·

·

Más devaluacionismo

_

[Esto iba a ser una nota más larga, pero nos estábamos yendo por las ramas y preferimos recortar impiadosamente]


Vamos a referirnos a una entrevista a Guillermo Calvo aparecida en El Economista el 6 de Marzo y comentada por los amigos de Finanzas Públicas (accesible sólo en la edición de papel).


Se trata, como anticipa el título, sobre el controvertido valor que debiera tener el trepidante dólar.


Los dichos en cuestión de Guillermo Calvo son los siguientes:


“… no sé muy bien cómo se hace para dejar subir el tipo de cambio sin generar inflación. Hoy sabemos que los precios no son un problema porque los commodities se han desplomado y si subo el tipo de cambio no hay efectos importantes. Pero hay que estar alertas.”


“En segundo lugar el BCRA no ha dejado subir más el dólar porque tiene miedo precisamente a que la inflación suba. ¿Entonces? En la Argentina tenemos sindicatos que se han reforzado mucho y para que la devaluación sea efectiva hay que congelar el salario algo que no es fácil de lograr”


“… lo que conviene hacer es esperar a que el desempleo sea mayor en los próximos meses y seguir devaluando en un contexto en que los sindicatos tendrán menor poder de negociación”


Lo que se dice una franqueza brutal. Si no queda del todo claro, creemos que una segunda lectura alcanza sobradamente.


Y no, no es que Calvo sea ‘insensible’ –como se apuntaba en Finanzas Públicas-, sino que no hace otra cosa que expresar frescamente los deseos inconfesos de la patria maxidevaluadora.


The point is:


- el objetivo principal, y tradicional, de una maxidevaluación es pisar –preferentemente pulverizar- los ingresos reales de los asalariados


- la maxidevaluación –en ausencia de los ‘enojosos’ mecanismos regulatorios y compensadores que ‘distorsionan’ el beatífico funcionamiento de los mercados- impacta directamente en el nivel de precios de lo que exportamos y de lo que importamos, y de allí, en lo que consumimos


- quienes se benefician de ello son los grupos empresarios más concentrados, con mayor productividad y/o exportadores y/o productores de transables, que recuperan así margenes de ganancia


- dicho de otra manera, fulminar los ingresos reales de los trabajadores achica el peso de los salarios en la estructura de costos de tales grupos empresarios, ganando con ello márgenes y competitividad externa e interna


- quienes primero se joden con ello son los asalariados, por la caída en el poder de compra de sus ingresos (como en 2002, como ocurrió durante todas las instancias maxidevaluadoras de nuestra historia)


- se joden también el resto de las empresas que producen para el mercado interno, y que no tienen los atributos señalados más arriba; porque, naturalmente, la caída de los ingresos reales de los asalariados achica el mercado interno, y no tienen las espaldas que sí tienen las ‘grandes’ señaladas más arriba


¿Entonces? Se trata de un ajuste de la economía, que no haría más que agravar el ciclo recesivo en que se encuentra la argentina:


- aceleración inflacionaria


- menos horas trabajadas (aumento del subempleo y menores ingresos)


- destrucción de los empleos de mayor calidad (aumento de la informalidad)


- caída general del empleo (aumento de la desocupación)


- reducción y pérdida de ingresos, sea nominales o reales (especialmente de los más vulnerables), y por tanto


- mayor pobreza e indigencia


- concentración del ingreso, incremento de la desigualdad, finalmente


- caída de la demanda


- reducción del consumo


- destrucción de empresas


- desincentivo a la inversión


Con su contrapartida, que es la captación de rentas extraordinarias por parte de los sectores beneficiados. Especialmente aquellos que poseen mayor productividad relativa y/o que exportan y/o cuyos productos poseen una baja elasticidad respecto al ingreso (dícese de los bienes de consumo básico) y/o que tienen un costo laboral menor y/o que tienen un posicionamiento en sus mercados con mayor poder relativo para establecer los precios de sus productos e insumos. Con respecto a éstos últimos, puntualicemos que son quienes mayor capacidad tienen, por añadidura, para empomar secamente a proveedores y acreedores, licuando de tal manera un importante renglón de sus pasivos en pesos.


Los lobbystas de la maxidevaluación dirán que es el ‘poquito’ de sacrificio que indefectiblemente debemos hacer. El fin dello sería regenerar la competitividad perdida a causa de:


- la inflación de precios internos


- las devaluaciones realizadas a lo ancho y a lo ancho del globo (o lo que es lo mismo, la paradójica apreciación que ha tenido el el verde billete al compás de la crisis)


- especialmente la devaluación de la moneda de importantes socios comerciales de la Argentina (dizque Brazil)


- el incremento de los costos laborales locales


- la caída de los precios internacionales de nuestras commodities.


