·

·

Aparición con vida de Patricia Bullrich

En relación al caso desencadenado a partir de un post del hermano Lucas, y que ha llegado hasta la desopilancia legislativa, nos encontramos con unas declaraciones (Revista El Porteño, 1985) de Patricia Bullrich Luro Pueyrredón, las cuales dejan en evidencia que la misma, en algún momento de la historia, fue abducida por una nave interestelar extraterrestre, reemplazándo a la auténtica por un rústico clon de segunda mano, aquejado de graves desperfectos. Lo que sigue, deja en evidencia que la auténtica Patricia Bullrich Luro Pueyrredón no hubiera dudado un ápice en salir a bancar a Lucas Carrasco:

La táctica radical es idéntica a la de la dictadura militar, y pretende demostrar que el peronismo no es más que una suma de “corruptos”, “subversivos” e “idiotas útiles”, negando así a las masas y a sus dirigentes, a los años de lucha, los logros y realizaciones concretas de la Revolución Peronista. [...]

La Juventud Peronista asume toda su historia y reivindica a aquellos compañeros, como Rodolfo Galimberti y tantos otros anónimos, que hicieron posible con su lucha el retorno del General Perón a la Patria [...]

Reiteramos que no permaneceremos indiferentes a la calumnia y persecusión de nuestros compañeros, y que no aceptamos que se ensucie nuestra historia, nuestra memoria heroica y nuestro presente de lucha con bajos golpes de efecto [...].


Seguir leyendo el texto completo en este post del año pasado>>

En fin, si Pato salía a bancar a Galimba en el año 85', ¿qué duda cabe que debería recontradefender a Lucas? Debe ser un clon.

CTA: no hablamos más del tema

Lejos de nuestras intenciones, este Blog tuvo un aluvión de visitas desde que el sábado, sólo por querer descular un poco las cifras que andaban dando vuelta, posteamos sobre los resultados de la elección interna de la CTA (ACA y ACA). Afortunadamente, las partes han resuelto lo que deberìan haber hecho -y acordado- previamente, esto es, remitirse a lo que oficialmente comunicara la Junta Electoral de la Central Sindical. Lo que vemos aquí debajo, pudiendo continuar el seguimiento de la cuestión en éste lugar. Por nuestra parte, damos por cerrado el asunto (al que nos referimos antes del acto electoral y desde otro angulo por aquí).


Elecciones CTA: arrimando el bochín

En el post anterior analizábamos los pormenores de la elección interna de la CTA, basándonos en datos difundidos por la Lista 1, encabezada por Pablo Micheli y avalada por Víctor De Gennaro. Como la cuestión viene bastante empiojada y es materia altamente controversial -al menos hasta que la junta electoral brinde resultados concluyentes- nos tomamos el trabajo de recalcular los resultados a partir de información proporcionada por la Lista 10 en conferencia de prensa.

Así que hicimos el siguiente trabajito: complementamos los datos difundidos por Pablo Micheli, con los que hizo públicos Hugo Yasky en la mencionada conferencia de prensa.

Precisando, Hugo Yasky, a partir de data proporcionada por el titular de la Junta Electoral ante escribano público, refirió una serie de distritos cuyos resultados discrepaban fuertemente con los de Micheli. Se trata de las provincias de Buenos Aires, Tucumán, Jujuy y Santa Fé.

Las diferencias se consignan en el cuadro que sigue:

En el cuadro precedente podemos apreciar las dos series de resultados, los difundidos por Pablo Micheli (1) y los mencionados por Hugo Yasky (10). Resaltan la sobrestimación de sufragios de la Lista 1 en Buenos Aires y Tucumán, y la formidable subestimaciónn de los votos favorables a la Lista 10 en Jujuy y Santa Fé. Haciendo la diferencia para cada distrito, obtenemos lo siguiente:

Entonces, incorporando estos datos a la planilla difundida por la Lista 1, es decir, suponiendo que en el resto de los distritos los números de esa planilla son los correctos, tenemos que la Lista 10 resultaría ganadora por una -sí que exigua- diferencia de 1.195 votos.

