·

·

Inflación, regulación y zonceras del palo

Descubrimos en una pila tumultuosa de diarios un viejo Cash de fecha 07/02/2010que andaba por ahí traspapelado sin haber sido leído. Dimos allí con una nota de los amigos lujaneros Fabián Amico y Alejandro Fiorito que aborda el tema de la inflación, con una perspectiva que compartimos ampliamente y que ilumina particularmente algunos lugares comunes del debate publico sobre la cuestión.


Allí, entonces, leemos:


La heterodoxia local falla al sacar del foco al salario como elemento de la puja inflacionaria. Las versiones más inconsistentes afirman que los empresarios suben los precios ante un mayor impulso de la demanda sin aumentar la producción ni invertir, lo que está empíricamente desmentido por la experiencia reciente de la Argentina.

Por caso, en los ’90 había similares estructuras oligopólicas y grandes márgenes de ganancia, y no había inflación. ¿Por qué no actuaba esta lógica en esos años?

Pero la visión heterodoxa predominante dice que los salarios no pueden ser responsables por la inflación ya que exhiben un nivel históricamente deprimido. [...]Subyace a esta visión una confusión, no siempre explícita, y asaz condimentada de connotaciones éticas, por la cual los salarios nunca pueden ser “culpables” de la inflación, como si la economía real fuese planificada, confundiendo los deseos con la realidad. Luego culpar a los oligopolios y su “afán desmedido de lucro” por la alta inflación “cierra” perfectamente con esa confusa noción.

Entonces, pues, creemos asaz erróneo situar la problemática desde un lugar “moralizante”, y reduciendo un fenómeno bastante complejo a la “perversa malignidad” de unos empresarios villanos, presos de una ambición desenfrenada, que sólo saben responder a la coyuntura subiendo precios para ampliar márgenes sin incrementar cantidades.


De suyo va que la resolución esbozada en la nota de marras no es de ningún modo simple, y presupone mecanismos institucionales de regulación económica que requieren una legitimidad política y social considerable. Desde el conflicto desatado por la Burguesía Rural a partir del intento de implementación de las retenciones móviles, pasando por el reves electoral del 28J –creemos- esa base de legitimidad requerida para estabilizar institucionalmente el Nuevo Modelo de Desarrollo de Tipo de Cambio Alto, Competitivo y Múltiple con Mecanismos Compensatorios está severamente cuestionada, más allá de lo que indiquen coyunturalmente ciertas encuestas de opinión.


Desde aquí, y humildemente, creemos que sólo una continuidad peronista (no necesariamente kirchnerista) podría, a partir del 2011, recomponer –a partir de una fuerte relegitimación electoral- la legitimidad necesaria para conservar lo fundamental de este modelo y darle la fortaleza institucional a la regulacion económica que el mismo requiere.

_

(Pequeñas) Novedades distributivas

Pues bien, luego de bastante tiempo de aletargamiento en lo que fue en tiempos dorados, el core bussines de este blog, pusimos manos a la obra e hicimos unos dibujitos. Hace un tiempito ya que hay data actualizada de la EPH, y con el correr del tiempo suponíamos que nos iban a quitar la primicia, pero no... ha habido bastante silencio en la blogósfera económica (BEA), lo cual sería de esperar ya que es predominantemente opositora al Gobierno.

Así que, con datos actualizados al 3º trimeste de 2009, podemos hacer una revisión (muy superficial) de la evolución del modelo de TCRAI (tipo de cambio real alto e inflacionario) en el plano distributivo.

Veamos.

Si se desagrega por estrato de ingresos (población según el Ingreso per Cápita Familiar), la evolución de los ingresos promedio desde el 3º trimestre de 2003 hasta el 3º trimestre de 2009, nos encontramos con esta simpática sorpresa:


En el Gráfico que antecede (click sobre la imágen para ampliar o abrir en otra "pestaña" -recomendado-), podemos comprobar que el Ingreso promedio per Cápita de toooda la población relevada por la EPH, creció un 239,5% entre los 3ºs trimestres de 2003 y 2009. Y lo destacable aquí es en cuáles estratos de ingresos se produjo un crecimiento por arriba o por debajo del verificado en el promedio de toda la población, y en qué cuantía.

Como vemos con claridad, sólo los deciles 10 y 9 registraron un crecimiento de sus ingresos per cápita medio por debajo del promedio del total de la población, en tanto que en el resto de los deciles el crecimiento fue notoriamente superior al promedio. Es más, lo notable es que a menor escala de ingresos fue mayor el crecimiento, esto es, cuanto menor los ingresos, mayor fue el crecimiento. Destacándose el Decil 1, de menor Ingreso per Cápita, cuyo Ingreso medio creció un 441,1%.

Lo reseñado, evidentemente augura un sensible impacto en la distribución del Ingreso Total
(dizque "La Torta"). Y como, podemos apreciar en el Gráfico que sigue, todos los deciles salvo los dos de mayores ingresos, ganan participación en el Total de Ingresos percibidos por los hogares.

Para analizar con más detalle los cambios revelados en el Gráfico precedente, en el siguiente, podemos ver qué porcentaje de su participación en "La Torta" significó la ganancia/pérdida ocurrida entre 2003 y 2009, y su ganancia/pérdida absoluta en puntos porcentuales del Ingreso Total.

Según puede apreciarse claramente, el Decil 10, el de los más ricos, pierde 6,6 puntos porcentuales de participación en el Ingreso Total desde el 3º trimestre de 2003 hasta el 3º trimestre de 2009, lo cual significa una caída del 16,9% respecto de la participación que tenía en ése momento. Esa pérdida, junto a la del Decil 9 -que se retrae levemente-, lógicamente se redistribuye hacia el resto de la población.

