·

·

Brasil y la "calidad institucional"

Datos duros:

Legisladores con causas penales por corrupción:

- 147 de 513 diputados

- 21 de 81 senadores

Durante su mandato:

- un tercio de los diputados cambia de partido

- un cuarto lo hace más de una vez

¿Lindo no? Interesante como para completar y enriquecer el cuadro que nos venden lo profetas de autodenigración argentina.

Fuente: estos numeritos salieron de una edición en papel de esta revista.

11 refutaciones:

Luciano dijo...

Me perdí, ¿Qué es lo relevante de la nota? ¿Que allá también son corruptos o que allá los agarran y les abren causas penales?

Sirinivasa dijo...

Se le pasó la frase "completar y enriquecer el cuadro" me parece, y el término "profetas de...".

A fin de cuentas, se trata de no ser víctima de la publicidad engañosa, usted sabe, espejitos de colores, y esas cosas que por acá algunos suelen comprar con demasiado entusiasmo.

Para la próxima me arma el indicador de relevancia de post? Así me fijo qué nota saco antes de postear.

Saludos

Ariel dijo...

La cantidad de causas iniciadas entre legisladores no son un parámetro de medición de corrupción en Brasil, ya que es una sociedad extremamente judicializada. Los pases de partido siempre fueron parte de la cultura política. Creo que tomar linealmente estos datos para "comparar seguridades jurídicas" es poner la discusión en el mismo nivel que la ponen los profetas de la autodenigración argentina. Me parece que los argumentos son otros, como por ejemplo la calidad de la CSJ, la real división de poderes siendo que el Congreso NO es la esribanía del ejecutivo (como fue en otras épocas)... etc. Me parece que tenemos que enfrentar esta discusión con argumentos más pesados. Saludos.

Sirinivasa dijo...

Sin duda Ariel, por eso el post hablaba de "calidad institucional", y por cierto el segundo dato, sabemos, habla de las peculiaridades del sistema político del país hermano. No se trata de "bajarle el precio" a Brasil -en esa tonta rivalidad futbolera- sino de que en Argentina hay quienes compran y pregonan "modelos" con demsiada liviandad, y luego mean agua bendita y se horrorizan ante las "peculiaridades" de nuestro sistema político.

Luciano dijo...

Mala mía, entendí mal el objeto del post.

Pensé por un momento que estabas juntando argumentos a favor de la idea de que la corrupcón de este lado de las cataratas no es tan grave...total, también hay corrupcion en la meca de la derecha. (o, como esta de moda decir, que estabas siendo funcional a los corruptos)

Me excuso, y obviamente el indicador de relevancia es irrelevante. Es tu espacio y podes escribir y decir l oque se te canta.

Sirinivasa dijo...

Juas! Usted sabe que no pienso así Luciano, la gravedad de la corrupción en lo público es un poco más que "empardar" tantos. Sólo eso que señalaba, precisar un poco con un dato caro a muchos editorialistas que un buen día nos venden que la Argentina es limítrofe con Finlandia, Suecia y Dinamarca.

Y no se me haga el ofendido por la chicana, che

Luciano dijo...

Yo soy inofendible (salvo que me puteen por lo malo que soy jugando al futbol. Ahi me caliento)

Vincent Vega dijo...

Son culturas políticas diferentes. Lo que es seguro es que no es mejor. Allá usan una palabrita "troca-troca", para designar a los cambios de partido que se hacen, y todos los años hay una fecha límite para el "libro de pases". Y lo que se cambia es la escribanía del Ejecutivo por el comercio de favores más descarado que se haya visto. Hay algo así como 37 ministerios y secretarías con rango equivalente que se usan para "pagar" apoyos. Y asientos en Petrobrás, Previ y el correo ("trem da felicidade")

Anónimo dijo...

Cómo que negociar con plata y cargos? No era 'diálogo e consenso'?

Ariel dijo...

OK, releyendo me di cuenta también (como Luciano) que había entendido mal el post. Me disculpo. Vincent, cada sociedad tiene su cultura de lo aceptable y lo no aceptable. La brasilera es densa de entender, pero es parte de cómo se hace política: eso está anclado a ciertas rigideces legales que feurzan consensos. Ni bueno ni malo en sí mismo, adaptado. Trae algunos probelmas que en Argentina no hay, y salva de otros que en Argentina existen. Creo que viviste en Brasil, creo que sabés de que hablo. Saludos.

Vincent Vega dijo...

Completamente de acuerdo, Ariel. Me causaba gracia escuchar en Argentina, que el problema eran las listas sábana; y en Brasil, que el problema era el voto nominal. Y que en cada lugar se proponía como solución lo otro... creo que en los países donde no hay restricciones a la democracia, se llega al mejor equilibrio posible; y en eso me parece que los países latinoamericanos están por delante de muchos otros.