Si a tal resultado le restamos -para ambas listas, los guarismos de Mendoza -seguramente impugnados por la Lista 10 en vista a las irregularidades ampliamente documentadas- la diferencia se amplía. La distancia de la Lista 10 respecto a la Lista 1 se elevaría a 5.515 sufragios. Resultando ganadora la Lista 10 de Hugo Yasky con el 51,4% de los votos, contra el 48,6% de la Lista 1.

Si estos guarismos implican que haya alguna "ganancia" en términos políticos y de representatividad para algunas de las facciones enfrentadas, es, ya, harina de otro costal.






ACTUALIZACION [27.09.2010 21:33] (click sobre la imagen)

Elecciones CTA: datos provisorios (pero durísimos)

Las elecciones internas de la Central de Trabajadores de Argentina prometen varios días de indefinición. A partir de denuncias de irregularidades en algunos distritos, resultados en exceso “robustos” en otros, y mutuas proclamaciones de triunfo por parte de las dos fracciones que disputaban su conducción, la situación hasta el momento se encuentra bastante caldeada.

El único sector que ha dado a conocer Datos Duros provenientes de la junta electoral ha sido la Lista 1, encabezada por Pablo Micheli y liderada por Victor De Gennaro, datos que, naturalmente, los dan ganadores. La Lista 10, por su parte, encabezada por Hugo Yasky, pasó del triunfalismo a proclamar su victoria por “exiguo margen”, sin comunicar guarismos detallados.

Así que, en este provisorio análisis emplearemos el cuadro de datos hecho público por la Lista 1, Agrupación Germán Abdala. El cuadro de datos fue publicado AQUÍ, y lo podemos ver más abajo (ampliar para ver en detalle).

Al respecto vale señalar algunas limitaciones e inconsistencias.

Los guarismos sólo toman en cuenta la sumatoria de sufragios obtenidos por las Listas 1 y 10, dejando fuera de las estimaciones a las otras tres listas de izquierda que también presentaron candidatos. Si bien puede presumirse que su performance haya sido marginal, y que la verdadera disputa se daba entre las dos listas mencionadas, los porcentuales, parciales y totales no reflejan acabadamente el resultado final.

En los distritos de Mendoza y Misiones se verifica una discrepancia entre los votos de ambas listas y el total correspondiente a cada distrito. La diferencia es de menos de cien votos, en el caso de La Rioja (donde ganó la Lista 10), y de 1.600 votos en Mendoza (donde el triunfo corresponde a la Lista 1 y el acto comicial fue, por decir, tumultuoso). En total resulta una discrepancia de 1.736 sufragios: menos del 1% del total. No es raro, ya que las planillas que elabora Claudio Lozano suelen tener este tipo de “problemitas”.

Otro tema son los resultados que referimos como “excesivamente robustos”: caso paradigmático de Jujuy, en donde sólo 200 de los 13.600 sufragantes votaron por la Lista 10. Estos resultados “escesivamente robustos” padecen también la dudosa calidad de ser “excesivamente redondos”. No vamos a hacer aquí una denuncia moralizante del caso, puesto que en estas cuestiones rige un criterio de valoración más bien político. Sólo cabría tomar nota de la incoherencia de quienes suelen denunciar prácticas pejotistas y –digámoslo- mean agua bendita cuando al mismo tiempo pretenden legitimarse amparados en resultados comiciales que bien envidiarían varios de los estigmatizados “barones del conurbano”. El resto es análisis político.

Pues bien, yendo a los Datos Duros del caso: aquí debajo tenemos la planilla publicada por la Lista 1.



A partir de este cuadro podemos ver cómo se repartió la torta del total de sufragios:



Y luego, la distribución geográfica del total de votos cosechados por ambas listas, en términos absolutos



Y relativos



Vemos que cinco distritos, Buenos Aires, CABA, Santa Fe, Jujuy y Tucumán, recaban casi el 70% de los sufragios. Aparece de este modo una concentración territorial del peso electoral, y del “poder de fuego” de representación de las conducciones de dichos distritos que poco tiene que envidiarle a los partidos políticos tradicionales.

Pasando a los resultados obtenidos por ambas listas, tenemos el siguiente cuadro




En donde ordenamos los resultados por distrito según la cantidad obtenida por la Lista 1.

