·

·

IPC para principiantes




Continuando con la encendida controversia en torno al IPC, encontramos una interesante nota.

Leemos:

Es entendible que todo el mundo hable de la inflación ya que es un fenómeno vivido por todos. Más aun, es comprensible que se hable de la inflación por las sospechas que envuelven actualmente al Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC). Lo que no es aceptable es que se siga hablando de estos temas sin indagar sobre los hechos básicos, técnicos y las formas de medición, accesibles a cualquier periodista, investigador u opinólogo de buena fé, tales como: ¿cómo se mide el IPC (Índice de Precios al Consumidor)?


Seguir leyendo nota completa ACA.
_

La inflación de las "consultoras" econochantas




Buscamos, buscamos y al fin encontramos. Es en el Cash del 19.12.2010 que aparecen sendas notas sobre las agencias calificadoras de riesgo y los intentos diversos de los países centrales por regularlas.

Por estas playas, en cambio, las solicitudes cursadas a diversas consultoras, por parte del Gobierno Nacional, para que informen acerca de las "metodologías" empleadas para elaborar sus indicadores de precios -que derivó en algunas multas- desataron un retahíla de indignadas voces en defensa de lo que -presuntamente- estaría encuadrado en las garantías constitucionales a la libre expresión. El asqueroso populismo de los gobiernos sucedidos desde 2003 a la fecha estaría derivando -según estas indignadas voces- en un, poco menos, que autoritario fascismo.

Creemos que ambas cuestiones -bien que con diferencias- tiene un hilo conductor.

Veamos cómo aborda el gobierno fascista de barack Obama la cuestión de la regulación de las agencias calificadoras de riesgo. Leemos:

La nueva ley de reforma financiera aprobada en julio pasado por iniciativa de Barack Obama dinamita hacia adelante esta línea defensiva utilizada por las calificadoras al establecer que las notas no pueden ser consideradas simples opiniones fuera del alcance de la Justicia. La norma considera que las actividades de las calificadoras tienen un carácter fundamentalmente comercial, por lo que deben aplicárseles criterios de responsabilidad y control similares a los que se ejercen sobre auditores, banqueros de inversión o analistas de valores cuando se comprueba una actuación negligente.


Por su parte, los gobiernos fascistas de la Unión Europea establecieron:

que las agencias de calificación europea deben someterse a un control centralizado por parte de la nueva Autoridad Bursátil Europea. Esta institución tendrá poderes para realizar inspecciones por sorpresa o imponer multas a estas compañías de hasta el 20 por ciento del volumen de negocios en caso de detectar irregularidades. Además de las críticas surgidas por la debacle financiera del 2008, los líderes europeos han acusado a las calificadoras de agravar la crisis de endeudamiento de la eurozona por haber degradado simultáneamente la nota de la deuda de Portugal, Grecia y España.


Así pues, tratándose de organizaciones privadas con fines de lucro, cuyo producto principal tiene una importante incidencia en la formación de las expectativas de los agentes económicos, los países fascistas -según el criterio de los indignados de aquí- determinan políticas públicas encaminadas a regular su accionar, las cuales contemplan sanciones diversas.

Respecto a los procedimientos empleados por las consultoras locales para elaborar sus índices de precios, el domingo pasado, nos enteramos que:

- Efimac, de Miguel Kiguel, y abeceb.com, de Dante Sica, no llevan a cabo ningún tipo de encuesta o muestreo de precios. Realizan sus estimaciones utilizando una fórmula que computa la evolución de la emisión monetaria y el gasto público, un procedimiento que no tiene ninguna relación con la realización de un IPC, hecho que jamás aclararon en sus informes mensuales.

- Fiel realiza un muestreo de apenas 90 productos en 150 locales de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de un muestreo telefónico en 150 comercios de la ciudad. En Cuidado Personal releva, por todo concepto, ocho gimnasios de la ciudad.

- Ecolatina, fundada por Roberto Lavagna, mide 80 precios, en 120 comercios, de los que 80 están radicados en la ciudad autónoma. Las comidas fuera del hogar son relevadas tomando en cuenta el menú del día de 15 restaurantes del microcentro. La indumentaria se mide tomando precios de zapatos de varón y mujer en 14 locales de la ciudad y dos de la provincia de Buenos Aires, ambos situados en shoppings. Educación la miden siguiendo la evolución de la cuota escolar de 30 colegios del Area Metropolitana, sin tener en cuenta los precios de útiles escolares, delantales, mochilas y otros elementos. Cuidado Personal se releva siguiendo sólo el ítem corte de cabello, en 20 peluquerías de la ciudad y la provincia. También sigue el precio del atado de cigarrillos, un producto eliminado del índice del Indec y de la mayoría de los países hace diez años.

