·

·

YPF: Razones plausibles


Leemos en América Economía a Roberto y Andrés Pizarro:

Los caballeros se han convertido en perros rabiosos. Han saltado al cuello de la presidenta Fernández. No es sólo España. Ni Rajoy, ni el rey cazador de elefantes. Es el capital en general, el capitalismo global, la banca, Wall Street, los que no aceptan que se ponga límites al libertinaje en los negocios, a la especulación con los commodities, aún cuando éstos vulneren el desarrollo de los países dónde operan. Han afilado garras y dientes para desafiar el derecho soberano de Argentina a utilizar el petróleo para beneficio de sus habitantes y su proyecto de reindustrialización. Los intereses en juego trascienden España. El interés de los negocios globales se enfrenta al interés nacional. Es el gran dilema, y no sólo se refiere a Argentina, sino a América Latina.

Ello explica que el gobierno español realice declaraciones destempladas contra la expropiación del 51% de YPF. No es sólo la protección de la empresa Repsol, sino también de la mexicana Pemex, de las norteamericanas JP Morgan, Merryl Linch y el Bank of America, así como de Barclay y de otros inversionistas ingleses. Todas ellas propietarias del paquete accionario de YPF. Es que el presidente Rajoy se ha puesto al frente de todos los inversionistas que maximizan ganancias a nivel global. Pero ello en Argentina entra en contradicción con el camino de reindustrialización impulsado por el gobierno peronista, que además se ha comprometido asegurar la producción de petróleo y gas para los habitantes de su país. Y este es el centro de la cuestión.

La nota completa ACA
_

Locas repercusiones

Leemos:


saludamos las recientes medidas anunciadas por el Gobierno Nacional respecto a la expropiación de YPF, porque consideramos que son medidas de recuperación de soberanía. Porque consideramos que esto nos para como pueblo en otro lugar para avanzar en la definitiva soberanía energética en nuestra Patria, hacia el control soberano de los recursos hidrocarburíferos. Porque nos pone en mejores condiciones para seguir discutiendo y peleando por la soberanía de nuestros bienes comunes.

...

Apoyamos la medida porque es una política de estado, una bandera del pueblo y que puede ponernos en sintonía con el nuevo tiempo nuestroamericano. Porque es una medida que no comienza ni termina con un decreto, sino que es fruto de una larga lucha.

...

también es un desafío para adelante. Porque debemos ir por más, porque se puede ir por más. Ahí está, como preocupación política y traba para recuperar soberanía, la Constitución Neoliberal de 1994. Sostenemos que los bienes comunes deben ser propiedad inalienable del estado nacional. Todavía importantes multinacionales controlan grandes recursos hidrocarburíferos de nuestro país. Debemos recuperarlos. El desguace de YPF fue la madre del movimiento piquetero que asomó en Cutral Có y Mosconi, exponiendo una de las heridas más visibles de las políticas neoliberales privatizadoras. Esta expropiación deberá buscar resolver aquellas heridas todavía abiertas


Texto Completo: Cosas veredes Sancho, cosas que non crederes
_