·

·

Sarmiento y la p...

_
Estamos requete recontra crispados con los sempiternos actos escolares a la memoria de este sujeto vil y sanguinario, que sí, que gran intelectual de la Argentina del S.XIX y sarasa sarasa... ¡¡¡Púf!!! ¿Alguna vez la educación argentina se podrá librar de este karma de falsedad, mentira y engaño? Vean si no:

---

La verdad es que la Provincia de Buenos Aires era una de las más atrasadas de la República en su educación común. Sarmiento había sido siempre, o casi siempre, el Director General; el dejaba caída la cortina que ocultaba esas tinieblas, y nadie se atrevía a levantarla. Se veían los resultados desastrosos, pero no se conocían las causas [...] ¡Todo eran sombras, polvo de vanidades, mentiras aparatosas, verdades desconsoladoras!
[...] Era tan grave el desorden de la administración de escuelas que el hecho siguiente basta para patentizarlo: figuraba en el presupuesto y se pagaba una escuela con todo su aparato de profesores, empleados, educandos, útiles, etc., etc., que ni existía, ni había existido jamás.

Carlos D’Amico Siete años en el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. t.I, Impr., Lit. y Enc. De Jacobo Peuser, Bs.As., 1895
Nota: Carlos D’Amico fue Gobernador de la Provincia

---


[...] el presidente desembarca en el Rosario con dos ametralladoras [...] y, so pretexto de probarlas, acribilla de proyectiles el edificio del colegio nacional en construcción.

Lugones, L. Historia de Sarmiento. Bs.As., 1911 (2ª. Ed. Publ. De la Com. Argentina de Fomento Interamericano, Bs.As., 1945)
Nota: Lugones refiere a la represión ejecutada por el Gobierno Nacional ante el levantamiento del General Ricardo López Jordán en Entre Ríos.

---


Es menester aplicar el terror para triunfar en la guerra. Debe darse muerte a todos los prisioneros y todos los enemigos. Debe manifestarse un brazo de fierro y no tenerse consideración con nadie. Es preciso desplegar un rigor formidable. Todos los medios de obrar son buenos y deben emplearse sin vacilación.

Documento, con la firma de Sarmiento, de la Comisión Argentina de Santiago de Chile, 1844. En Cobos Daract, J. Historia Argentina, 1920

---


La más grande verdad en política, es la de que los medios quedan siempre legitimados por los fines, y que, si el fin es honroso y laudable, los medios nada importan, aunque sean sangrientos y aterradores.

Sarmiento, Nota del 21.03.1841, al General Brizuela, de la Comisión Argentina de Santiago de Chile, integrada por Sarmiento, AGN

---


Yo, inspirado por el sentimiento de los hombres pacíficos y honrados, aquí he aplaudido la medida, precisamente por su forma. Sin cortarle la cabeza a aquel inveterado pícaro y ponerla a la expectación, las chusmas no se habrían convencido en meses de su muerte.

Carta a Mitre, 18.11.1863. En Sarmiento-Mitre. Correspondencia. Museo Mitre, Bs.As., 1911
Nota: Sarmiento refiere a la Muerte del General Peñaloza, el cual una vez muerto, fue decapitado, y cuya cabeza se dejó clavada en una lanza en medio de la plaza de la localidad de Olta, Provincia de La Rioja
_

26 refutaciones:

Avallay dijo...

Lindas citas.
Ya lo decía su himno "con la espada, la pluma...mejor con la espada". La historia unitaria que sigue viva

Mariano T. dijo...

Epoca jodida. Lo que no había eran humanistas. Y si los había estaban escondidos abajo de la cama.
Pero el país era un inmundo agujero salvaje y hediondo. El país más atrasado de América, o casi.
Algo hizo Sarmiento para que dejara de serlo, y que hoy nos horroricen esos dichos en vez de parecernos naturales.

Sirinivasa dijo...

La de la 'Lucha contra la subversión'... "Epoca jodida. Lo que no había eran humanistas. Y si los había estaban escondidos abajo de la cama".

La de la 'Alemania nazi'... "Epoca jodida. Lo que no había eran humanistas. Y si los había estaban escondidos abajo de la cama".

