·

·

La "libertad de pronósticos de inflación"

Leemos:

¿Qué está en el fondo de la concepción de “digo lo que quiero, bolaceo la inflación que quiero y nadie tiene derecho de aplicarme sanciones”? El axioma liberal más clásico y descarnado. La idea de que todos los individuos (o sujetos) tienen poca o nula influencia en la determinación de las expectativas de inflación (por usar una variable "concreta"). Como todos los sujetos “valen” poco no importa que diga cada uno: el efecto total será bajo. O lo que es lo mismo: todos los sujetos “valen” igual con lo cual “cancelar” el efecto de un pronóstico de 100% de inflación es sencillo: emitir un discurso que diga que va a haber deflación del 100%.


Post completo del amigo Cresto -un buen amigo de los números- sobre al affaire de las "prestigiosas consultoras" que elaboran sus índices de precios.

By the way, para [D&D] la cosa está bastante clara: si un médico aparece en los medios diciendo que frotando un sapo en el codo un paciente se puede curar del cancer, creemos, su habilitación profesional estará, cuanto menos, en riesgo. Las huestes de economistas ortodoxos, sin embargo, sufren al respecto, de una curiosa ezquizofrenia: hacen gala de una pretenciosa "cientificidad" marfílica por un lado, pero cuando se sitúan como actores políticos y comunicacionales parecen suponer que tienen las mismas prerrogativas que el gremio de los astrólogos.
_

28 refutaciones:

HUINCA dijo...

Hola amigos!
Les pasamos este aporte que hicimos hace unos meses al respecto.
http://huincanoalineados.blogspot.com/2010/06/inflacion-una-conspiracion-contra-todos.html
Esperemos que sea de su interés

Saludos

Rick

Madoff dijo...

Siri, como dije en otro comentario por ahí, asimetría informativa no necesariamente implica falla de mercado. Si no todos tendríamos que andar informando al gobierno sobre las decisiones que tomamos en cada una de nuestra actividades. El kioskero antes de ponerle el precio a las golosinas, el diariero antes de elegir qué diario o revista vender, etc. En este caso el mercado se encarga de que cada consultora busque cuidar su reputación porque si no se queda afuera. ¿O pensás que la gente compra pescado podrido de manera sistemática?

Bajo el mismo razonamiento deberían intimar a los bloggers. Antes de postear, mandar el post via mail a anibalfernandez@casarosada.gob.ar, y ahí se fijan si te lo aprueban o no, porque hay muchos economistas dando vueltas que andan difundiendo opiniones que dicen ser producto de más absoluto rigor profesional pero para el gobierno es pura sarasa. Por ejemplo, fijate que un tipo como Levy Yeyati anda diciendo que no tenemos política industrial. O Cavallo que tiene un blog donde dice que la inflación es culpa del gobierno. ¡Horror!

Hay que tener cuidado con pedirle al Estado que meta las narices en todo. Hay veces que hace falta pero dentro de lo posible hay que cuidar las libertades básicas como la libertad de expresión, que acá está claramente en juego.

Al gobierno claramente le molesta que la gente tenga una estimación de la inflación, por algo intervinieron el Indec. Multar a las consultoras privadas es creerse por encima de la Constitución. No niego que se crean estar por encima, lo que digo es que está mal.

Mauro A. dijo...

Madoff, he leido tus hilos argumentales en blogs en los cuales, por seguridad, prefiero no responder, pero tu apreciación es un error. Reproduzco lo que escribí en el blog origen de la nota:
"No hace falta reducir la discusión a algo filosófico. Es gracioso como en el blogg del economista serial crónico colocan el art. 14 de la CN sólo remarcando lo que les interesa.
"Artículo 14.- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender."
Lo que se olvidaron de remarcar en negrita fue: "de trabajar y ejercer toda industria lícita".
La encuestadoras privadas pertenecen a la industria de generación de estadísticas, y como tal, hay leyes que regulan la actividad para determinar si permanecen dentro de la legalidad. Lo que insinúa la oficina de Lealtad Comercial es que "esas consultoras infringieron el artículo 9 de la ley de Lealtad Comercial que prohíbe difundir cualquier tipo de información que “mediante inexactitudes, contradicción u ocultamientos pueda inducir a error, engaño o confusión
Y si no lo hicieron, que lo comprueben, así de fácil.