- Orlando Ferreres y Asociados sigue la evolución de precios en supermercados de la Ciudad de Buenos Aires telefónicamente. Su canasta está compuesta por 70 bienes y servicios, de los que sólo 12 son alimentos. En Indumentaria releva jeans y trajes de hombre; en Turismo, el precio de los hoteles en Mar del Plata; en Servicios Públicos, un ítem muy fácil de seguir, sólo mide telefonía y electricidad, y en Equipamiento y Mantenimiento del Hogar releva precios en una cadena comercial de electrodomésticos.

- Bein y Asociados mide todos los rubros que incluye el Indec. En Alimentos y Bebidas sigue la evolución de los precios que mide el índice oficial, pero sólo en cadenas de supermercados. Comidas Fuera del Hogar es el rubro más flojo: sigue el menú del día de 18 bares y restaurantes del microcentro. En Indumentaria se incluye ropa interior y exterior de varón y mujer y calzado de ambos sexos. En Gastos Comunes de Vivienda releva todos los servicios y las expensas. En Equipamiento y Mantenimiento del Hogar releva casas de electrodomésticos, supermercados y casas de decoración, pero a través de sus páginas web.

- Economía y Regiones, de Rogelio Frigerio, realiza su muestreo sólo en la Ciudad de Buenos Aires y que la implementación práctica de su medición se realiza por Internet, soslayando comercios que no cuentan con páginas web, y no especificó cuántos bienes y servicios releva.

- M&S, de Carlos Melconian, informó que realiza una encuesta mensual telefónica en 100 comercios de la Ciudad sobre 90 productos.

Aquí en [D&D] creemos que la libertad de expresión no está en juego, que su invocación es puramente retórica, y que -insistimos- se trata de regular la actividad de organizacioines privadas con fines de lucro que elaboran un producto con una alta incidencia en las expectativas de los agentes económicos, y que por tanto, cuanto menos debiera saberse qué es -en verdad- lo que están diciendo cuando dicen X%.

Entonces, no jodan con la libertad de expresión, justo por estas fechas encima, donde bien viene recordar lo que fue la dictadura terrorista, y lo que significó en serio pisotear la libertad de expresión, y unas cuántas cosas más.
_

La "libertad de pronósticos de inflación"

Leemos:

¿Qué está en el fondo de la concepción de “digo lo que quiero, bolaceo la inflación que quiero y nadie tiene derecho de aplicarme sanciones”? El axioma liberal más clásico y descarnado. La idea de que todos los individuos (o sujetos) tienen poca o nula influencia en la determinación de las expectativas de inflación (por usar una variable "concreta"). Como todos los sujetos “valen” poco no importa que diga cada uno: el efecto total será bajo. O lo que es lo mismo: todos los sujetos “valen” igual con lo cual “cancelar” el efecto de un pronóstico de 100% de inflación es sencillo: emitir un discurso que diga que va a haber deflación del 100%.


Post completo del amigo Cresto -un buen amigo de los números- sobre al affaire de las "prestigiosas consultoras" que elaboran sus índices de precios.

By the way, para [D&D] la cosa está bastante clara: si un médico aparece en los medios diciendo que frotando un sapo en el codo un paciente se puede curar del cancer, creemos, su habilitación profesional estará, cuanto menos, en riesgo. Las huestes de economistas ortodoxos, sin embargo, sufren al respecto, de una curiosa ezquizofrenia: hacen gala de una pretenciosa "cientificidad" marfílica por un lado, pero cuando se sitúan como actores políticos y comunicacionales parecen suponer que tienen las mismas prerrogativas que el gremio de los astrólogos.
_

El INDEC y "la gente"

Leyendo esta recomendable nota en el diario Crónica nos encontramos en un recuadro aparte con una interesante mirada sobre el denominado -por la izquierda y Clarín- "conflicto del INDEC".


Alicia Barrios es la periodista que realizó la entrevista y la reflexión, de la que algunos exaltados opositores debieran tomar nota.
_