Pasando estos absolutos a porcentuales, obtenemos el siguiente cuadro:



Donde, en rápido análisis, se evidencian dos cosas:

- el prodigioso 98,5% obtenido por la Lista 1 en Jujuy

- que la Lista 10 resultó ganadora en sólo 6 distritos

- que suman ocho los distritos en donde la Lista 1 obtuvo más del 80% de los votos, revelando que Pablo Micheli sería, al interior de la CTA, un personaje con mayor adhesión y popularidad que, digamos, Diego Maradona.

Seguidamente, veamos la contribución de cada distrito al total de votos de cada lista. Primeramente la lista 1:



Y la lista 10:



De donde podemos apreciar lo siguiente:

- la enorme cocentración territorial de la Lista 10: cinco distritos –Buenos Aires, Santa Fé, la CABA, Misiones y Río Negro, en ése orden- contribuyen con el 80% de los votos obtenidos. La Lista 10 parecería haber descansado en el aporte de esas provincias. Habiéndole resultado inexpugnable Jujuy y Tucumán, cuarto y quinto distrito en la distribución total de sufragios.

- la Lista 1, por el contrario, tuvo una contribución al total bastante menos conentrado: son diez las provincias que, sumadas, superan el 80% del total de votos que obtuvo, siendo Jujuy el segundo distrito que más sufragios aportó.

Por último, veamos en cada distrito cómo fue la diferencia de votos a favor / en contra de la Lista 1



Sumados los seis distritos en donde ganó la lista 10, obtuvo una diferencia a favor de 20.249 votos.

Sumados el resto de los distritos en donde ganó la Lista 1, ésta obtuvo una diferencia a su favor de 44.785 votos.

De lo cual resulta el saldo final de una diferencia de 24.536 votos a favor de la Lista 1.

Un detalle: supongamos que por alguna razón aventurada se impugnaran los comicios de Jujuy y Mendoza -los dos que concentrarán probablemes cuestionamientos-, pues bien, en ése caso la Lista 1 gana igual. Por 96.693 votos contra 86.677 de la Lista 10, com una diferencia más ajustada, por cierto, 51,9% contra 48%, pero de todos modos saldría ganadora.

La información provista por Anusate, perdón, por la Agrupación Germán Abdala CTA, refiere que estos guarismos corresponden al 100% de las mesas escrutadas, aunque escuchamos versiones respecto a que los datos de la Provincia de Buenos Aires estarían “inflados”, y que la diferencia real a favor de la Lista 10 habría sido mayor.

Punto final, que les aproveche, y dejamos el análisis político del asunto para otr lugar y momento. Algunos blogueros ya han elaborado reflexiones al respecto, por cierto que interesantes.

ACTUALIZACION: en El arte en Cuestión está posteada la conferencia de prensa de la Lista 10. Importante para ponderar y matizar los números vistos aquí.

ACTUALIZACION 2: contejando y cruzando los datos examinados en este post, con los difundidos en la conferencia de prensa linkeada en el párrafo anterior, los resultados le otorgan el triunfo a la Lista 10, con el 51,36% de los votos, contra el 48,64% de la Lista 1, información provisoria por supuesto, hasta que la Junta Electoral se expida definitivamente. Trataremos de actualizar con un nuevo post para mañana.

Pitecantropus Salvatore


Mujeres en Economía es un grupo que "a partir de inquietudes comunes, se conformó como grupo de reflexión sobre la temática del género" en económicas de la UBA. Este Viernes dio difusión a la siguiente declaración sobre lo que han denominado "caso Salvatore". El mismo alude al polémico docente de la FCE-UBA Nicolás Salvatore, conocido como referente de la consultora (?) Buenos Aires City especializada en mediciones de inflación alternativas a las que lleva a cabo el INDEC. Como no requiere de mayores comentarios la copiamos aquí abajo:

A la comunidad académica de la FCE-UBA: CASO SALVATORE

A raíz de los acontecimientos recientes, referidos a presuntas agresiones del Profesor y Secretario del Departamento de Economía,Nicolás Salvatore, el grupo de estudios Mujeres en la Economía manifiesta su preocupación y repudio frente a tal situación.