La de la 'Conquista de América'... "Epoca jodida. Lo que no había eran humanistas. Y si los había estaban escondidos abajo de la cama".

La de la 'Guerra del Paraguay'... "Epoca jodida. Lo que no había eran humanistas. Y si los había estaban escondidos abajo de la cama".

Y así podemos seguir, Mariano, haciendonos los opas para justificar cualquier tropelía porque "Era época jodida". Te faltó decir que "Excesos hubo de ambos lados" y quedabas perfecto!

Quizá conviniera ahondar un poco en las causas de que "el país era un inmundo agujero salvaje y hediondo".

Jotaqual dijo...

Fue pese a lo que hicieron hombres como el Boletinero del Ejército Grande que hoy nos horrorizamos por lo sucedido

Anónimo dijo...

"El pais era un inmundo agujero salvaje y hediondo..."... ¡Mamita!... la justificación de la matanza de indios, gauchos, pobres... Este chabón Mariano T. no se puede creer: loco, es una argumentación (¿?) digna de Roca, Aramburu, Rojas, Manrique, Videla y Massera. Y bueh!... ¿no? Dale que va...

EL MONCHO

Mariano T. dijo...

Me parece que entrás en el defecto de pensar anacrónicamente la historia.
Es dificil de arreglar ese defecto, y por supuesto puedo decir y probar que hubo "excesos" de ambos lados. Pero no hubo "excesos". Tanto la guerra civil del siglo 19 como había sido la guerra de Independencia fueron guerras a muerte, no se toman prisioneros, salvo alguna excepción.
Se fusila a Liniers, pero se sabe que si los españoles reconquistaban América los ahorcaban a todos.
Todo el período entre 1820 y 1860 esta lleno de cabezas en picas, con agarrar cualquier libro vas a ver que fue de ambos lados, aunque por supuesto predominan las del bando ganador (los federales antes de 1852). La cabeza del padre del presidente Avellaneda estuvo un mes exhibida en Metan.
La mejora es que en el caso del Chacho ya hubo quejas del bando de sus enemigos, lo que fue bastante novedoso .
Y lo del agujero inmundo si leés historia es bastante obvio. Un país sin minerales, con población analfabeta, sin instituciones ni respeto por la ley, desintegrado territorialmente es un país sin esperanza alguna, más allá de los sueños locos de algunos.

Mariano T. dijo...

Moncho: Lo tuyo no llega a argumentación. Diría que digna de Minguito o la Jelinek.
Lo de anacronismo era para siri. Lo tuyo es tan exagerado que más que anacronismo es bruteza pura.

Marco[s] dijo...

"La más grande verdad en política, es la de que los medios quedan siempre legitimados por los fines, y que, si el fin es honroso y laudable, los medios nada importan, aunque sean sangrientos y aterradores"

ME LEGITIMÓ AL BRIGADIER Y COMPAÑERO ROSAS!!!!

Hoy me voy a dormir tranquilo, tengo una linda cita para estamparle en la cara a los liberales alberdianos y sarmientinos.


pd: El proyecto de Educacion y los Fines politicos de la misma para el Estado se diseñaron perfectamente, el problema estuvo cuando llega la hora de poner el dinerillo...

ahi los Jeques de la Pampa dijeron "ehhh noo!!! para!! que se la paguen ellos mismos"..

y es asi como TODA esa superestructura se FINANCIO COMPLETAMENTE CON CREDITOS DEL EXTERIOR..

Sisi, ¿que se pensaban? El credito se pago con plusvalia, no fue INVERSION de la ELITE Oligarquica.

...Hasta que llego Perón.

Anónimo dijo...

Amigo Mariano: era una época brutal y violenta, sí. Pero había gente más violenta que otra. Sarmiento era de los peores.

El caso Sarmiento es especialmente patético, porque el mismo personaje que insistía en que "las ideas no se matan", era el que escribía veinte años más tarde, "si Sandes mata gente, cállese la boca. Son animales bípedos de tan baja condición que no sé qué se gana con tratarlos mejor."