En términos absolutos los estratos más beneficiados están entre los Deciles 3 y 7, que ganan entre 0,9 y 1,2 puntos porcentuales de participación en "La Torta", y es destacable que el Decil 1, el de menores ingresos es el que menor ganancia de participación verifica en términos absolutos. Sin embargo, en términos relativos a la distribución del 3º trimeste de 2003 el impacto de esa redistribución se revela inversamente proporcional al nivel de ingresos. Dicho de otra manera, el Decil 1 incrementa un 59,4% la participación que tenía en el 3º trimestre de 2003, impacto que disminuye a medida que nos elevamos en la escala de ingresos.

Queda claro una vez más y como lo hemos reiterado aquí, que estamos -aún- en el ciclo político y económico más sostenidamente redistribuidor desde el adevenimiento de la democracia. Y que el ciclo de aceleración inflacionaria debatido actualmente no parece haber impactado en la capacidad efectiva de "derrame" evidenciado por el modelo de TCRAI.

A modo de cierre, en el Gráfico anterior vemos la evolución del Indice de Gini (calculado sobre datos agrupados y considerando la estratificación de Hogares según el Ingreso per Cápita Familiar, serie de la que contamos con tabulados previos a los cambios metodológicos habidos en la EPH al pasar de la modalidad puntual a la contínua).

El índice de marras muestra el cambio de tendencia verificado a partir de 2003, con el modelo de TCRAI + mecanismos compensatorios (retenciones, compensaciones, subsidios y acuerdos de precios).

El Indice de Gini, que mide los cambios distributivos a lo largo de toda la escala de ingresos, muestra un notorio y sostenido descenso, de 23% desde el 3º trimestre de 2003 al 3º trimestre de 2009, aunque situándose aún 20% por arriba del registrado en Octubre de 1974 en el Gran Buenos Aires.

Estos datos mostrados aquí, vale la aclaración, son previos a la implementación de la Asignación Universal por Hijo, cuyo impacto, podemos anticipar -según los resultados preliminares de un trabajo al que hemos tenido acceso exclusivo- marca un retorno de todos los indicadores de desigualdad de ingresos a la situación de mediados de los ochenta.

Actualización: como bien nos inquiere Rodick, y por demás siempre solemos hacer por aquí, vale la aclaración que los datos de la EPH están consignados y publicados acá, mismos los cuales pueden encontrar cómodamente recopilados -junto a algunas cosillas más,-en la columna de la derecha de este blog, bajo título de "Datos Duros para todos", en el Link Indicadores de Estratificación. El Gini lo calculamos sobre la agrupación decílica, así pues que es un resultado diferente al que publica el INDEC (que calcula sobre el total de individuos) bien que con una evolución igual.

Patentes e I+D en el mundo de The Economist


Vayan a ver el maravillosos chart con animación que postea hoy The Economist. El tema de marras es la inversión en I+D vs. patentes internacionales registradas por los países centrales más algunos emergentes (y el prodigioso avance de China en esa carrera), y su evolución desde mediados de los 80' hasta 2007. Verdaderamente notable, y contradice las voces que suelen escucharse acerca de la endeblez del desarrollo chino, cuya raíz se atribuye al retraso que tiene en este rubro. Al parecer no se trata sólo de moneda devaluada y salarios ínfimos.
_

Más universidad

Pues bien, completamos aquí los numeritos que subiéramos antiyer, con el agregado algunos indicadores destacados correspondientes a la UNLP. Hubiésemos querido hacer unos bonitos gráficos... pero ése es otro precio (y tiempo!).


Gasto público en Educación Superior


Variación en $ corrientes

var.% 2002/2007

Gasto Público Total (consolidado de nación y provincias)

223,0

Educación básica

211,2

Educación superior y universitaria

232,8

Ciencia y técnica

278,3



Participación en el PBI

2002

2007

var.% 2002/2007

Gasto Público Total (consolidado de nación y provincias)

29,29

36,4

24,3

Educación básica

2,98

3,56

19,7

Educación superior y universitaria

0,81

1,03

28,0

Ciencia y técnica

0,18

0,26

45,6



Créditos presupuestarios totales a Universidades

2004/2008 var.%

Total Universidades Nacionales

196,6%

UNLP

265,5%



Estudiantes universitarios




2002

2008

var.%

Estudiantes de carreras de pregrado y grado

1.462.319

1.600.522

9,45

Población Urbana

33.550.716

36.007.605

7,33



Escolarización universitaria




2001

2008

var.%

Tasa Bruta de Escolarización del Sistema de Educación Superior (población de 18 a 24 años)

36,0

46,9

30,3



Egresados universitarios




2002

2008

Var.%

Egresados de carreras de pregrado y grado de universidades nacionales

56.551

65.581

15,9



Docentes




2004

2008

var.%

Cargos docentes de universidades nacionales

114.732

142.767

24,4

UNLP

9.977

13.815

38,5

UNLP – Dedic. Exclusiva

1.021

1.460

43,0

UNLP – Dedic. Semiexclusiva

1.625

2.109

29,8

UNLP – Dedic. Simple

7.331

10.246

39,8

_


Universidad: ¿de qué se quejan?

Un cliente nos solicitó que husmeáramos algunos datos sobre la realidad universitaria, y rebuscando en el Ministerio de Educación nos encontramos con estos numeritos impresionantes.

Si consideramos, poniéndo un poco de perspectiva comparada, que el salario medio del sector público se incrementó, durante el mismo período, el 152,5%, y el salario del sector privado registrado, lo hizo el 277,33%, bueno es remitirse a la pregunta formulada en el título de esta nota.

Seguramente ampliaremos.
_