La diferencia con las comparaciones con bloggeros es absurdas, ahi si se puede aplicar la libertad de expresión ya que estas personas solo estarían emitiendo opinion, la elaboración de un indicador estadístico no es una opinion, ambas posiciones se contradicen.
En cuanto al kiosquero, efectivamente, el gobierno podría y tiene la obligación de multar a un kiosquero que le pone un precio absurdo al caramelo, pero al mismo tiempo pareciera absurdo que el gobierno controle a todos los kioskos y, principalmente por que la cantidad que hay logra que mas o menos las leyes del mercado funcionen bien.

guido dijo...

Muy bueno, Siri, más o menos lo mismo vengo diciendo desde hace un tiempo en otros blogs. Me resulta incomprensible el poco respeto por la propia profesión que muestran los economistas con esta reacción corporativa. Efectivamente, quieren ser tratados como astrólogos.

Bernard L. Madoff dijo...

Mauro, ¿me estás avalando una violación de la Constitución con el artículo 9 de la Ley de Lealtad Comercial? ¡No soy abogado pero tampoco soy estúpido!

Guido, como ya comenté por ahí, los economistas no necesitamos hacer defensa gremial en estos casos. La reputación se encarga de que los chantas salgan del mercado. Ex-ante todos tenemos derecho a decir pavadas. Ex-post sólo los mejores se quedan con más market share.

Cierro de nuevo con lo del Indec.

Pregunta: ¿Por qué la gente no confía más en el Indec, si NUNCA publicó su metodología desde la intervención?

Respuesta: La gente no compra pescado podrido.

guido dijo...

Madoff, el problema de tu argumento, como te decía en QlP, es que ponés al mismo nivel una actividad no profesional (como es un blog) con el ejercicio de una profesión. Ejercer una profesión no es lo mismo que opinar sobre lo que a uno se le ocurre, las responsabilidades son otras. Pero bueno, yo no no soy econonomista. Me limito a maravillarme con el poco autorespeto que ustedes muestran (caso único hasta donde yo se).

Norberto dijo...

Quienes estan acostumbrados a "estructurar activos" con el fin de eludir (tal cual se hacen al colo De Larvaes), piensan como Made Off (con lo que significa en las relaciones personales en inglés) y creen que es neutro el uso que se hace de esos dibujos (me resisto a llamarlos números) por parte de los medios concentrados y monopólicos (en el sentido del fallo contra Rockefeller).
Demas esta decir que no es así por el componente sociológico y psicológico de este tipo de información en las espectativas que genera.
Abrazos

Bernard L. Madoff dijo...

Guido, estamos debatiendo en dos blogs distintos, no voy a copiar los comentarios que dejé en QLP.

No entiendo por qué lo enmarcás en una cruzada contra economistas. Se da la casualidad de que el gobierno tiende a mentir particularmente en estadísticas económicas, pero si mintiera con la demografía y saliera un demógrafo a decir que las cosas para él son distintas opinaría igual.

Ah, y por último, yo no le tengo más respeto a un tipo por ser o no economista, sino por lo que dice y piensa independientemente de su profesión.

santix dijo...

Respeto-profesionales:
"Rubinstein : A nosotros no nos representa ningún beneficio económico, no vendemos el índice. De todos modos, si nuestra actividad fuera ilegal, también sería lo que hace Boudou, que otorga aumentos salariales del 30 por ciento a los empleados públicos; obviamente, no se guía por el Indec sino por las consultoras y las provincias. El ministro Carlos Tomada también, al convalidar todas las paritarias firmadas.
- Si es verdad que la inflación es del 25 por ciento, ¿por qué el Gobierno aparece tan fuerte y aún crece el PBI en forma robusta?