En definitiva, y sea cual fuere el soporte teórico-discursivo en que venga enancado, el relato maxidevaluador será taimadamente deshonesto (aquí no hay candideces que valgan en vista de nuestra historia) en tanto y en cuanto no ‘avise’ de las consecuencias brevemente reseñadas. El resto son paparruchadas. Guillermo Calvo no es ‘insensible’, es bastante más honesto, o perspicaz que muchos otros.


Y apuntemos finalmente que, aunque el dólar se vaya a 6 mangos moneda nacional, ello no va a incrementar la demanda externa, ni los precios internacionales de lo que exportamos; el contexto que vivimos es de crisis global y de retracción de la demanda mundial, no hay devaluación mágica que nos saque de la trama mundial. Los únicos y exclusivos beneficiarios de un escenario tal son esos sectores empresarios que caracterizamos escuetamente renglones arriba.


¿Entonces, el dólar debiera quedarse como está? Claro que tampoco.


El fondo de la cuestión es determinar quiénes son que ‘necesitan’ de un dólar alto para sostener márgenes y competitividad, y quiénes son los pescadores de río revuelto a la búsqueda de rentas extraordinarias. Y determinar pues, cuáles son entonces los mecanismos para proveerles márgenes y competitividad a los primeros y ‘retenerles’ las rentas extraordinarias a los segundos.


Regulación, intervención, retenciones, compensaciones. Más 'Moreno'.


Lo destacable del caso es que quizá por primera vez en la Historia Argentina encontramos un Estado Nacional y un Banco Central con artilleria para resistir la pulseada cambiaria en curso.


Es notable que tantos profesionales de la indignación republicana, mingitadores habituales de agua bendita, pregoneros de la institucionalidad, vean como cosa tan natural y obvia el que los mercados hagan pomada frescamente la estabilidad de un país, tanto que el pretender eludir ese escenario les parece cosa de ‘soberbios que pretenden vengarse del mercado’, tanto que se relamen y agitan fantasmas con un inocultable placer casi libidinal.

_

Nuevo Diccionario 2.0

_

Raúl Degrossi

Para: rojopunzo@gmail.com

Sirinivasa: yo soy el autor del "diccionario político" que posteaste en el blog, que no tengo idea como te llegó pero me alegro que lo difundas, siempre navego por la peronosfera y entre otros blogs visito frecuentemente el tuyo, un placer. Acá te mando adjunta la versión completa del diccionario, corregida, actualizada y ordenada alfabéticamente para que la difundas si te interesa, por toda la blogosfera y demases. Tengo mucho más material escrito sobre política y temas de actualidad, por sí te interesa. Raúl de Santa Fe (un kirchnerista atrapado entre Binner y Reutemann)

---

Datos Duros

Para: Raúl Degrossi

Raúl, estimado: ahí en el mail que recibí decía al pie originalmente enviado por 'fulano de tal', que no eras vos.

Por las dudas, pues no sabía si se trataba del autor, y para no escrachar a nadie sin pedirle permiso, no lo puse. Pero si no tenés problema hago la aclaración, que me parece que vale porque el texto es buenísimo, de prolija factura y con una escritura de esas que son gratas para el humor.

Supongo que luego de los primeros destinatarios que tuvo se debe haber diseminado sin control ni límite. Pero está bueno que suceda así, y nos muestra la potencia de las 'redes' de contactos compañeros que son poco visibles para las militancias tradicionales, pero que muestran su
capacidad con estas cosas.

...

El exito de cosas así creo es justamente cuando pasan a ser de 'dominio público' por decir. Como el 'suponete' de los muchachos de UnDíaPeronista.

Un gran abrazo, y decíme si te va lo de aparecer con tu nombre

S.

---

Raúl Degrossi

Para: Sirinivasa

Sirinivasa: 1) no tengo inconveniente en que se difunda con mi nombre, aunque participo de la ida de Scalabrini Ortíz que uno debe asumirse como "uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera", una caricia para el ego nunca viene mal, así que vos publicálo si te interesa como de mi autoría (que lo es) aunque a esta altura sea del dominio público (y bienvenido sea).