Sarmiento era el director de la guerra contra el general Peñaloza; un dictadorzuelo provincial (averigüe cómo fue electo gobernador de San Juan, cuántos votos tuvo) contra un general de la Nación.

El mismo que se quejaba de cómo eran tratados ellos, los unitarios en el 31 y en el 41, alababa en el 61 la "guerra de policía" lanzada por el presidente Mitre, que consistía en que los prisioneros podían ser fusilados y no sometidos a las leyes de la guerra. Es que ellos eran "ellos", mientras los anteriores eran "nosotros".

El que denunciaba la falta de democracia con Rosas, decía que "Para ganar las elecciones de 1857, nuestra base de operaciones ha consistido en la audacia y el terror, que empleados hábilmente han dado este resultado. Los gauchos que se resistieron a votar por nuestros candidatos fueron puestos en el cepo o enviados a las fronteras con los indios y quemados sus ranchos."

Una cita más: "¿Lograremos exterminar los indios?. Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado"

Sarmiento era tan malo como Rosas, como mínimo, pero sin ninguna de las cosas que compensaban en algo la violencia de Rosas. Rosas hacía matar gente (no tanta como Sarmiento, dicho sea de paso, haga las cuentas, sume los muertos y verá), pero al menos defendía la soberanía de su país.

Sarmiento hacía matar gente, y además quería regalar la Patagonia a Chile. ¿Sabía Ud. que el comandante Luis Piedrabuena le pidió ayuda para colonizar el Estrecho de Magallanes, y Sarmiento se la negó? ¿Que, además, les avisó a los chilenos para que se lo impidieran? Piense ahora en cómo se llega a Tierra del Fuego, cruzando territorio chileno, y cómo no puede ir a Tierra del Fuego mercadería argentina que no cumpla las leyes chilenas.

Marcelo

PD: siempre soñé que algún día me iban a pedir en la escuela de mis hijos que diera el discurso del Día del Maestro. Me imagino subiendo al escenario, acercándome al micrófono y comenzando mi discurso con voz clara y fuerte: "¡Hoy festejamos la muerte de Sarmiento!"

Anónimo dijo...

Ah, una cosita: ¿sabía Ud. que el ministro tucumano Marco Avellaneda participó del asesinato del gobernador Alejandro Heredia, su protector? ¿Sabía que sancionó una ley de curso obligatorio de papel momeda, que incluía la pena de muerte para los comerciantes que no la aceptaran?

Digo, como para que sepamos quién fue Marco Avellaneda.

Marcelo

Andrés el Viejo dijo...

Lo lamento, pero Sarmiento fue uno de los grandes constructores del Estado nacional. Digan lo que quieran y citen todos los horrores que quieran. Entre otras cosas, le cerró a Mitre el camino a una segunda presidencia, impuso a Avellaneda y preparó así la marcha a la capitalización de Buenos Aires, que rompió el monopolio del puerto para la provincia homónima y lo puso defintivamente en manos del Estado nacional. Del mismo modo, mantuvo con firmeza los derechos nacionales sobre la Patagonia frente a las pretensiones chilenas. Y, en sus años de vejez, fue un tenaz denunciador de la sujeción del país a los intereses extranjeros, en sus escritos y en su labor parlamentaria.
Suele ocurrir que en las épocas de construcción de los estados nacionales las figuras dominantes tienen muchos defectos morales y cometen muchos errores. La historia no es el lugar de la tranquilidad, en ella las épocas tranquilas son páginas en blanco.
Menos indignación moral y más matices en la evaluación son recomendables.
Saludos

Anónimo dijo...

Bajo el mando militar de José Artigas, los federales argentinos y uruguayos (eran la misma cosa, todavía) sostuvieron una guerra que duró seis años. Durante la misma, dictó 2 (dos) penas de muerte, en los dos casos oficiales que se habían pasado al enemigo.

Bajo el mando político-militar de Domingo Sarmiento, las tropas unitarias sostuvieron una guerra que duró un año y medio. Durante la misma, ejecutaron a cientos de soldados y a todos los oficiales que cayeron prisioneros. La orden de Sarmiento no era matar a todos los oficiales prisioneros; eran matar a todos los prisioneros, oficiales y soldados por igual. Por suerte, el asesino Sandes no era tan asesino como el asesino Sarmiento.