Frigerio : Estoy cansado de que el debate alrededor del problema de la inflación ronde alrededor del numerito. El Gobierno tiene éxito en llevarnos a esta discusión respecto al indicador y la metodología porque, hasta cierto punto de inflexión, puede aprovecharse de la inflación, sobre todo en términos de recaudación.

-¿De cuánto será la inflación?

Lamothe: - 24 o 25 por ciento.

Frigerio: Ese es el piso, pero todo depende de la evolución del gasto del Tesoro y del Banco Central."

http://www.lanacion.com.ar/1358580-las-consultoras-contraatacan-seguiremos-midiendo-precios

Salteando la estupidez que dice Rubinstein, notese que ante la ultima pregunta no responden "la estamos midiendo y a su tiempo revelaremos el fruto de nuestro estudio."
Es todo una puja politica.

Todos los gobiernos del mundo mienten es sus estadisticas.
Todos los gobiernos del mundo mienten para controlar las expectativas. Sean estas de inflacion, temor al futuro, o lo que sea.
Lo unico que paso en Argentina es que el estado tomo el control de esas herramientas y dejo de estar a merced de que las manejen otros.

Mauro A. dijo...

Madoff lee de nuevo mi comentario, si no entendiste, leelo de nuevo, y si seguis sin entender pregunta de nuevo que te lo aclaro.

Mariano T. dijo...

Que yo sepa, la confección o difusión de estadísticas no es una disciplina regulada. Yo, como ingeniero agrónomo puedo hacerlo sin que nadie lo impida.
Esto es solamente un tema de libertad de expresión y tiranía, y para mi la libertad de expresión es un principio de la misma jerarquía que la soberanía popular.
La repercusión social de la opinión no tiene ninguna relevancia en el tema. Si un geólogo va a un programa de TV y dice que puede haber oro en el subsuelo de Caballito, y eso provoca un despelote, el Estado no puede sancionarlo, a lo sumo, como en cualquier situación, el que se sienta afectado que haga un juicio.

Mauro A. dijo...

A ver marianote, cualquier empresa que lucre con su producto está regulada en la Argentina (y seguro que en el mundo tambien). Es un deseo liberal que no estén reguladas, pero cuando alguna de las empresas competidora empieza a hacer uso de "artimañas" para tener alguna ventaja sobre la otra, todas imploran que el estado regule.
Es por eso mismo que vos como ingeniero agrónomo, mientras no tengas una empresa que venda estadísticas, podes hacerlo sin que nadie te diga nada, como así tambien los escritores de blogs pueden opinar lo que se les cante sin que nadie les diga nada, por que no pasa de eso, de una opinion.
En este caso, las consultoras privadas, como tales, deben mantenerse dentro de los límites de las leyes que regulen la actividad. Y el artículo LEY DE LEALTAD COMERCIAL mencionado regula actividades como las de las consultoras privadas.
En el caso de multas a las consultoras no estan multando por opinar, sino por vender un producto. No es como lo quieren hacer parecer algunos liberales que dicen que estan multando coartando la libertad de expresión.
Pero bueno, estoy seguro que a vos no te calienta lo que opine y vas a seguir pensando igual, solo quería hacer esta aclaración para que no quede tan en el aire lo que proponen los liberales

Serenity dijo...

¿Y por qué no multan a los religiosos? Yo los escucho diciendo todo el tiempo que si creo en no se que tipo que resucitó y es su propio padre y su madre es virgen me va a ir bien en la vida y de lo contrario voy a arder por siempre. ¿No es bolazo todo eso?

Mariano T. dijo...

Estas confundido, porque la multa también alcanzaría al que de el producto gratis. Es una ridiculez comparar una opinión t´cnica (como es una estimación) con el contenido en cc de un envase. Por supuesto no me vas a convencer de hacerme fascista.

Anónimo dijo...