...

así que imagináte hasta que punto compartimos la idea de socializar lo que circula por la blogósfera. Anoche también le mandé un mail similar al que vos recibiste a Lucas Carrasco (que tuvo la deferencia de contestarme) porque recién después caí en la cuenta que él lo habia linkeado de tu blog. 3) Como les dije a mis amigos y contactos cuando les envié el original (que fue en 10 entregas seriadas, por so vos recibiste solo una parte y no ordenada) les comenté que era para la cartera de la dama (Louis Vuitton obvio) y la billetera del caballero (para guardar la chequera y la caja, obvio también), para tener a mano para cuando la ocasión lo ameritase, fuer una reunión social o familiar, una discusión en el laburo u para matar el tiempo esperando que el piquete agrogarca libere la ruta. Un abrazo, y desde ya gracias por la difusión. Raúl Degrossi (un santafesino que adhiere a las retenciones, a su coparticipación y que no confunde a Perón con Galtieri).

---

Datos Duros

Para: Raúl Degrossi

A ver qué le parece... es para colgarlo en el blog

---

Raúl Degrossi

Para: Sirinivasa


Sirinivasa: no hay dramas en publicar nuestro intercambio epistolar en el blog (no sé si te va a quedar espacio para otra cosa, pero vos sabrás). Disculpá la demora, pero recién puedo contestar porque había un problema en el correo. Raúl Degrossi.

_

Nuevo Diccionario Político Argentino

_

Aclaración de madrugada: el texto nos llegó por mail, desconociendo su autoría tal como llegó, y mientras nos desternillábamos de la risa, lo colgamos tal cual. Ya aclaramos en los comments, pero según nos cuenta el amigo BobRow, y para evitar confusiones, vale la tardía aunque necesaria aclaración.

Im-per-di-ble:


Gente: conjunto de personas de piel blanca y dentadura completamente desarrollada, generalmente de clase media o alta, que habita en áreas residenciales de los grandes centros urbanos y cuyos deseos y expectativas deben invariablemente ser satisfechos por los gobernantes, aun cuando sean variables o contradictorios, se opongan decididamente a los de la mayoría electoral o sean incompatibles con éstos.

Populismo: modalidad representativa del subdesarrollo político latinoamericano, que sostiene la peregrina tesis de aplicar en el gobierno el programa electoral votado por la mayoría de la ciudadanía en elecciones libres, y no las sensatas medidas que aconsejan los países serios e instituciones amigas de la Argentina como el Fondo Monetario Internacional.

Socialismo: doctrina política que evolucionó con el transcurso del tiempo, desde el cuestionamiento de la propiedad privada de los medios de producción hasta el pedido de eliminación total de las retenciones a las exportaciones de soja.

Progresismo: postura política consistente en defender el derecho a la diversidad sexual, promover las reformas políticas (ver “Boleta única”), el diálogo y los consensos (ver ambos) a una conveniente distancia de los “negros de mierda” (ver), pero conservando un discurso y modales amables que permitan engañarlos y contar, por fin,
con su voto en las elecciones.

Pluralismo:
Diversidad de opiniones, en muchos casos abiertamente contradictorias, que emiten diariamente, sobre lo que sucede en el país, Tenembaun, Castro, Van der Kooy, Biasatti, Morales solá, Silvestre, Bonelli, Carnota, Aulicino, Santillán y muchos otros periodistas. Todo ello pese a ser empleados de un mismo grupo económico.


Macrismo: movimiento político emergido como consecuencia de las exitosas campañas deportivas del club Boca Juniors, cuyos postulados políticos consisten en aplicar a la conducción del Estado las reglas y principios de la gerencia empresarial, es decir fijar sueldos exorbitantes para quienes dirigen, de miseria para los empleados y depositar invariablemente en los demás las culpas de la propia inoperancia para gestionar.

Kirchner, Néstor: dictador por antonomasia, cuya crueldad y sed insaciable de poder Stalin y Hitler -entre otros- hubieran deseado alcanzar alguna vez en sus carreras políticas.

Chávez, Hugo: demoníaco personaje del trópico sudamericano que reúne en su persona dos cualidades detestables, ser un dictador (ver definición) y además un negro de mierda (ídem).

Mayoría moral: conjunto de personas o parte de la sociedad que constituye generalmente la minoría electoral, en especial en el conurbano bonaerense.

Presidenciable: político que, en forma simultánea con su labor en el Congreso de la Nación o algún otro cargo público, se desempeña como panelista en los programas políticos de TN, C5N o América TV.