Desde hace ya varios años las clases dictadas, en esta casa de estudios, por el Profesor Salvatore son conocidas entre lxs estudiantes por el maltrato ejercido por el docente, quién esconde detrás de un tono “informal” y de supuesta complicidad, agresiones y desacreditaciones constantes a la participación y el desempeño de lxs estudiantes y, en particular, de las alumnas.

Esta situación que se repite hace años alcanza límites extremos a tal punto que, en sus clases de Macroeconomía I, ha expuesto alumnas frente a sus compañerxs para que sean calificadas por su apariencia física. Asimismo, en su curso de Mercado de Capitales, ha seleccionado “secretarias” y ha realizado, en repetidas ocasiones, comentarios impropios sobre la vida sexual de sus estudiantes.

En este último tiempo la agresión, con la que el profesor se desenvuelve habitualmente, se ha hecho explícita a través de manifestaciones escritas que el mismo Nicolás Salvatore difundió a la comunidad académica (véase archivo adjunto).

La nueva Ley Nº 26.485 de protección integral para la mujer define en su artículo 4° a la violencia como “… toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte la vida de la mujer, su libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal… Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente Ley, toda conducta, acción u omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón.”

Por lo tanto, la violencia y la agresión sexista cobran distintas formas de expresión. Entendemos que la ironía utilizada, tanto en los correos electrónicos como en las clases del profesor, naturaliza un discurso discriminatorio y sexista, con el agravante de enmarcarse en una relación asimétrica “docente- estudiante”, donde la vulnerabilidad y evidente desventaja de lxs estudiantes frente al docente y frente a la institución educativa atenta contra la concreción de las denuncias por los canales correspondientes.

Por todo lo expuesto, Mujeres en la Economía, un proyecto enmarcado en el Grupo de Estudios de Economía y Género, que cuenta con el aval del Fondo de Mujeres del Sur y cuyo objetivo es la sensibilización de lxs estudiantes en cuestiones ligadas al género, considera que el accionar del Profesor Salvatore atenta contra la integridad de sus alumnxs y, por tal motivo, solicita a las autoridades de la F.C.E. su intervención a fin de que se tomen las acciones que correspondan para revertir la situación.

La universidad pública debe ser un ámbito plural, que construya en la igualdad; un espacio de transformación en el cual no exista lugar para la legitimación de conductas discriminatorias

El nuevo modelo (una nota)

Esto es una nota de 10mil y pico de caracteres que nos habían encargado hace un buen tiempo, como a principios de año, para una revista que no llegó a salir. Como el tiempo pasado creemos ya es suficiente, como para que haya prescrito el compromiso de exclusividad, lo ponemos acá para someterlo a la "crítica roedora de los ratones". Esperemos que sea de provecho (y ya pronto se vienen Datos Duros previsionales).

***


Nuevo modelo de desarrollo


El discurso dominante ha sido empecinadamente pesimista, y hasta catastrofista, respecto al desempeño económico de los últimos siete años. Pese a ello no puede soslayar la notable –e inédita- performance registrada en cuanto a crecimiento económico, solidez financiera, generación de empleo y mejora de las condiciones sociales. Por cierto, tales éxitos se suelen adjudicar exclusivamente al cambio de precios relativos operado tras la devaluación de 2002, al benéfico ciclo de altos precios de los commodities que exporta la argentina y a la sostenida demanda internacional de los mismos, conjunto éste de factores emblematizado con el término “viento de cola”.

A la vez, el mismo discurso hegemónico, suele negar la existencia y consistencia de un modelo económico. Se suelen enumerar las medidas adoptadas por administraciones sucedidas desde 2003 como un conjunto incoherente, desarticulado, puramente coyuntural y, en general, inapropiado. Más bien como pervirtiendo las potencialidades contenidas en el escenario de la post convertibilidad.

Por el contrario, creemos que desde 2003 se han ido articulando un conjunto básico de medidas y políticas que conforman el núcleo de un nuevo modelo de desarrollo, abierto y perfectible, pero que que explica y determina la exitosa recuperación económica y social verificada en estos años. Por añadidura, este núcleo de políticas se encuadra naturalmente, y recupera la vigencia, de los tres pilares históricos que fundaron al peronismo como movimiento nacional y popular.