Hasta aquí todo muy lindo, y muy a pedir del gobierno. Discutimos si puede sancionar a las encuestadoras o no, si están bien o mal...... y mientras tanto la verdadera inflación nos pasa por arriba.
Juajjjj. Es increíble con qué poco éste gobierno???? nos miente en la cara y encima lo seguimos votando. Y bueh, que sigan así!

Anónimo dijo...

Obviamente ninguno es abogado, de otro modo alguien hubiera objetado el flojo ejemplo que tiene el post: ningún médico tendría problemas por decir lo que dice el ejemplo ("frotando un sapo en el codo un paciente se puede curar del cancer") no tendría ninguna sanción y no debería tampoco tener una sanción ética a mi entender, aunque el código de ética del médico no lo tengo m,uy estudiado (y en todo caso es competencia del colegio profesional respectivo). Sólo tendría problemas si efectivamente tratara a sus pacientes de ese modo y ellos sufrieran algún daño a consecuencia del mismo. O sea muchachos de D&D si ese es su argumento "clarísimo", quizás tengan que revisarlo.
Saludos
Dagny

Cresto dijo...

Efectivamente, Dagny. Es como usted dice: el problema no es la opinión en sí, sino los efectos que provoca en la realidad. No importa que un médico diga que es bueno tratar a un paciente con un tratamiento X. El problema es si lleva a la práctica ese tratamiento. Hasta ahí todo muy lindo.

El problema es que las “prestigiosas consultoras” no pueden separar su discurso de su práctica. En efecto, un pronóstico de inflación (o de expectativas de inflación) tiene efectos concretos en la realidad, dependiendo, obviamente, de quien lo emita. Una cosa es que lo diga algún tarambana en un blog… otra es que consultores con “prestigio internacional” lo digan. El discurso es el efecto en el caso que estamos hablando. Así que, poco tiene que ver con lo que usted plantea.

Además, no entiendo cuál es el problema. Se les exige que sus pronósticos estén validados metodológicamente. Cuál es el problema???? Si usan datos secundarios, se les pide que se explicite las formas en que los construyeron (como ponderaron, que tipo de promedio usaron, que datos utilizaron)

Claro, pero todo eso les arruina el negocito, no? No quieren entregar las recetitas que venden a tan buenos precios. Eso en el mejor de los casos. En el peor, son simplemente lobbystas que tienen como objetivo especifico provocar corridas inflacionarias. Recordar el caso del “amigo” Salvatore.

Ricardo P. Natalucci dijo...

SOBRE LA INICIATIVA DE LA SECRETARÍA DE COMERCIO

La iniciativa de la secretaría de Comercio ha tenido por de pronto la virtud de desenmascarar a quienes desean que determinadas consultoras sigan confundiendo a la población con estadísticas que no tienen el carácter técnico o científico que se atribuyen, ya que si esos individuos y asociaciones desearan, como pretenden, tener estadísticas más confiables, verían con buenos ojos que en todos los casos se difundan las metodologías utilizadas.

Sin embargo es difícil que desde la normativa de Comercio pueda accionarse contra organizaciones de carácter no comercial o no probadamente comercial, y es por otra parte muy sencillo para las empresas comerciales seguir produciendo esos informes salvándolos con una simple frase aclaratoria sobre sus limitaciones.

El domingo 25 de noviembre de 2007 el diario Página 12 publicaba un reportaje a la entonces reciente presidenta electa Cristina Fernández de Kirchner, quien manifestaba desde El Calafate que "Tal vez el error del Gobierno haya sido no explicitar todo lo que estaba sucediendo en el Indec y todo lo que se hacía.", en clara alusión a las distorsiones metodológicas del IPC y a los negocios particulares que los funcionarios desplazados venían haciendo desde hacía décadas con las consultoras privadas y con sectores vinculados a la especulación financiera, todas cosas que yo venía denunciando desde hace décadas.

Por ende, para garantizar el principio del preámbulo de la Constitución Nacional de “promover el bienestar general”, el gobierno debería explicitar ampliamente todo eso a toda la población, y a partir de allí apelar a normativa más amplia.