Gran Esperanza Blanca: potencial presidenciable (ver), preferentemente proveniente de la gente (ver), periódicamente instalado por los medios masivos de comunicación ante la opinión pública con el propósito declarado de lograr, alguna vez, la derrota electoral del populismo (ver) peronista y construir una república (ver) o algo parecido en la Argentina.


Tractorazo: momentánea e inevitable interrupción de las vías de comunicación protagonizada por los nobles chacareros del campo argentino, que no encuentran otra forma de manifestar su repudio a la política agropecuaria de la dictadura kakista y su oposición a sus gabelas y exacciones (ver “retenciones”).

Conurbano: oscura y desconocida región de la provincia de Buenos Aires aledaña a la Capital Federal , habitada por negros de mierda (ver), gobernada por caudillos feudales y territorio propicio para el clientelismo (ver) político y el fraude (ver) electoral.

Calidad institucional: facilitarle al vicepresidente de la Nación los helicópteros y aviones oficiales para su desplazamiento por el país con destino a los diferentes cónclaves opositores o eventos turísticos; o garantizarle la presencia de los efectivos del Regimiento de Granaderos a Caballo con los mismos fines.

Diálogo: práctica política consistente en reunir el mayor número de personas e instituciones posibles en torno a una mesa, para discutir largas horas en torno a los principales temas de la economía nacional y concluir, invariablemente, adoptando las decisiones que reclama la Mesa de Enlace (ver), la Bolsa de Comercio, el Fondo Monetario Internacional u otros organismos e instituciones similares.

Consenso: resultado del diálogo a que refiere la definición anterior.

República: sistema de organización política consistente en que gobiernen los republicanos, aunque no sean los que hayan ganado las elecciones.

Borocotó, Eduardo: icono por antonomasia de la traición política, actitud que consiste a su vez en haberse pasado a las filas del oficialismo luego de haber sido electo por un partido de la oposición.

Cobos, Julio: símbolo viviente del hombre digno, que responde a sus íntimas convicciones y a los atinados consejos de su núcleo familiar íntimo, sin atarse a absurdos condicionamientos como el voto de la ciudadanía. Encarnación de la decencia política, que consiste en pasarse a la oposición habiendo sido electo por el oficialismo.

De Narváez, Francisco: exitoso empresario colombiano, de fortuna tan importante como de oscuros orígenes (vinculada entre otros rubros al juego y a los medios de comunicación) , que trata de abrirse paso en la política para combatir el narcotráfico y la corrupción.

Binner, Hermes: político opositor al gobierno nacional proveniente del socialismo (ver), que esperó durante 24 años acceder a gobernar de la provincia de Santa Fe y, elegido por fin para ello, amenaza hace más de un año con comenzar a hacerlo algún día, al aguardo de instrucciones y directivas de la Mesa de Enlace (ver).

Reutemann, Carlos: ex corredor de Fórmula 1 posteriormente volcado a la política, eterno aspirante a Gran Esperanza Blanca (ver) y cuyas grandes definiciones políticas solo resultan comprensibles para los adiestrados en el lenguaje de señas y Roxanna Latorre. Duramente enfrentado a Binner (ver) por las responsabilidades en las muertes del año 2001 y la inundación de 2003 y -sobre todo- por cuantos son los millones de dólares que el gobierno kirchnerista debería devolver al campo (ver) por adoptar una política agropecuaria integral (ver).


De Angeli, Alfredo: símbolo viviente del noble y pacífico productor agropecuario argentino, que abandona ocasionalmente sus tareas de labranza para luchar por un país más federal y justo, y con dinero aportado por sus amigos pudo felizmente reponer sus piezas dentarias perdidas.

Biolcatti, Santiago: pacífico tambero representante de una de las entidades más señeras del país consustanciada con sus más genuinas tradiciones, sorprendido en su candidez e ingenuidad por la perfidia
de las maquinaciones kirchneristas.

Buzzi, Eduardo: combativo impulsor de la reforma agraria en la Argentina adoptando el modelo boliviano, es decir con los discursos del presidente Evo Morales y las tácticas y propósitos de los prefectos de Santa Cruz de la Sierra y otras regiones de la Media Luna.

Carrió, Elisa: pitonisa de pigmentación variable (en los diferentes tonos del ocre al naranja), que entre predicciones, vaticinios, denuncias judiciales, conferencias de prensa y vacaciones en Punta del Este intercala ocasionalmente la formación de estructuras políticas y la presentación de candidaturas presidenciales.