La independencia económica, o la economía que funciona sin la necesidad de pedir prestado

El tipo de cambio real (TCR) alto y competitivo -el dólar caro- no fue un elemento dado por la naturaleza, al modo de los fenómenos meteorológicos, exento de la voluntad humana, sino que rquirió de una deliberada y sostenida intervención pública: directamente en el mercado cambiario, mediante la esterilización monetaria, y atenuando la volatilidad del flujo de capitales. Esto posibilitó la recomposición de las condiciones de oferta de los sectores transables, es decir, una modificación de precios relativos que permitió a sectores industriales –inviables durante la convertibilidad- volver a producir con rentabilidad y competir con sus equivalentes extranjeros. Además del impacto sobre el empleo, la inversión y la demanda, el TCR alto revirtió los sistemáticos y persistentes déficits comerciales que signaron la época del 1 a 1, transformándolos en robustos y estructurales superávits que, sumados a la renegociación de la deuda en default, y la estrategia de desendeudamiento, redundaron en el signo positivo de la cuenta corriente: esto es, sistemáticamente, la argentina obtenía más dólares de los que giraba al exterior. De allí el sostenido incremento de las reservas internacionales que resguardaron al país de las históricas restricciones externas al crecimiento sostenido, y de los fantasmas de corridas cambiarias.

Pero con sólo este escenario no era suficiente para que el Estado fungiera como palanca del desarrollo e impulsor de la demanda y la inversión. La Argentina de 2003 era un país hiperendeudado, en default, y con severas restricciones fiscales.

La Soberanía Política, o de cómo el estado recupera la potestad sobre el destino de sus recursos

La reestructuración de la deuda pública –negociada con inusual e inédita firmeza- luego de la cual se obtuvo una fuerte quita de capital e intereses, y el pago con reservas de la deuda que la Argentina tenía pendiente con el FMI, libraron al Estado Nacional de una pesada, onerosa, y formidable carga que ahogaba cualquier perspectiva de políticas públicas impulsoras del desarrollo. La política fiscal pudo ser prudente pero expansiva, es decir, con mayor margen para incrementar el gasto público social y en infraestructura, aunque manteniendo el superávit de las cuentas públicas. La política tributaria, aun sin una reforma integral como la que reclaman sectores del centroizquierda, adquirió un sesgo notoriamente más progresivo que el heredado. Se redujo el peso relativo de los tributos que pagan los trabajadores y asalariados en correspondencia con el incremento de aquellos que tributan los sectores de mayores ingresos: derechos de exportación (retenciones), ganancias y bienes personales, aumentaron su participación en la torta de la recaudación nacional. La prioridad fue hacia la captación de las rentas extraordinarias generadas en diversos sectores de alta productividad, intensivos en el uso de recursos naturales, de escasa capacidad de generación de puestos de trabajo, y especialmente beneficiados por el sostenimiento del tipo de cambio alto.

Esta tríada de políticas tuvo una serie de efectos virtuosos que fortalecieron las bases del nuevo modelo de desarrollo. En primer lugar, como referíamos en el acápite anterior, el desendeudamiento fortaleció el superávit de cuenta corriente, es decir, la argentina disminuyó su necesidad de dólares destinados al pago de su deuda externa, a la vez que fortaleció las cuentas públicas superavitarias. La holgura de las mismas situó al Estado en inmejorables condiciones para impulsar la demanda, por tanto la producción, y por tanto el empleo, y como efecto derivado de ese impulso, incrementar la recaudación tributaria. La mejora de las expectativas que motorizaron el notable ciclo de crecimiento de los últimos años no puede, sin dudas, desligarse del contexto de estabilidad macroeconómica, solidez financiera, y fortaleza externa. La última crisis finaciera -aún en curso- mostró que el balance de daños fue ínfimo comparado con lo ocurrido durante la convertibilidad ante episodios mucho más leves, y aún con países -centrales- que hoy se encuentran atenazados bajo el fórceps del ajuste salvaje.

Sin embargo, con sólo lo expuesto hasta aquí, nada garantizaría que los beneficios del crecimiento sostenido y la estabilidad macroeconómica llegaran a los bolsillos de los trabajadores y de los postergados durante las décadas anteriores.