Y para eso la mejor manera es partir del principio, es decir de lo que está totalmente probado y documentado.

Y está probado y documentado que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en su metodología 13 del año 2000 al haber incorporado a sabiendas “distorsiones importantes en el promedio” a favor da las minorías más ricas (según se desprende claramente del texto de una nota al pié de la metodología de IPC del año 1989 de los mismos autores), no cumplía con el preámbulo de la Constitución Nacional en cuanto a “promover el bienestar general”, no respetaba el artículo 16 de la misma Constitución Nacional de igualdad ante la ley, no respetaba tampoco el artículo 42 de la Constitución Nacional en cuanto al derecho de los consumidores “a una información adecuada y veraz”, y -dado que se presentaba falsamente como un promedio representativo del conjunto de las familias a algo que se sabía un promedio distorsionado-, está tipificado como “Estafas y otras defraudaciones” en al artículo 172 del Código Penal por “calidad simulada” “abuso de confianza” y “valiéndose de cualquier otro ardid o engaño”.

A partir de ese hecho fácilmente verificable llegamos a que toda pretendida estimación alternativa de inflación de precios sufrida por las familias que oculte eso, toda información periodística sobre la situación del INDEC que oculte eso, todo informe académico sobre el IPC y sobre el INDEC que oculte eso, pretende menoscabar la orden presidencial de Néstor Kirchner confirmada por la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner de corregir las “distorsiones importantes en el promedio” y por lo tanto esa pretendida estimación alternativa y esos informes están incurriendo en las faltas ya señaladas a la Constitución Nacional y en delitos claramente tipificados en el Código Penal. El artículo 183 del Código Penal es más amplio que la normativa comercial ya que dice textualmente “o vendiere, distribuyere, hiciere circular o introdujere en un sistema informático, cualquier programa destinado a causar daños.”, y el artículo 184 del Código Penal (agravante) hace referencia a cuando la falta al artículo anterior se produjere “con el fin de impedir el libre ejercicio de la autoridad o en venganza de sus determinaciones;”
Continúa...

Ricardo P. Natalucci dijo...

...continuación

Asimismo el artículo 210 del Código Penal establece que “Será reprimido con prisión o reclusión de tres a diez años, el que tomare parte en una asociación o banda de tres o más personas destinada a cometer delitos por el solo hecho de ser miembro de la asociación. Para los jefes u organizadores de la asociación el mínimo de la pena será de cinco años de prisión o reclusión; el artículo 211 expresa que “Será reprimido con prisión de dos a seis años, el que, para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos.“ y el artículo 213 bis establece que “Será reprimido con reclusión o prisión de tres a ocho años el que organizare o tomare parte en agrupaciones permanentes o transitorias que, sin estar comprendidas en el artículo 210 de este código, tuvieren por objeto principal o accesorios imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor, por el solo hecho de ser miembro de la asociación.”

Quiero finalizar este comentario con una reflexión sobre los alcances de la libertad de prensa y sobre los blogs.

Lo que garantiza la Constitución Nacional sobre la libertad de prensa en su artículo 14 es el derecho de “publicar sus ideas sin censura previa” lo que no significa impunidad para cometer delitos desde la prensa o desde otros medios de difusión.

Asimismo dicho artículo determina el derecho de “asociarse con fines útiles”, y es evidente que desde que la Constitución Nacional está basada en la idea de “promover el bienestar general”, jamás puede considerar como fines útiles a la asociación que vaya en contra de dicho bienestar general, y menos aún si para eso esa asociación comete faltas a la propia Constitución Nacional y delitos como los ya señalados claramente tipificados en el Código Penal.

Resulta así muy inocente la idea de que todo lo que se publica en un blog es una idea de un ciudadano que tiene derecho a expresar su idea.

Hay blogs y sitios de Internet que pertenecen a personas y organizaciones que evidentemente y como aquí mismo he demostrado no buscan que se cuente con estadísticas más confiables, sino que vienen cometiendo las faltas a la Constitución Nacional y los delitos penales que he señalado.

