·

·

Más allá del esclavismo rural




Vaya uno a saber si es estitilísticamente correcto o no autocitarse -o repetirse- lo cierto es que esto es un blog, y lo que tratamos es de difundir y/o divulgar algunos Datos Duros que pueden ser interés o relevancia para quienes transitan por los distintos carriles de -Cafiero dixit- la ancha avenida de la Patria.

Así que en torno a la controversia suscitada por la detección de casos de trabajo esclavo en algún subsector del denominado "campo", recordamos algún trabajito que habíamos realizado en tiempos de la 125. Allí analizábamos algunas variables agregadas sobre el "mundo del trabajo" en el sector agropecuario.

Link: El reparto del "Campo"

Los cuadritos y números del post de marras circularon también como presentación de pouerpóin, el cual podemos ver con el artilugio que abre el post, o bien haciendo click acá para descargarlo.


5 refutaciones:

Mariano T. dijo...

Hay un problema metodológico, y es agregar todo el sector agropecuario completo.
Para simplificar groseramente estaría bien, sino fuera porque mezclan el tema retenciones, que solo afecta a un subsector del sector agropecuario.
Justamente ese subsector es el que genera poco empleo, pero tiene un nivel mayor de sueldos, empleos en blanco, y (demás esta decir9 ningún esclavo.
El otro subsector, que factura menos pero concentra la mayor parte de la mano de obra, es el sector labor-intensivo, dedicado mayormente a abastecer al mercado interno de verduras, frutas, pollos, huevos, te,. yerba, azucar, vino, etc.
El problema que se presenta, y por eso los Ministerios de Trabajo no atacan a ese subsector, es que en ese sector la mano de obra incide mucho en los costos, y por ende en los precios que debería pagar el consumidor. Sin esclavismo, debríamos pagar más cara la lechuga, y Moreno debe estar en contra.
Entonces este análisis es válido como aproximación grosera, erra al enlazarlo con el conflicto agropecuario y las retenciones. No en vano durante dos años legiones de inspectores laborales recorrieron a los sojeros, y no dio para ninguna nota de pagina 12.
Para resumir, el trabajo esclavo se da en las actividades que no pagan retenciones, y el trabajo decente en el que paga las retenciones.

Mariano T. dijo...

Una posible inconsistencia es la página 11, habla de 820.000 empleos en el sector, lo que coincide con la cantidad de afiliados de la UATRE. Si la mitadesta en negro, debería hablarse de cerca de 2 millones de trabajadores del sector.

exSirinivasa dijo...

Sin duda Mariano, y el tema que tratás en tus últimos tres posteos creo que ahonda en la cuestión. Sin embargo creo que ameritan dos cosas

1 - justamente, y como bien lo puntualizás vos (largos debates pasados, te acordás?) el "campo" no es una entidad -ni identidad- homogénea. Y buena parte de esas viejas discusiones pasabas por el forcing discursivo de denominar "campo" a la mesa de enlace.

2 - La situación que vos señalás respecto a las diferencias de las características laborales intensivas/extensivas, de capitalización, etc. de ambos subsectores lo es sólo en parte.

Esto es, la problemática de la precariedad laboral no se cierra con la identificación de dos subsectores uno "moderno" y otro "atrasado", de hecho esa mirada analítica sobre el tema hace años que es historia, sobre todo porque no da cuenta de la manera en que se imbrican y entrelazan en las cadenas de valor los segmentos empresarios y trabajadores informales y formalizados.

Lo que muestra la realidad agropecuaria es que en el mismo entramado "moderno" aparecen mecanismos de outsourcing al lado de empresas de punta. No sólo ocurre en el sector textil.

Saludos che, hace tiempo que no nos cruzamos ;P

(iba a linkear tus tres últimos post, pero la disgreción con que trataba de comentar algunas citas se me fue haciendo larga y abstrusa)

Mariano T. dijo...

La imbricación de los dos subsectores se da en los pollos, por ejemplo, vía tercerización de la parte "sucia".
Pero si analizás la cadena sojera, el único esclavo que vas a encontrar es el repositor del supermercado.
En la cadena maicera, se da la paradoja de que hay esclavismo en la gnética, que es la parte más Hi tech. Es indefendible, además porque el productor paga de 80 a 160 dólares por una bolsa de semilla que sirve para una hectárea. Pero obviamnete el que paga retenciones no es el esclavista que vende la bolsa, sino el que la compra.
Trigo, girasol, sorgo son cadenas paracidas a la soja en lo laboral

Vasco de Caballito dijo...

¿un debate con información y altura? ¿es verdad? clap, clap, clap