Y lo de que "hubo quejas del bando de sus enemigos, lo que fue bastante novedoso" es una falacia: las quejas siempre existieron. Durante el rosismo, se emitían desde Montevideo, porque desde Buenos Aires no se podía. Durante el mitrismo-sarmientismo, se emitían desde Entre Ríos, la única provincia federal, porque en Buenos Aires no se podía: los diarios que se oponían a Mitre fuera de Entre Ríos fueron cerrados. Todos. El método era simple: agarraban al editor, lo metían en cana, quemaban el papel y se afanaban la imprenta o la hacían mierda.

¿Cómo hace para estar siempre del lado de la escoria, Mariano? Aunque tengo que reconocerle una notable coherencia, tengo mis dudas de que sea una virtud.

Marcelo

Anónimo dijo...

Estimado Andrés: el camino desde "le cerró a Mitre el camino a una segunda presidencia" hasta "puso defintivamente en manos del Estado nacional... el puerto" no es de causa a efecto, y mucho menos fue voluntaria. Recuerdá que era el ministro del Estado de Buenos Aires y no de San Juan durante la Confederación constitucional.

Lo de "mantuvo con firmeza los derechos nacionales sobre la Patagonia frente a las pretensiones chilenas" no se puede sostener, lo siento mucho. "He contribuido con mis escritos aconsejando con tesón al gobierno chileno a dar aquel paso... El gobierno argentino, engañado por una falsa gloria, provoca una cuestión ociosa que no merece cambiar dos notas, para Buenos Aires tal posesión es inútil. Magallanes pertenece a Chile y quizá toda la Patagonia... No se me ocurre después de mis demostraciones, como se atreve el gobierno de Buenos Aires a sostener ni mentar siquiera sus derechos. Ni sombra ni pretexto de controversia les queda". "Es una tierra desértica, frígida e inútil. No vale la pena gastar un barril de pólvora en su defensa. ¿Por qué obstinarse en llevar adelante una ocupación nominal?"

Y, en sus años de vejez, fue un tenaz denunciador de la sujeción del país a los intereses extranjeros, en sus escritos y en su labor parlamentaria. Lo que había hecho durante su gobierno, lo denunció durante los de Avellaneda y Roca. También denunció como malas las cosas que eran buenas, incluida la federalización de Buenos Aires. No muy distinto de la actitud de unos cuantos opositores de la actualidad, que son muy buenos para ver lo malo del gobierno.

Tampoco estoy de acuerdo en la valoración imlícita que hacés de "uno de los grandes constructores del Estado nacional". Porque el Estado nacional que construyó era el estado de mierda cuya ausencia sufrieron mis abuelos. El estado que defendía a los propietarios contra los arrendatarios, inquilinos y obreros. El estado que organizó la red de ferrocarriles para su función de semicolonia económica. El estado al que le chupaba un huevo que los compañeros de clase de mi viejo fueran a la escuela en patas en invierno. No en Catamarca, en Pergamino.

Hace poco discutía con un amigo, que defendía a Sarmiento por lo que había hecho por la cultura. Y yo respondía que había hecho mucho por una de todas las posibles concepciones de cultura. Que la cultura nunca era una sola, que él había favorecido la importación acrítica de la cultura europea.

Siento mucho tener que estar en desacuerdo con vos. Ahora, la frase "la historia no es el lugar de la tranquilidad, en ella las épocas tranquilas son páginas en blanco" es excelente. Ahí sí estoy de acuerdo.

Saludos,
Marcelo

Carlos dijo...

Lamentable el tono general de los comentarios.
No se puede esparar otra cosa de peronistas.

A propósito, Perón decía:
"Alpargatas sí, libros no"

Sarmiento:
"Hay que educar al soberano"

Hoy la educación está manejadas por militantes de peronismos de la talla de Filmus, Tedesco y Puiggros... los resultados no podrían ser peores.