El sitio web llamado www.inflaciónverdadera.com, originariamente anónimo y luego asumido como de la familia de Domingo Cavallo, el sitio web www.olivera.blogspot.com en el cual tras un seudónimo se oculta quien aparentemente sería Javier Finkman, -nada menos que economista jefe para toda América del Sur (excepto Brasil) del banco HSBC-, son claros ejemplos de las faltas a la Constitución Nacional y cometen los delitos que he señalado y que están tipificados en el Código Penal.

La vinculación de esos sitios y blogs entre sí mismos y con otros semejantes, y con facciones que operan desde las propias universidades y desde el exterior en contra del bienestar general es lo que constituye claramente una asociación ilícita.

Y esa asociación ilícita fue constituida para entorpecer por cualquier medio la corrección de “importantes distorsiones en el promedio” que había sido incorporada a sabiendas en la metodología 13 del IPC del año 2000, es decir que esa asociación ilícita actúa de acuerdo a lo tipificado claramente en el artículo 184 del Código Penal “con el fin de impedir el libre ejercicio de la autoridad o en venganza de sus determinaciones”, estando claro que esas determinaciones del gobierno fueron atendiendo a corregir graves distorsiones de manera de cumplir el espíritu y la letra de la Constitución Nacional de “promover el bienestar general”.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI: 8.464.942

Anónimo dijo...

Cresto, entonces Ud. coincide con que el ejemplo que pone D&D es malo. Ahora, sobre si lo que opina o no una consultora tiene o no efecto en la realidad, va por su cuenta. Yo la inflación la mido por lo que me cuesta vivir. Cuando cada vez me cuesta más llenar el changuito, después de que durante la "década infame" todos los meses (ya no digo todas las semanas) ir al super era mas o menos lo mismo, no soy tonto, ni es una sensación: hay inflación y el Indec no la refleja (no digo miente o no, no me consta, pero no me sirve el dato del Indec). Y si una consultora me dice que la inflación aumentó el 25% ahi encuentro una explicación, no una motivación. Yo no opero en mi vida diaria por lo que medice un carlitos a quien no conozco, sino por lo que experimento, no me trate de tarado ni de manejado, ni intente tratar así al común de la gente. Cuáles son los "efectos concretos en la realidad" que menciona Ud.? Como se realiza una "corrida inflacionaria". No digamos pavadas por el amor de Dios! La gente se da cuenta si hay o no inflación por lo que cuesta vivir.
Por ultimo, si el Indec midiera algo parecido a lo que experimento en el super, no necesitaría que alguna "consultora prestigiosa" me lo confirmara.
Dagny

PS: No hay niunguna obligación legal de validar metodológicamente un pronóstico. Está mal exigir algo que legalmente no es exigible. Y Ud. pregunta cual es el problema. NAZI !

Cresto dijo...

Dagny, evidentemente no tiene la menor idea de lo que estoy hablando.

En primer lugar, índice de precios al consumidor no es costo de vida. Básico.

En segundo lugar, no es usted el que "opera". La inflación no se mida en base a lo que "usted" compra en el super. "Su" experiencia personal puede ser muy válida en su vida cotidiana pero la economía (y el conocimiento de la realidad económica) no se construye en base "su" experiencia personal en el supermercado. Usted como actor ecónomico "consumidor" individual no tiene peso (o tiene poco peso) en el movimiento real de la economía. Hay otros actores (empreass grandes, gurúes internacionales, etc.) que son los que cortan el bacalao.

Fíjese que no puede sacarse de encima el individualismo onto-metodológico tan caro a la ortodoxia económica neoclásica y a los políticos neoliberales. Se ha transformado en un "sentido común" con la fuerza de un prejuicio arraigado.

Si el nivel de discusión que propone es ese no me queda más que responderle su epíteto con otro:

LIBERAL!

Anónimo dijo...

Pasen por acá , por favor. Mucho palabrerío acá.