Tiranía: régimen político de características opresivas, en el cual todos los medios de difusión más importantes desde los cuales se arremete a diario contra la persona y la investidura presidencial, están en manos de grupos económicos privados y la oposición política, gracias a concesiones prorrogadas por el gobierno hasta el año 2015.

Crisis energética: apagón generalizado de luz y falta masiva de gas que se vienen anunciando desde el año 2003.

Voto calificado: moderno y novedoso sistema electoral, por el cual los votos de Elisa Carrió se computarían el doble o triple, y los del candidato kirchnerista o peronista, valdrían la mitad.

Boleta única: sistema electoral consistente en colocar en el cuarto oscuro exclusivamente las boletas de sufragio correspondiente a los candidatos de la oposición política al peronismo, aplicado con anterioridad en la Argentina en diferentes ocasiones entre 1955 y 1973.

Cacerola: antiguo utensilio de cocina, devenido un símbolo de la dignidad ciudadana y la lucha de la sociedad contra la tiranía kirchnerista.

Cacerolazo: espontánea manifestación de descontento ciudadano, organizada con una semana de anterioridad mediante correos electrónicos, mensajes de texto y convocatorias públicas por los grandes medios masivos de comunicación.

Piquete: deleznable modalidad de protesta adoptada por negros de mierda (ver) descerebrados, que no encuentran otra forma de expresarse que cortar el tránsito molestando a los honestos ciudadanos que se ven impedidos de llegar a sus merecidas vacaciones en Punta del Este.

Política agropecuaria integral: eliminación inmediata de las retenciones a las exportaciones de soja, devolviendo a los productores y exportadores lo que hubieren abonado por ese concepto desde que llegó al poder la dictadura kirchnerista.

Retenciones: exacción ilegal, ilegítima y confiscatoria de los ingresos del noble campo argentino, destinada exclusivamente a engordar las arcas del gobierno (ver “caja”) y financiar el clientelismo, las carteras y el bótox presidencial (ver definiciones)

Soja: oleaginosa cultivada transgénicamente con el propósito de alimentar a los cerdos chinos y de unificar a la Mesa de Enlace, el periodismo independiente y la oposición política (ver cada una de las tres definiciones) .

Economías regionales: lo que se produce en las escasas áreas de explotación agropecuaria donde no se siembra soja (ver), excusa, pretexto o prolegómeno del diálogo (ver) en las reuniones en las que la Mesa de Enlace (ver) reclama una política agropecuaria integral (ver).

Emergencia agropecuaria: financiación de la compra de departamentos céntricos, camionetas 4 x 4 y nuevas cosechadoras por el campo (ver), con dinero de los impuestos y sin obligación de devolverlo.

Clientelismo: deleznable práctica política llevada a cabo por el peronismo y otros populismos dictatoriales (ver ambos) latinoamericanos, consistente en utilizar los recursos públicos para construir escuelas, caminos u otras obras públicas, o incrementar las jubilaciones con el canallesco propósito de obtener triunfos electorales que le permitan perpetuarse en el poder.

Fraude: práctica política utilizada por el kirchnerismo y otros populismo latinoamericanos para perpetuarse en el poder, consistente en el robo de boletas de los cuartos oscuros en 30 mesas de La Matanza y no contabilizar en el resultado electoral una mesa de Necochea.

Moreno, Guillermo: polémico funcionario de la administració n kirchnerista, opositor de la libre empresa que mediante métodos patoteriles pretende lograr el descabellado objetivo de evitar que las empresas incrementen el precio de los principales productos de la canasta familiar.

Echegaray, Ricardo: ídem al anterior, cuyo tenebroso propósito es perseguir la evasión impositiva, erradicando de ese modo una de las más nobles y arraigadas tradiciones argentinas.

D’elía, Luis: desagradable personaje obeso y desdentado, sin ocupación productiva visible y mantenido por el gobierno, enemigo abierto de la libertad de prensa (ver) siempre presto a ejercer la violencia en defensa de la dictadura kakista.

Ceausescu, Nicolás: dictador rumano que gobernó su país con mano de hierro en tiempos del comunismo, cuya muerte por fusilamiento truncó el sueño de parecerse, algún día, a Néstor Kirchner.

Cooptación: perverso mecanismo de captación de dirigentes políticos opositores por parte del kirchnerismo mediante el uso indiscriminado de la chequera (ver), con el propósito de perpetuar la matriz del saqueo.

Coalición Cívica: convocatoria abierta y transparente a todos los argentinos de bien sin importar sus ideas y sus anteriores pertenencias partidarias o sus trayectorias políticas, para construir un país republicano y digno.