La Justicia Social, o de cómo el Estado asume la decisión política de laudar a favor de los trabajadores

En el marco del nuevo modelo de desarrollo se verifica un giro copernicano respecto de la persistente y secular regresión que sufrió el mundo del trabajo desde 1975. Luego de largos e infaustos años durante los cuales los despidos masivos, los retiros voluntarios, los recortes de salarios y jubilaciones, la legislación laboral regresiva, fueran los hechos emblemáticos de las políticas públicas dirigidas hacia el conjunto de la población trabajadora, acompañados por políticas sociales apenas compensatorias, el Estado Nacional giró sobre sus pasos y encaró un rumbo sustancialmente distinto.

La profunda reforma del sistema previsional (renacionalización de los fondos de las AFJP), junto a la holgura fiscal y el nuevo escenario macro –en que los sectores industriales ampliaron considerablemente sus márgenes-, brindaron las condiciones de posibilidad para que el Estado pudiera llevar a cabo exitosamente este giro hacia la Justicia Social.

En rápida reseña, las principales políticas de ingresos desplegadas, fueron: la promoción decidida de las negociaciones colectivas entre las representaciones de empresarios y trabajadores (sólo en el bienio 2007-2008, el Ministerio de Trabajo homologó más convenios y acuerdos que durante todos los años de convertibilidad); la recuperada vigencia del Consejo del Salario posibilitó sostenidas alzas del Salario Mínimo (que observa una significativa correlación con la evolución de los salarios informales); los aumentos de asignaciones famliares y la universalización de la asignación por hijo, complementaron la parte indirecta del salario y establecieron una inédita política dirigida a garantizar un umbral de ingresos independiente de la situación laboral; los continuados aumentos de los haberes jubilatorios –asegurados a futuro mediante una ley- y la masiva moratoria previsional comenzaron a saldar la deuda social contraída durante una década de precarización laboral y postergación de los pasivos; el renovado despliegue de planes sociales, aún con los enormes desafíos que supone su implementación, desplazaron su sentido desde la pura asistencia a la reinclusión laboral.

El resultado fue un sostenido incremento de los ingresos populares, realimentando el consumo y la demanda, y de allí la producción y el empleo. La consecuente caída de la desocupación, la subocupación y la informalidad fortalecieron la fuerza de negociación del conjunto de la clase trabajadora.

Sin embargo, como es sabido, y nuestra historia lo testifica abundosamente, el incremento nominal de los ingresos de la población no es garantía del correlativo incremento en su capacidad de compra, es decir del alza real de los ingresos. Era necesaria una específica arquitectura económico-institucional para que los aumentos de salarios y jubilaciones no fuesen evaporadas por la desigual capacidad de que dispone el sector empresario en la determinación de sus precios.

La regulación de sectores claves mediante la combinación de retenciones, compensaciones, acuerdos de precios, establecieron un sistema de facto de tipos de cambio múltiples. Las retenciones atenuaron el impacto inflacionario del dólar caro sobre los bienes transables, y a la vez proveyeron los recursos para instrumentar las compensaciones que redujeran el ritmo de crecimiento de los consumos básicos de los asalariados. Mediante esta arquitectura pudieron conciliarse la rentabilidad de los sectores industriales -que pudieron captar los beneficios del TCR alto-, y el alza real de los salarios, superando los históricos dilemas entre las alternativas de atraso cambiario, con salarios reales altos pero elevado desempleo, y dólar caro, con bejo desempleo pero salarios deprimidos.

Piedra angular del nuevo modelo de desarrollo, este complejo dispositivo no está exento de tensiones, y dificultades en la gestión de los acuerdos de precios y subsidios, pero es menester señalar que todo modelo que efectivamente pretenda establecer mecanismos institucionales redistributivos deberá administrar sus consecuencias. La Economía Política de la Justicia Social, ni aquí, ni en ninguna época, puede estar libre de conflictos, la disputa por la apropiación del excedente adquiere su literal significado cuando éste comienza a beneficiar a los trabajadores.