Para vos, Siri, economista ortodoxo debe ser todo aquel que no opina como vos.

¿Sos capaz de reconocer que el INDEC mide cualquier cosa a través del IPC? ¿La intervención del INDEC no te parece grave?

frank pentangeli

Francisco dijo...

Es decir, Siri, que vos crees que la inflación es 10% / 11% ¿no? Por lo tanto, crees que hay aumentos de salario real del 15% aprox ¿no?

Y el blog se llama Datos Duros...

(de paso, las consultoras y 7 provincias calculan la infla alrededor del 21%, 22%, no 100%. Miente, miente...)

ricardo j. m. dijo...

si pero la de cada provincia.

el punto en cuestion es la magica y fantastica manipulacion de no los indices sino de que es lo que hace ola credibilidad de uno u otro y mas de cualquier cosa que suceda y que afecte intereses.

el tema es estrategico si vos implements una estrategia de construccion del significado, el terror implicito tiene que estar basado en algo mas que en me estan cagando con el ipc y que infernal realidad a la que nos condenan a vivir que la diferencia es comer helado de postre de freedo o de la heladeria del barrio.

y la peror parte es la supuesta malignidad e hipocresia con el decil mas bajo de la poblacion que con esta manipulacion se ve impelido a gastarse parte de sueldo o ingreso en las cuotas de la moto o el auto o en un monton de cosas inutiles para la verdadera y cientifica felicidad que nos niega el indec.

ricardo j. m. dijo...

estan dormidos arriba de la calesita con la cabeza dentro del culo los cantineleros de ipc.

no trasunta en la realidad el fenomeno de restriccion implicito en la malignidad inflacionaria que nesecitan imponer.

me criaron para ser cipayo, me enseñaron para ser cipayo y ahora soy un cipayo boy dolarizador suena la musica mientras da vuelta y da vuelta la calesita pero da siempre la misma vuelta por eso es singular.

estan llevando mal la agenda muchachos

Anónimo dijo...

Que manga de chupamedias... la típica discusión inconducente, lás tima que la puta realidad se niegue a alinearse con las patoteadas de Moreno. Che, díganle al cumpa Moyano que no levante tanto la perdiz de que el ipc del Indek no sirve para nada, eso de negociar con "la inflación del supermercado" es una traición a la patria, el nardo que tipifica delitos al voleo, con menos base científica que un trébol de cuatro hojas, seguro que lo manda a fusilar por delito de lesa cristinidad...

Francisco dijo...

Leyendo completa la cita de la Presidenta en el artículo de P12 que comenta RPNatalucci uno encuentra que ella dice:

"cuando uno va al resumen de expectativas de mercado que publica el Banco Central, que es un promedio de todas las consultoras privadas y universidades públicas y privadas, habla de una inflación similar al acumulado que hoy tiene el Indec."

Preguntada la Presidenta por el periodista: "–Esas expectativas son sobre los índices oficiales, no es un índice propio.", responde:

"las expectativas de mercado tienen que ver con lo que las consultoras elaboran para sus clientes, independientemente de los índices oficiales, los pronósticos que ellos hacen de la economía en todas las actividades, no sólo el IPC."

El periodista insiste con lo obvio: las consultoras pronostican la inflación del INDEK en el REM (la encuesta del BCRA) pero luego estiman una inflación más alta. Así que le dice a la Presidenta:

"–Insisto: creo que la predicción de los especialistas es sobre la inflación medida por el Indec..."

Y ella, cito al periodista, "(pasa de largo)" de la respuesta y cita al FMI como apoyo de que la inflación está alrededor del 10%. (el FMI no puede utilizar estadísticas no oficiales donde estas existen).

En fin, confundida y todo parece que cuando conviene, consultoras si,y cuando no conviene, a presionarlas.

La parte en cuestión acá:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/95256-30114-2007-11-25.html

Eduardo dijo...

Artículo 14- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos
conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: De trabajar y ejercer
toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de
entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas
por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse
con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.