Honra y lor, gloria sin par, para el grande entre los grandes:Sarmiento inmortal

Eva Row dijo...

Demonizaciòn e idolatría son dos perversiones de la razón científica. De la ciencia exasperada nace el nazismo. De la adivinación y la astrología nació la Astronomìa. Hay que ser piadosos con la historia. Hay que enojarse con los que hacen uso de los hombres de la Historia para fines actuales, muchas veces repudiables. Los que ensalzan a SArmiento, seguro que no leyeron Educación Popular, el libro más extrarodinario sobre el tema del título. Y los que lo demonizan tampoco. El libro está agotado hace añares. Y tiene todas las soluciones sobre la Eduación en la Argentina que no es un tema menor.
Borges era un gorila del demonio y un dios de la literatura. Basta de totalizar.
Y por supuesto, a las autoridades de la Escuela, déjense de joder con los próceres, que todos somos grandes, hasta los chicos.

Anónimo dijo...

Sarmiento fue un grande sin discusión, gracias a él se constituyó uno de los sistemas educativos más progresistas del planeta, hecho que los "revisionistas" no pueden digerir de manera alguna.
No hacen censeción alguna, ahora resulta que Sarmiento ametrallaba escuelas y en su función de inspector de escuelas en la provincia de Buenos Aires (cargo que asume después de ejercer la presidencia) se dedicaba al más ruín latrocinio.
Me parece que el odio a uno de los más grandes hombres que dió la patri lleva a mucha gente resentida a hacer el ridículo, no lo olviden: Alpargatas sí, libros no, ha llevado a éste país al desastre.

Mariano T. dijo...

Por una vez concuerdo con Eva.
Sarmiento en sus "medios" no era muy distinto de Rosas, tal vez la diferencia era que Rosas no respetaba clases (clases degollables y no degollables diría Greene) y Sarmiento un poquito(no mucho) más, sobre todo cuando llegó a ser presidente.
Lo que es bobo es discutir el legado de Sarmiento y sus coetáneos, que es muy superior al del Restaurador(que como legado solo dejó el orden).
Los padres de Marcelo andaban en patas en pergamino, pero sin Sarmiento habrían andado en patas en Calabria (tal vez su odio venga de que no tiene pasaporte de la UE).
La transformación de este agujero inmundo (más atrasado que cualquiera de sus vecinos, la cuarta parte del PBI de Bolivia) en un injusto país dependiente pero capitalizado, alfabetizado, comunicado y poblado, y no más injusto y dependiente, pero más desarrollado que la mitad o más de los países de Europa. El flujo migratorio lo prueba.
En cuanto a la Patagonia, los chilenos lo califican de ingrato porque lo acogieron en el exilio y después se opuso a su posesió del estrecho.
Aunque la misma boquita que habla de una Patagonia "argentina" es muy contradictoria si habla mal de Roca, por ejemplo. El nacionalismo se lleva mal con el indigenismo. Para hablar mal de Roca nos tenemos que poner de acuerdo en que les robamos la Patagonia a sus dueños.

chubutense dijo...

Me había pasado estar de acuerdo con Andrés el viejo muchas veces, y con Mariano T. unas pocas, pero con los dos al mismo tiempo es algo inédito.

Pero para mi vale un matiz: tanto en tiempos de Rosas como de Sarmiento hubo críticos del uso habitual de la brutalidad más extrema: el argumento anti anacronismo tiene un límite estricto en las denuncias que en esa misma época se hacían.

Lo que habría que plantear, sencillamente, es que se puede ser progresista y un asesino al mismo tiempo, porque así de complicada es la historia. El imperio turco y el ruso cayeron al mismo tiempo. Stalin fue bastante peor que Kemal. Pero cuando los dos murieron el ruso promedio estaba mejor alimentado, mejor vestido y mejor educado que el turco. Un paralelimo parecido se puede hacer entre China y la India.

Mariano, me sacaste tu último párrafo de la punta de la lengua. Es muy gracioso como se puede acusar a Sarmiento de "regalar" en los 40, las tierras que conquistamos entre los 60 y los 80!