Seguridad Social para todos


El CIEPyC (Centro de Investigación en Economía Política y Comunicación), jabonería platense perteneciente a la Facultad de Periodismo, tiene una interesante publicación llamada Entrelíneas de la Política Económica, en cuyo último número los economistas Rafael Selva y Alfredo Iñíguez se meten con la discusión previsional abordando la temática del remanido 82% ventilado por la oposición legislativa. Discuten los términos conceptuales y teóricos de un sistema previsional, pasan revista detenidamente a su evolución en argentina durante los últimos años y nos cuentan con detenimiento de dónde y cómo aparece la famosa relación del 82% -entre haber jubilatorio y salario del activo- con la ley 14.499.

Buen material, para desasnarse un poco y que los dirigentes políticos que cacarean mediáticamente sobre la cuestión se instruyan un poco, o al menos que un asesor les haga un summary.

Bajar la revista completa ACA, o el artículo reseñado ACA.

Por supuesto, también lo pueden seguir al compañero justicialista Rafael Selva en su blog de Diamantes Locos.

Datos Duros se renueva pero sin perder la esencia


Según algunos reputados blogueros, el formato de los blogs, en particular los blogs de economía y política, han llegado a un "techo", o a una crisis en la generación y comunicación de contenidos. Dislocados por la vertiginosa expansión de otras redes sociales -como facebook o twitter- la lectura de blogs, más exigente quizá que la dinámica de tales redes, se ve crecientemente soslayada como medio de acceder a información alternativa a los grandes medios del mainstream comunicacional.

Quienes escriben y actualizan un blog se ven también traccionados a volcarse a las redes sociales, sustituyéndolo como medio de comunicar, o empleándolo como medio promocional de las entradas producidas para el blog. En tanto que actividad fundamentalmente vocacional e individual, el tiempo disponible para la generación de contenidos propios igualmente se acota. Algún bloguero definió magistralmente su condición diciendo que "un bloguero es alguien que tiene banda ancha... y tiempo para escribir".

Datos Duros no es la excepción a esa tendencia. Puesto que una de las motivaciones fundacionales de éste blog fue la de proporcionar como herramienta e insumo para el debate político y económico trabajos originales de producción propia sobre temáticas económicas, sociales y laborales, la exigencia se multiplica, y los riesgos de repetirse y agotar ciertos temas crecen.

De modo tal que el autor de este blog (conocido como Sirinivasa) ha adoptado la decisión de imprimir ciertos cambios al desarrollo de Datos Duros. Los cambios estéticos pueden parecer a priori como sólo un juego de cambiar plantillas de diseño y hacer ensayos más o menos entretenidos en cuanto a la apariencia del blog, y quizá lo sean en parte, pero suponen y demandan un énfasis en el core bussines que tuvo este blog desde sus inicios, tratando de renovar y actualizar temáticas ya recorridas, dejando los temáticas más crudas del debate político e ideológico para correr en otros andariveles (husmeando un poco encontrarán rápidamente de cuáles se trata). El anonimato -tema largamente debatido en la blogósfera- también alcanza un escalón tal en que se vuelve insostenible, innecesario y falto de fundamento. Así pues que, sin caer en el vedettismo de ciertas salidas del closet habidas por ahí, sin estridencias ni más que decir, nos hacemos cargo de en dónde estamos parados y de dónde venimos.

Así que, para no alargar, trataremos de concentrarnos en lo que -creemos que- sabemos, de la mejor manera posible, tratando de proveer insumos para el debate y herramientas que sirvan a quienes comparten el éthos político del que nos consideramos tributarios. Girando hacia una estética seria y formal, pero preservando la savia nutricia del más puro alpargatismo populachero. ¡Viva Perón carajo!

El nuevo modelo de desarrollo


El Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires retomó la tradicional serie de los "Cuadernos de Economía", en esta oportunidad con un recomendabilísimo trabajo de Patricio Narodowski y Demian Panigo sobre el nuevo modelo de desarrollo vigente en la Argentina luego de la salida de la convertibilidad. Más allá de análisis sobre el desempeño del mismo en el contexto bonaerense la primera parte analiza in extenso la articulación y estructura del nuevo modelo. Moraleja... hay modelo. Vayan y vean, haciendo click ACÁ.
_