Lanata, Jorge: ex periodista independiente (ver “Periodismo independiente”), actualmente reemplazante de Enrique Pinti como capocómico en el teatro de revistas y como filósofo de cabecera de las señora del Barrio Parque.

La Nación: una auténtica tribuna de doctrina, el matutino que no defrauda a sus lectores, columna basal del periodismo independiente (ver).

Clarín: el gran diario argentino, la otra columna basal del periodismo independiente.

Expoagro: emprendimiento organizado por las dos columnas basales mencionadas en las definiciones anteriores, para mostrar las bondades de la soja (ver) y la contribución del campo (ver) al progreso y desarrollo del país.

Página 12: Boletín Oficial.

Afroamericano: individuo de piel oscura egresado de Harvard, que en ocasiones fruto de su propio esfuerzo y de las posibilidades que brinda una sociedad libre e igualitaria puede acceder a posiciones políticas importantes, como la presidencia de los Estados Unidos.

Negro de mierda: villero, descerebrado del conurbano bonaerense u otras zonas marginales, generalmente adherente en política al peronismo y, por extensión en América Latina, al chavismo (ver “Chávez”) u otros populismos (ver).

Aislamiento internacional: estrambótica política exterior del kirchnerismo, consistente en estrechar vínculos con gobiernos de países exóticos como Ecuador, Venezuela o Bolivia, prescindir de los préstamos y asesoramiento del Fondo Monetario Internacional y exigir explicaciones al embajador de los Estados Unidos por los informes de la Agencia Central de Ineligencia (C.I.A.) sobre la situación nacional.

Dictador: gobernante populista latinoamericano, elegido mediante elecciones (generalmente sospechadas de fraudulentas) , que procura periódicamente revalidar su poder por la misma vía.

Dictadura: gobierno del dictador, que procura contar con al menos un medio de difusión masiva en manos del Estado entre otras insólitas pretensiones, como aplicar en el gobierno su programa electoral o cobrar impuestos.

Conchuda: Presidenta de la Nación.

Bótox: tratamiento para eliminar las arrugas del rostro femenino, que luce horrendo y provoca indignación en el caso de la Presidenta de la Nación (ver “Conchuda”), y causa admiración y envidia en Mirtha Legrand.

Cartera: prenda de indumentaria femenina, convertida en un símbolo de la corrupción y el despilfarro kirhneristas.

Mini Cooper: automóvil símil a la prenda mencionada en la definición anterior, en versión adolescente.

Libertad de prensa: posibilidad de decirle “conchuda” a la Presidenta de la Nación , y correlativa obligación de ésta de aceptarlo con una sonrisa agradecida. Dícese además del derecho a conformar y ampliar enormes monopolios multimedios propiedad de un mismo grupo económico.

Censura: cesantía de un periodista independiente por sugerir en un medio de comunicación la vinculación de la empresa propietaria con hechos de corrupción política. Dícese además de las críticas de la Presidenta u otros funcionarios del gobierno a los editoriales de los diarios, o el recordatorio del apoyo brindado por sus periodistas a
gobiernos dictatoriales de facto (no confundir con “Dictadura”) en el pasado.

Ley de Radiodifusión: intento dictatorial del kichnerismo por imponer la censura.

Libertad de empresa: cesantía sin indemnización de un periodista por contradecir con sus opiniones la línea editorial del diario o medio, o intentar averiguar la filiación de los nietos de su propietaria.

Prensa independiente: línea interna de la oposición política, siempre obediente a las directivas emanadas de la conducción de la misma (ver “Mesa de Enlace”).

Caja: destino final de todas las exacciones y gabelas del kirchnerismo, con el oscuro propósito de financiar las obras públicas, las jubilaciones, planes sociales y otros gastos del Estado.

Chequera: mecanismo por el cual se instrumenta el manejo de los dineros contenidos en la caja a que alude la definición anterior. Dícese además de la herramienta de disciplinamiento político de los oficialistas díscolos u opositores al gobierno (ver “Cooptación”).

K: detestable letra que debería ser suprimida del diccionario.

Kakistas: adherentes y defensores de la dictadura kirchnerista, definición en la que se conjugan la postura política y las reminiscencias escatológicas que suscita su obra de gobierno.

Choripán: parte de la mezcla de combustible utilizada por el clientelismo peronista para hacer llegar adherentes a sus manifestaciones públicas.

