_

9 refutaciones:

Cresto dijo...

A ver si entendí bien. Usted dice que ese 1,5% o 3,44% menos no sería un número real, sino que estaría afectado por el típo de cobertura de la EPH? Su planteo es que de existir mejores indicadores de pobreza que la EPH, este número se elevaría?

Un abrazo!

Generico dijo...

Que laburito, que laburito. La verdad es que uno duda que un post sea la mejor forma de difundir estos resultados. Pero bué.

El principal problema, como siempre es la foto. Se lamenta que la EPH llegué sólo hasta el segundo de 2006, cuando la dinámica 2007-2008 implicó varios cambios de nota.

Ahora, yendo a los números $3.500 mill. es lo que cuesta transferir ingresos directos y específicos a personas en condición de pobreza?

Cuál sería el impacto en la pobreza de usar el mismo número pero con transferencias fijas por niño/por persona/trab. no registrado/etc?

Lo digo, porque así planteado es un plan impracticable por definición, o no?

Saludos!!

Leila dijo...

Excelente laburo.Para pensar.

En este caso mostras la situación con pobreza, pero esto vale para cualquier otro indicador que estemos mirando, verdad?

Sirinivasa dijo...

Cresto: fetívamente

Gene: sí, medio largo... Usted no se queda atrás tampoco. El supuesto es bastante simplón, ingreso al hogar. Igual su sugerencia es sin duda interesante de abordar. Ahora bien, ¿"uno duda que un post sea la mejor forma de difundir [esos] resultados"? ;P

Leila: sip, satamente, cualquier otro indicador que provenga de la EPH.

Al menos tres personas leyeron el post hasta el final!!!

El 5 de Moscú dijo...

Tremendo laburo!

Más razones para defender la democratización del Indec y al "Polemico" Moreno! Gracias!

Saludos!

Avallay dijo...

Flor de laburo Siri.
Hace un poco escuchaba a un sociólogo brasilero (Ladilau Dowbor) decir que las estadísticas no tienen horizonte tal cual están pensadas hoy. Ya se que lo que ud. propone es cambiar la lógica geográfica, pero en la cuestión no está ausente el tema de como medir la pobreza (por ejemplo la tensión entre ingresos y estructura).
Por lo pronto gracias por tanta data
Salutti

Yaya dijo...

Cuestiones metodologicas: los cuadritos 1 y 2 los puede actualizar con los datos del ultimo informe (http://www.indec.gov.ar/nuevaweb/cuadros/74/pob_tot_1sem09.pdf). Dicho esto, las cifras de la segunda parte deberían ser otras, lo cual disminuiría el gasto en el Plan.

Gracias por el laburito de sacar las cuentas.

Generico dijo...

y si, con 15% de pobreza no sé bien cual es la discusión.

Juan Pablo Cappelli dijo...

como simepre un excelente post que abre un poco las mentes de los menos iluminados (lo digo por mi)