Por otra parte, el marco jurídico de la conquista (la ley 215) fue parobada durante la presidencia de Sarmiento.

Mariano T. dijo...

chubutense: Lo que marca los cambios de época es cuando los que te critican los métodos son los que estan de acuerdo con los fines.

Antares dijo...

Uy! Me pasó lo mismo que a chubutense! Yo invito a la concurrencia a revisar el debate en torno a la 1420 y no olvidar que Sarmiento impulsó (y logró imponer) un proyecto de educación pública secularizada, afortunadamente para todos nosotros. "La ciudad es un claustro encerrado entre barrancas", escribió de la inquisitorial Córdoba. Sí, un asesino y un racista. Pero qué prosa...

Andrés el Viejo dijo...

Estimado Marcelo:
Evidentemente, los personajes de la historia no siempre prevén las consecuencias de sus acciones y menos con precisión. Lo que importa, en mi opinión, no son tanto las previsiones que hayan tenido en la cabeza, sino el nuevo marco de condiciones que contribuyan a formar.
Sarmiento tal vez no pudo prever que al cerrar una nueva presidencia de Mitre e imponer a Avellaneda terminaría en la federalización de la ciudad de Buenos Aires. Pero de hecho, contribuir a debilitar a sus viejos amigos porteños de la época del Estado de Buenos Aires preparó las condiciones para que así sucediera. Sus acciones merecen el crédito.
Con respecto a la cuestión patagónica, seamos claros. Cuando Sarmiento era un periodista exiliado en Chile, sostuvo el derecho de ese país a ocupar la Patagonia. Casi treinta años después, siendo presidente de la Argentina, mandó una flota al sur para detener las mismas pretensiones chilenas. Además, y por las dudas, mandó comprar vapores de guerra en Europa por si Chile se ponía muy insistente. ¿Qué predomina para usted, lo que dijo sin consecuencias o lo que hizo efectivamente y que tuvo consecuencias? ¿A usted le preocupan más algunas palabras irresponsables o los hechos contundentes?
No hay un solo Estado nacional en el mundo que no merezca los reproches que el Estado oligárquico argentino te merece. El establecimiento de los Estados nacionales ha sido mediante procesos sangrientos y con el fin de favorecer la dominación de clase. Pero constituyen el marco para desarrollar los países y poder combatir por la plena soberanía y la emancipación de los dominados. Algo de eso debía tener Perón en la cabeza cuando a los ferrocarriles nacionalizados les dio los nombres de los constructores del Estado nacional (con dos excepciones, es cierto: Mitre no merecía estar en la lista y estuvo y Avellaneda, que sí lo merecía, no tuvo la suerte).
Agradezco el elogio a la frase, pero no es mía. Es de Hegel y está en sus Lecciones sobre la Filosofía de la Historia.
Saludos

Marco[s] dijo...

Me estoy percatando de que la blogosfera esta lleno de pelotudos.

rene orlando dijo...

Borges decía algo así como que si "Facundo" hubiese sido nuestro libro nacional en vez de "Martín Fierro", la historia de Argentina habría sido diferente. Es decir, mejor, ya que no hubiésemos tenido como héroe nacional a un gaucho vagoneta.

Estoy de acuerdo con esto y con la frase que Sarmiento grabó en la roca de los Esteros de Zonda, en San Juan, que dice: On ne tue point les idées (en especial, aquellas que coinciden con las mías). Saludos!

Christan dijo...