Tetra: el restante componente de la mezcla de combustible a que refiere la definición anterior.

Colectivo: diabólico medio de transporte utilizado por los aparatos políticos del clientelismo para trasladar horas de descerebrados a sus mitines políticos.

Mesa de Enlace: órgano de conducción de la oposición política al kirchnerismo.

Oposición política: conjunto de dirigentes que aparecen a los costados y por detrás de los miembros de la Mesa de Enlace en las conferencias de prensa.

Campo: actividad económica por antonomasia de la Argentina , única verdaderamente digna de apoyo de la ciudadanía y del gobierno, fuente de la grandeza del país y reservorio último de todas sus virtudes morales.

Mano dura: propuesta de política de seguridad para enfrentar a la delincuencia, consistente en imponer la pena de muerte por mirar fijo o ingreso de personas no residentes a countries o barrios cerrados (entre otros delitos graves), bajar la imputabilidad penal de los menores a 5 años y designar funcionaria responsable del área a Susana Giménez.

Crispación: sensación provocada en ciertos exponentes del periodismo independiente (ver) como Nelson Castro, Joaquín Morales Solá o Mariano Grondona por los resultados electorales en la Argentina y el rumbo del gobierno, en especial a partir del año 2003. Dícese además de la obstinada negativa del gobierno kirchnerista a buscar el diálogo y el consenso (ver ambas definiciones) .


Elecciones (agregado al original):
Aquello que cuando lo adelanta el Jefe de Gobierno de la Ciudad está bien, pero cuando lo hace La Nación es “un desastre”, “despropósito” … etc

_

Si caen las retenciones...

_
...como resultado de la movida agroopositora en el Congreso...
.
.
.
.
.
.
.
...vayan avisándoles...
.
.
.
.
.
.
...a los sectores públicos provinciales y municipales del país...
.
.
.
.
.
.
.
...que vayan eligiendo...
.
.
.
.
.
.
.
... de qué color van a ser los papelitos con los que van a cobrar...
.
.
.
.
.
.
...si éste...
.
.
.
...o éste...


.
.
.
.
...capaz que este es más lindo...


.
.
.
.
... o este otro...
.
.
.
.
...este es lindo también...

.
.
.
.
...aunque quizá en definitiva, sueñan con este


_

Mariano T: a confesión de parte...

_

... relevo de pruebas, dice la fórmula jurídica.

Y acá, el militante campero MarianoT., bajo el título de "Imbecilidad", finalmente muestra haber entendido la función y el sentido fundamental del sistema de retenciones, compensaciones y acuerdos de precios. Veamos lo bien que nos lo explica:

es obvio que esas retenciones que el Estado no cobra (por ir la venta al mercado interno), significan un descuento en el precio para el usuario de mercado interno, ya sea una aceitera, un molino, un feed-lot, una granja avícola, etc.
En parte las retenciones se hacen para eso, subsidiar el mercado interno con el dinero del productor.

¡¡¡Alcoyana-alcoyana!!! Finalmente se dieron cuenta.

Y es por eso que, según la oportuna expresión de Eva Row, no 'debaten' el modelo, sino que lo 'combaten'.

Porque de eso se trata, que tradicionalmente en la historia económica argentina, el tipo de cambio real alto fue asociado a la pulverización de los ingresos reales de los asalariados y de los más pobres, en beneficio de los márgenes de ganancias de los sectores transables, con la obtención de rentas extraordinarias que ello llevaba aparejado.

La cuadratura del círculo que logró este modelo, lo que aquí hemos bautizado -pretenciosamente- como Economía Política de la Justicia Social, ha sido favorecer con un tipo de cambio real alto -efectivamente obtenido- a los sectores transables que de veras lo necesitan, sea por sus desventajas en lo que hace a su productividad relativa y/o por su aporte a la generación de empleo. Y, en cambio, tronchándoselo a los sectores que tienen alto peso en la canasta de consumo de los asalariados y/o alta productividad y/o escaso aporte a la generación de empleo. Estos últimos sectores son los que se beneficiarían de una renta extraordinaria derivada puramente del tipo de cambio alto.

De allí las retenciones, las compensaciones, los acuerdos e tutti quanti.

La consecuencia, contener el ritmo de incremento de los precios de la canasta de consumo del laburante, incrementando sus ingresos reales. Sí, son salarios bajos en dólares, pero relativamente altos para el consumo habitual de la mesa de todos los días. Plasmas relativamente más caros y menos viajes a Cancún, pero cárnicos, lácteos y farináceos asequibles al bolsillo de la terca negrada que se resiste a comer soja.

