·

·

Datos Duros cumple... 3 años!!!


Este Sábado se cumplió un mes de la muerte de Néstor El Redistribuidor, y como quien no quiere la cosa, se nos pasó de largo que se cumplían 3 añitos desde que este humilde blog arrancó. Los tiempos son vertiginosos, pero teníamos un pequeño artilugio que nos avisó del acontecimiento.

Ya pasadas las 12 de la noche, y por tanto formalmente vencida la fecha, de todos modos aprovechamos para recordar el acontecimiento, y rememorar el -pequeño- acontecimiento.

Mucha agua pasó desde aquellos últimos meses del año 2007, cuando pocos transeúnte pasaban por acá. Nuestra amiga Anace y Lucas eran los más fieles visitantes y comentadores. Es esos días leíamos con desordenada obsesión cualquier blog sobre economía y política que encontráramos por ahí. Disponíamos de bastante tiempo para ello, por cierto.

Luego vino la 125, el tole-tole de esos meses culminados con el patético Cleto mariconeando para cagar a su Presidenta. En todo este trecho revolvimos muchos, muchos numeritos, tratando siempre de ser rigurosos en las cuentas, prudentes en las conclusiones, pero rasgando las cuerdas siempre con la clara definición de cantar opinando. Pese a esos reparos a cada tanto se disparaban nutridas controversias entre los comentaristas que hasta aquí llegaban. Hay que decirlo, en general los opositores reclamando sinnúmero de tests estadísticos de una sofisticación tal que -de llevarles el tren- podíamos terminar fácilmente presentando certificado de buena conducta de nuestra abuelita. Claro que a la hora de revolear ramilletes de lugares comunes, los mismos auditores del octavo decimal tenían la fresca costumbre de omitir fundamentación alguna.

Hubo contendores de valía, también es menester reconocerlo. Amigos blogueros que, aún parados del otro lado de la vereda, dieron honestos debates con la misma afección por fundar las opiniones en Datos Duros, con respeto y honestidad (Elemaco, nos debemos una cerveza che). Tratamos, en estos años, valiéndonos de modestos recursos, de aportar herramientas de debate para nuestros compañeros del campo nacional; ésa fue en todo momento la misión que trató de cumplir este blog.

Así que cocinamos todo los que nos dió el tiempo y el níspero. Mostrando hasta la repetición y el cansancio el proceso redistributivo que se dió en estos años, partiendo del peor infierno, pero quebrando la secular tendencia histórica de nunca recobrar los pisos de bienestar previos a las grandes crisis. En tanto que individuo y militante, hemos sido -y por el momento seguiremos siendo- adherentes a la actual gestión de gobierno -si alguien prefiere decir oficialista, dígalo, nos tiene sin cuidado- pero en tanto que bloguero, en tanto que realizar una intervención en la esfera de lo público con esta herramienta, hemos limitado nuestro posicionamiento a ser meramente oficiosos. Es una diferencia, y hay que entenderla: aquí jamás nos metimos en consignas, ni pusimos banners, afiches ni proclamas, no porque creamos que eso está mal, al contrario abrevamos también de allí y nos merece el mayor respeto, sólo que como herramienta de intervención en el debate público, pensamos el blog en un registro diferente y más extramuros. Como diría el General Mc Luhan: los hay combativos y los hay contemplativos, pero todos trabajan por la comunicación.

Conocimos muchos amigos blogueros, gente como uno, es decir, ciudadanos de a pie con vocación, voluntad y necesidad de expresarse. Nos sentimos parte de esa nutrida, difusa, heterogénea, pero sólida red de ciudadanos que se expresan libremente sin la mediación de un aparato corporativo comunicacional. Tuvimos, para nuestra sorpresa y gratificación, unos cuantos "rebotes" en medios gráficos. Se nos abrieron importantes y generosas puertas, que nos situaron en lugares, circunstancias y aprendizajes que ni hubiésemos imaginado. Toda gratitud jamás será suficiente al respecto.

Nunca tuvimos la productividad sostenida de otros blogs del rubro, han habido rcahas más y menos, pero la autoimpuesta norma de producir por propia cuenta y riesgo limitó bastante la frecuencia del posteo. Ni malo ni bueno, se fue dando así. Y el caso es que para experimentar otro tipo de elaboraciones, escrituras y opiniones, buscamos otro lugar donde volcarlas, con otra estética y otro lenguaje. Nos parecía que era pervertir el estilo y la "marca" de este blog, que buena o mala estaba bastante perfilada.

Por fin, estos tiempos nos hicieron conocer a una banda de jóvenes, entusiastas e inteligentes compañeros estudiosos de "estos asuntos de economía", y -por sobre todo- decididamente nacionales. Aquí abajo, nomás, en el anterior post, el amigo Gastón desató la ira de los auditores del octavo decimal con unos pocos numeritos e hipótesis de trabajo que descubrió merced a su inquieta curiosidad.

Así que, y considerando que el duelo ya terminó, puramos la copa de vino, soplamos las velitas, y seguiremos trabajando por la felicidad bloguera y la grandeza de la crispasión.

Saludos a todos, viejos y nuevos lectores.

Historia Económica de Rubinzal


Diego Rubinzal, viejo amigo de la casa y columnista del Cash, el suple económico de Página12, presenta este miércoles su libro de historia económica. Por este humilde medio nos sumamos a la difusión e invitación al evento. Practicante de una honestidad periodística poco frecuente -dicen- en el gremio, saludamos gratamente que el resultado de un laburo de años se vea materializado en esta obra. Allí estaremos. Allí invitamos a los lectores y amigos de este blog.


Historia económica argentina (1880-2009)
Desde los tiempos de Julio Argentino Roca
hasta Cristina Fernández de Kirchner
Diego Rubinzal

Miércoles 17 de noviembre - 17:00

Biblioteca Nacional de la República Argentina

Sala Augusto Cortazar - Agüero 2502, CABA



Acompañarán al autor:


Juan Carlos Amigo [IADE - Realidad Económica]

José Sbatella [Titular de la Unidad de Informacl suión Financiera]

Demián Panigo [doctor en Economía de la Escuela de Altos Estudios de París e investigador del CONICET]




Esta ambiciosa obra recorre con una visión crítica la historia económica argentina desde 1880 hasta la actualidad.

Desde los supuestos “tiempos dorados” del modelo agroexportador hasta la disputa generada en torno a la Resolución 125, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, este libro nos brinda claves para entender las raíces de la evolución económica argentina.

Por otra parte, el texto no se agota en describir y explicar las mutaciones ocurridas en la estructura económica, sino que también realiza un pormenorizado repaso de los principales acontecimientos políticos y sociales de la historia argentina.

Como afirma Alfredo Zaiat en su prólogo: “Esta obra, que retrata la evolución de la economía argentina hasta la actualidad procura que cada uno de nosotros pueda convalidar, cambiar o matizar sus opiniones sobre el devenir económico local, pero ahora sin la excusa de no conocer bien lo que realmente sucedió. Su lectura será imprescindible para saber lo que pasó, pero, más relevante, para estar atento sobre lo que está pasando y, aun más importante, para construir un futuro mejor, sin engaños y donde el territorio que se conoce como Argentina sea uno para todos y no para una minoría”.