Bueno...hola a todos y todas...veo que está caliente el debete por acá. Solo puedo agregar algunas cosas desde lo ideológico y desde la experiencia diaria en la escuela primaria, ya que soy docente (en estos mmentos de un segundo grado a la mañana y un septimo grado a la tarde), y tengo que sufrir en cada acto escolar la obligación macrista de escuchar el himno a Sarmiento, que por supuesto no entono.
Sabemos lo que fue Sarmiento y que quien de verdad adhiere a él, adhiere también a su ideología, como se puede ver en nuestro flamente Jefe de Gobierno (que impone dictatorialmente un himno de alguien, que según él admira), que por otro lado volvió a dejar fuera de la presentación del presupuesto para el año que viene, al aumento salarial de los trabajadores municipales (entre ellos los docentes), obligando a nuevas medidas de fuerza y movilizaciones que desencadenarán en nuevos días sin clases en la cuidad.
Los docentes de esta época NO tenemos nada que ver con Sarmiento, ni con sus ideas, ni con su forma de actuar y pensando anacrónicamente la historia, nos identificamos mucho más con figuras como "Chacho" Peñaloza, Artigas, Guemes, Esteban Echeverría, Alberdi, etc.
Nuestra lucha docente diaria nos lleva a pedir y exigir que no solo se deje de cantar el himno a ese procer facista, sino que también exigimos que el 11 de septiembre,día del maestro, sea cambiado por el 4 de abril, el día en que lamentablemente fue asesinado por la espalda con una granada de gas lacrimógeno lanzada a menos de 2 metros, el compañero docente Carlos Fuentealba en la provincia de Neuquén cuando se retiraba pacíficamente de una movilización en la que se reclamaba por un aumento salarial y una mejora de condiciones edilicias.
Carlos Fuentealba sí es un ejemplo de vida, de lucha, compromiso con la educación y con la sociedad. Por supuesto nada que ver con Sarmiento.

UN MAESTRO QUE LUCHA, TAMBIÉN EDUCA.

SALUDOS a todos y todas. No luchen contra molinos de viento, pongan esa fuerza donde valga realmente la pena y se pueda generar un cambio cualitativo. Los dinosaurios fachos y sus herederos, morirán en soledad

MTzootz dijo...

En primer lugar,tengo que reconocer que la suma de comentarios me resulta verdaderamente cautivadora...no soñe encontrar jamas un espacio donde se siguieran tratando discusiones tan inconclusas y aun, antiguas como estas,con el impetu juvenil y renovado de tantas opiniones.No se tome a mal,me resulta refrescante y educativo (en tanto y en cuanto se puedan seguir los lineamientos de un debate,por supuesto,con respeto por la opinion ajena),por lo mismo es que me encontre seducida por la idea de agregar solo un comentario: pienso que para leer la historia,y aun mas, para comprenderla y apre-henderla,es importantisimo objetivar,justamente,el objeto de estudio.Seria ilogico tratar de ser objetivo,ya que la naturaleza misma del ser humano es subjetiva (ya lo decia el mismisimo Foulcault),pero si se puede objetivar a un sujeto dentro de su contexto social,historico,politico;desde este punto no se puede desmerecer la obra educativa de Sarmiento,sobre todo,la introduccion del rol de la mujer en la educacion(idea revolucionaria,aun para Europa),ni tampoco se puede desconocer la "otredad" normativa de la epoca con respecto a aborigenes (prefiero el termino habitantes originarios),gauchos y criollos(arrastrado desde la llegada de los españoles a America Latina),ni desconocer la crueldad documentada en el genio de Sarmiento (tambien puesta en manuales de texto,es decir, relatos subjetivos).Por lo que,mas alla del anhelo educativo y la reunion que amerita temas como este, mi humilde opinion -la cual propongo desde un absoluto punto de vista personal-es remitirse a Mario Casdalla (fundador de la teoria de la contextualizacion historica en pos de la superacion subjetiva)y tratar de leer,pensar,re-pensar la historia desde el contexto sociopolitico,economico,social,cultural y aun,global en el que se encuentra inmerso el sujeto a quien se pretende conocer.De esta manera,la experiencia del debate,puede ser mas rica epistemologicamente hablando, y favorecedora de un pensamiento critico sin basamentos favoritistas o partidistas,sino la plena conciencia de un conocimiento racional y abarcativo.
Mis siceras disculpas por lo extenso del comentario.Ha sido un grato momento leer lo anteriormente escrito en los comentarios y la nota disparadora.

Propongo la lectura de los siguientes autores que indirectamente pueden sostener mi argumentacion: M. Foulcault,Tedesco,Casalla, Cullen,Larossa,Freire,Kuhn,Weber,etc.

王勝 dijo...

.
.
.
.
.
.
.
.
.