Sí, subsidiar al mercado interno, de eso se trataba.

Y la alternativa que ellos quieren es desarmar todos estos mecanismos de regulación sistémica, que el mercado decida ganadores y perdedores, historia por demás ya conocida, ¿o no?

Al final lo entendió, Mariano T., y desde aquí saludamos su post, mucho más ilustrativo que las 'imbecilidades del P\12', y que ya mismo comenzaremos a diseminar via mail.
_

¿Qué se vota?

_

Elecciones adelantadas, oposición crispada hasta la secrección de espuma por la boca.

¿Pero qué votamos? Sí, legisladores, claro, pero no es eso lo que nos preguntamos. ¿La continuidad o no del proceso político kirchnerista? También, también, pero queremos ir más allá. Bueno, dirá el lector, nos estamos poniendo filosóficos. Pero no, no va por ahí.

El punto –y para no dar más vueltas- diremos, es El Modelo (así, con Mayús. para que nos entendamos rápido). Modelo económico, por supuesto.

Vamos a plantear rápidamente, y de manera axiomática, una breve serie de proposiciones.

1.- Hay un modelo

2.- Tal modelo es coherente y consistente (es la articulación y sistematización de una nutrida panoplia de medidas de política económica)

3.- Su vigencia beneficia y ha beneficiado a los denominados ‘sectores populares’ (trabajadores, asalariados, precarios, subempleados, jubilados, etc.)

4.- El Modelo es lo que está en juego

5.- Hay que bancarlo

Cada ítem admite un desglose amplio y profundo, sin duda materia de cordial controversia inacabable (según quienes fueren los polemistas) o de contiendas menos respetuosas (ad usum forum La Nación).

Así que por lo anunciado ayer, todo indica que –al menos en este humilde bloguín- lo que queda de aquí al 28 de Junio, transitaremos estos ejes de reflexión / debate / discusión.

La cuestión, por añadidura, es que sobre cada ítem reseñado hemos tenido una pertinaz y persistente siembra de zonceras, lugares comunes, insidiosas falacias, y etcétera.

Así, por ejemplo, tenemos que:

- No habría modelo. Todo se trató de medidas inconexas sin orden ni concierto (“No hay Plan económico”, ¿recuerda?).

- Por tanto, todo se reduce a un tipo de cambio real alto (en vías de apreciarse a causa de la inexplicable propensión del gobierno al daño autoinfligido).

- Los superávits gemelos devienen del ‘viento de cola’, pura suerte motivada por la coyuntura de precios internacionales, efímera e irrepetible, y además desaprovechada.

- El resto no ha sido sino mala política económica -mala gestión- cuyo única consecuencia fue el desaprovechamiento de la bonanza externa.

- Las mejoras sociales (y el crecimiento acelerado, y etc.) fueron una consecuencia natural e inevitable de la coyuntura favorable. Eran, si se quiere, ‘inevitables’; cualquier otra administración lo habría logrado y aún mejorado. Fue por el contrario la mala administración kirchnerista lo que limitó -y aún dañó- la mejora de la situación social.

- Lo que está en juego no es un modelo económico de crecimiento y desarrollo con justicia social –que tal cosa no existe sino en la imaginación afiebrada de los ultras oficialistas- sino la institucionalidad y la república, términos estos que se definen a partir de la alteridad opositora (la actual administración queda a fortiori excluída de ese juego).

- Por todo lo cual, se tienen que ir. Más temprano que tarde, en el maximalismo campero, o debido a su creciente debilidad política, en la versión más tiempista.

Aquí humildemente –como es fácil suponer- creemos que la realidad está precisamente en las antípodas de cada uno de estos lugares comunes. Desde ya quedan invitados todos quienes comparten parte o todo de lo brevemente expuesto a sumarse al debate. Todas las herramientas discursivas y argumentativas que puedan ponerse a disposición de quienes crean que 'hay que bancar' serán pocas frente a la ordalía oposicionista. En alguna medida quizá inútiles, puesto que el imaginario que trata de construir la oposición cerril no se fundamenta en razones, sino que agita el odio y la descalificación asaz. No se atreve a debatir sobre el modelo, puesto que no propone alternativas globales, sino cotilleos sobre matices.

Así pues, ha comenzado la campaña.

Quizá pueda parecer presuntuoso, pero los puntos arriba señalados nos parecen los más importante y sustanciales. El resto, paparruchadas.
_